En 2012, la competición en la Zona Norte, Centroamérica y Caribe (CONCACAF) ha derrochado calidad e intensidad, con el resultado de seis selecciones clasificadas para la última ronda de la competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™. México, Estados Unidos, Jamaica, Panamá, Honduras y Costa Rica aguardan con ilusión la llegada del año nuevo, cuando se batirán por adjudicarse uno de los 3,5 pases a Brasil 2014 que ofrece la zona.

México destacó por méritos propios en la región a lo largo del año. Los jóvenes mexicanos, tras imponerse a Brasil en una reñida final, se colgaron en Londres la primera medalla de oro que su país ha conquistado en la historia del Torneo Olímpico de Fútbol, mientras la selección absoluta imponía su dominio en la CONCACAF a lo largo de la competición de clasificación para Brasil 2014. Los hombres de José Manuel de la Torre arrasaron en la ronda semifinal para reservar el pase al hexagonal final sin haber conocido la derrota. El equipo que lideran Giovani dos Santos y Javier Hernández rezuma confianza por los cuatro costados.

“Nadie gana caminando", explicó su seleccionador, conocido por el sobrenombre de Chepo, un hombre que antepone la disciplina y la entrega. "Se gana con mucho esfuerzo, se gana con mucho trabajo y corriendo, sabiendo comportarse y buscando que esas condiciones las hagas favorables”.

Los mexicanos vencieron en los seis clasificatorios que disputaron en la ronda semifinal, marcaron 15 goles y recibieron únicamente dos. Terminaron su participación en la ronda con ocho puntos más que su perseguidor más inmediato en la tabla, Costa Rica.

Entre el sueño y la transición
Pese a la gran brecha que los separaba de los mexicanos, los costarricenses se clasificaron para el hexagonal final como segundos del grupo. Bryan Ruiz, jugador del Fulham de la Premier League inglesa, comanda el centro del campo de los ticos y se encarga de dar munición a Álvaro Saborío, cuyos seis goles en los seis partidos entablados en la ronda resultaron decisivos para el éxito de su selección. Ruiz, con la generosidad y la creatividad que lo caracterizan, destaca como el complemento perfecto de Saborío, “delantero centro típico” por admisión propia. “Me gusta jugar el balón, me gusta combinar con los compañeros”, explicó Ruiz a FIFA.com sobre su labor en el equipo. “No soy egoísta; si veo que un jugador se encuentra en mejor posición que yo, le paso la pelota”.

Estados Unidos, por su parte, una selección inmersa en un periodo de transición a las órdenes del ex jugador alemán Jurgen Klinsmann, hizo lo justo y necesario para imponerse en su sección. “Todos nuestros rivales son mejores de lo que éramos nosotros hace tan sólo unos años”, admitió el alemán a FIFA.com, sin ocultar en ningún momento que no se encontraba precisamente satisfecho con la derrota de los suyos a manos de Jamaica ni con el empate arañado en Guatemala. “Los equipos centroamericanos poseen una gran técnica y te ponen el partido muy difícil. Los futbolistas del Caribe son muy atléticos, tienen velocidad y ambición. Y para todos los componentes de sus selecciones, jugar contra Estados Unidos significa muchísimo, es el gran partido de su campaña. Por lo tanto, se entregan en cuerpo y alma para ganarlo”.

Junto con los estadounidenses, en el Grupo A de la ronda semifinal se clasificó Jamaica, una selección que está experimentando un resurgimiento espectacular, después del periodo de estancamiento que siguió a la primera y única participación de los Reggae Boyz en una Copa Mundial de la FIFA, en 1998. No obstante, Theodore Whitmore, un hombre que jugó y marcó un par de goles en Francia 98, ha conseguido que los jamaicanos lleguen a la última ronda de clasificación muy bien engrasados. Con su velocidad por las bandas y su solvencia por todo el terreno de juego, la selección se convertirá en un rival temible en el hexagonal final, especialmente en su feudo, el estadio de Kingston, conocido únicamente como “La oficina”.

“Él nos ha unido”, declaró el delantero jamaicano Ryan Johnson sobre su seleccionador e ídolo de la niñez. Desde que Whitmore se hizo con las riendas en junio de 2009 ha llevado a los Boyz hasta el título de la Copa del Caribe, los cuartos de final de la Copa Oro de la CONCACAF 2011 y el ascenso por Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola. “El entrenador lleva ya tres años trabajando con la mayoría de los componentes de este equipo”, añadió Johnson. “Tiene todo nuestro respeto. Cuando él habla, nosotros escuchamos”.

Aspiraciones catrachas
Honduras y Panamá terminaron empatadas a 11 puntos en el Grupo C y ahora confían en mejorar la forma en el hexagonal. Los hondureños, que arrancaron una victoria por 8-1 a Canadá en su último partido de la ronda, llegan a la última fase en pleno poderío físico, a pesar de sus comienzos lentos en la competición. “Estamos ya a un paso de Brasil”, comentó Maynor Figueroa, el mediocampista catracho que milita en el Wigan Athletic. “Tengo claro que el hexagonal será igualmente complicado, pero sacar ese boleto nos dará una confianza gigantesca para lo que viene”.

Mientras que Honduras ya ha participado en la Copa Mundial de la FIFA, en 1982 y 2010, Panamá sigue esperando que los éxitos recientes le sirvan para alcanzar su primera fase final de la máxima competición del fútbol mundial. La selección, a las órdenes del ex jugador Julio Dely Valdés, posee el mejor equipo de su historia. “Panamá tienen muchas posibilidades de llegar a Brasil”, manifestó Valdés. “Hay mucho optimismo, pero debemos tomarnos las cosas paso a paso. Primero tenemos que clasificarnos. Después, creo que seremos capaces de hacer historia”.

El hexagonal comenzará el 6 de febrero de 2013 con la visita de Jamaica a México, de Estados Unidos a Honduras y de Costa Rica a Panamá. El año 2013 promete una lucha apasionante en la CONCACAF.