“Clint marca goles”, declaró hace poco el veterano entrenador Martin Jol, consciente de la importancia del internacional estadounidense para el Fulham en la Premier League inglesa esta temporada.

El otro técnico de Dempsey, Juergen Klinsmann, al frente del combinado norteamericano desde hace siete meses, también valora la garra que aporta el combativo delantero. En una reciente entrevista con FIFA.com, alabó las ansias y el ímpetu del jugador, de 28 años, a quien considera un líder del equipo y un ejemplo de compromiso para el resto de su plantel.

Dempsey está protagonizando actualmente su campaña más espectacular en la liga inglesa desde que dejó el Revolution de Nueva Inglaterra para cruzar el Atlántico en 2007. El mes pasado materializó dos tripletas, y con la primera de ellas, el 21 de enero, no solo ayudó a que los suyos ganasen 5-2 al Newcastle, sino que se convirtió además en el primer estadounidense que marca tres goles en un encuentro de la Premier League. Hasta la fecha, suma diez tantos esta temporada, y es séptimo en la tabla de realizadores, y 16º en la clasificación global de todos los torneos. “Es un jugador fantástico que está haciendo lo que mejor sabe”, añadió Jol.

El ariete ha asumido el papel de referente de un Fulham que ocupa la 13ª posición de la liga. Jol se deshace en elogios hacia él, aunque quizás deba mostrarse más comedido, ya que para muchos resultó una sorpresa que Dempsey no fichase por uno de los grandes de la Premier League en el recién finalizado mercado invernal de fichajes. Su polivalencia le permite exceder la función de depredador del área: puede actuar como 9 clásico, ejercer de mediapunta, más retrasado, o escorarse a ambos extremos. El seleccionador de Estados Unidos, Klinsmann, insiste en que sus discípulos deben “dar el salto de calidad” en la Liga de Campeones, allá donde “se cuece todo”, y Dempsey se perfila como el hombre idóneo para guiar a sus compañeros. Él mismo lo confiesa a FIFA.com: “La vida es breve, y quiero llegar lo más lejos que pueda”.

Dempsey destaca por su fogosidad, aunque es mucho más que un goleador. Su famosa confrontación con el batallador Craig Bellamy, del Liverpool, puso de manifiesto el otro aspecto de su juego, la garra. El norteamericano y el galés mantuvieron un tenso enfrentamiento después de encararse. Sin embargo, Dempsey conservó la calma, y supo canalizar su energía para marcar, en los compases finales del choque, el tanto de la victoria de los Cottagers. Es un rebelde, y sabe sacar el máximo provecho a su temperamento invirtiéndolo en el juego. Pelea todos los balones, y no se da nunca por vencido. Es muy extraño que pierda los nervios y se deje llevar por las emociones.

Garra y liderazgo
La agresividad que muestra dentro de la cancha tiene mucho que ver con sus orígenes. Es el cuarto de cinco hermanos de una familia humilde, que se crió en el polvoriento extrarradio del este de Texas, y su idilio con el fútbol comenzó muy pronto, en un camping para caravanas. Su padre, de profesión carpintero, recorría con él un trayecto de cinco horas en coche para que pudiese jugar en los clubes juveniles de la zona. Esa capacidad de sacrificio, así como la influencia latina, su estilo y su pasión, debido a la cercanía de México, contribuyeron a formar a un jugador cuyo peso es innegable tanto en su club como en su selección.

“Le pongo mucho corazón, cada vez que salgo al campo hago todo lo que puedo para que consigamos la victoria, ya sea con el Fulham o con la selección”, explica Dempsey, que ha empezado a disputar al emblemático Landon Donovan la condición de jugador más preeminente de su generación, al recibir hace poco su segundo premio al mejor deportista del fútbol estadounidense del año.

Dempsey será una pieza fundamental para que Estados Unidos pueda estar en su séptima Copa Mundial de la FIFA™ consecutiva en Brasil 2014 (ya ha participado en las dos últimas). Si bien los norteamericanos parten como favoritos para obtener el pase en la zona de la CONCACAF, los primeros resultados de Klinsmann no han convencido por completo. El equipo se estrena en el torneo clasificatorio este verano, y le aguardan dos rivales potencialmente peligrosos en la liguilla preliminar: Jamaica, un conjunto que ha registrado notables progresos, y Guatemala.

La garra y la entrega de Dempsey serán pues una baza importante para su país. “El equipo está esforzándose mucho, siempre lo hace”, apunta el jugador, que ha firmado 24 goles en 82 partidos con su selección. “Cuando estamos juntos, luchamos juntos, y todos creemos que podemos hacer grandes cosas”.