Icono de la arquitectura mundial, señor de las curvas, uno de los más importantes intelectuales brasileños de todos los tiempos... Estos son algunos de los calificativos que se han utilizado para describir a Oscar Niemeyer, que falleció el pasado miércoles 5 de diciembre a los 104 años de edad en Río de Janeiro. Sin embargo, el arquitecto prefería presentarse como una persona simple, igual a los demás.

“El mundo ha perdido a un visionario. Oscar Niemeyer ejerció una influencia única en la arquitectura de Brasil y creó de la nada la capital de este país. Nuestro más sentido pésame”, declaró el Presidente de la FIFA, Joseph Blatter, a través de su cuenta de Twitter.

“Niemeyer se ha ido, pero sus obras perdurarán, diseminadas por Brasil y por todo el mundo. En la Copa FIFA Confederaciones y en la Copa Mundial de la FIFA presentaremos su trabajo a quienes vengan de fuera y no lo conozcan”, aseguró el Presidente del Comité Organizador Local (COL), José Maria Marin.

Brasilia, la capital brasileña, un proyecto arquitectónico creado por Niemeyer, albergará el partido inaugural de la Copa FIFA Confederaciones el 15 de junio de 2013. Un año después, miles de personas se darán cita en la Fan Fest de la FIFA que se celebrará entre las más bellas obras del arquitecto, en la Explanada de los Ministerios.

“Los palacios pueden gustar o no, pero nadie podrá decir que ha visto algo parecido antes. La arquitectura es precisamente eso: inventiva”, aseguró Niemeyer en una entrevista concedida en 2001.

“Brasilia es un museo a cielo abierto y sabíamos que era necesario integrar el estadio en la arquitectura de la ciudad. Por eso, el coliseo hace una reinterpretación de las obras de Niemeyer al utilizar las grandes columnas y, detrás, el edificio. Además, el Estadio Nacional tiene mucho que ver con el ideal de Niemeyer, puesto que es un lugar popular”, subraya el arquitecto responsable del proyecto del Estadio Nacional, Vicente Castro Mello.

Un sello único
Mucho antes de hacerse cargo del proyecto arquitectónico de Brasilia en colaboración con el urbanista Lúcio Costa, Niemeyer imprimió su sello a otra de las sedes de la Copa Mundial de la FIFA: Belo Horizonte. Considerada la cuna de las obras del arquitecto, la ciudad se prepara para hacer del Conjunto Arquitectónico de la Pampulha, que se ubica al lado del estadio Mineirão, la imagen que la represente durante la Copa FIFA Confederaciones y la Copa Mundial de la FIFA. Inaugurada en abril de 2010, la sede del gobierno del estado de Minas Gerais también fue un proyecto del arquitecto y alberga la Secretaría de Estado Extraordinaria para la Copa Mundial de la FIFA.

Está previsto que Curitiba, otra de las sedes, albergue en 2014 una exposición relacionada con el fútbol en el Museo Oscar Niemeyer, considerado uno de los 20 más bonitos del mundo por un sitio Web norteamericano especializado en crítica de arte. En São Paulo, donde arrancará la Copa Mundial de la FIFA, los turistas que visiten el Parque de Ibirapuera también podrán admirar el trabajo de Niemeyer en la Oca, el edificio de la Bienal y el Auditorio de Ibirapuera, así como en el Memorial de América Latina, en Barra Funda, y el Edificio Copan, en la Avenida Ipiranga.

En Natal, el proyecto arquitectónico del Parque da Cidade también es obra de Oscar Niemeyer. A finales de la década de 1940, el arquitecto llegó a presentar un proyecto para el estadio de Maracaná, en Río de Janeiro, que en 2014 volverá a albergar una final de la Copa Mundial de la FIFA 64 años después. En una muestra de humildad, el legendario brasileño aseguró que su proyecto era peor que el vencedor, que optó por una solución circular para las gradas.

Niemeyer también formó parte del jurado que eligió el logotipo de la Copa Mundial de la FIFA. En aquel momento, el arquitecto declaró que al ayudar a seleccionar la imagen representativa de la cita mundialista tuvo la sensación de estar participando en algo muy importante para su país.

“La celebración de un acontecimiento de esta magnitud es tan importante que la elección del logotipo se antoja fundamental. La propuesta ganadora deberá tener una excelencia visual y un buen gusto a la altura de la ocasión”, aseguró Niemeyer en una entrevista concedida en 2009.