"El mejor acero se utiliza para el filo de un cuchillo". Este proverbio chino que subraya la importancia de la élite, de lo más selecto. Ese fragmento de la sabiduría de Asia oriental podría aplicarse a algunos de los arietes más incisivos y estelares del continente, que están listos para dar el do de pecho y ayudar a sus respectivas selecciones el próximo miércoles, en la última jornada de la tercera ronda de la fase de clasificación asiática para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™. De hecho, los ocho combinados que aspiran a las cuatro plazas vacantes en la ronda definitiva confían en sus principales artilleros para cerrar su andadura en esta liguilla con un triunfo.

Vuelve el Rey León
Para los seguidores más fieles de la República de Corea, el reciente regreso del delantero Lee Dong-Gook, apodado el “Rey León”, es toda una declaración de intenciones por parte de Choi Kang-Hee, el nuevo seleccionador surcoreano. Tras la sorprendente derrota en Líbano (2-1) que le costó el puesto a Cho Kwang-Rae, los Guerreros Taeguk necesitan como mínimo empatar en casa ante Kuwait para clasificarse.

Ante lo mucho que está en juego en su primer encuentro oficial al frente del equipo, Choi, que entrenó a un grande de la K-League como el Jeonbuk Motors antes de tomar las riendas de la selección, ha optado por aferrarse a los jugadores que mejor conoce para el decisivo choque contra Kuwait. Lee, que ha ganado dos ligas surcoreanas en los tres últimos años a las órdenes de Choi, ha sido convocado en detrimento de jóvenes goleadores como Ji Dong-Won (Sunderland) y Koo Ja-Cheol (Augsburgo).

En las últimas campañas, el incombustible punta de 32 años no ha dejado de prosperar en las filas del Jeonbuk. Aparte de comandar la tabla de goleadores de la K-League (fue su máximo artillero en 2009), aún más impresionante ha sido su momento de forma exhibido en el continente. El año pasado, se erigió en el máximo goleador de la Liga de Campeones de la AFC con nueve dianas, mientras su equipo acariciaba el título. “(Lee) es mi primera opción en estos momentos”, afirmó Choi. “En las tres últimas temporadas, ha ganado dos veces el premio al jugador más valioso de la liga conmigo”.

Aun así, Lee solamente había sido convocado con su selección otras dos veces después de la Copa Mundial de la FIFA 2010. El delantero, que en principio formará una temible pareja ofensiva con Park Chu-Young (Arsenal), considera su regreso como una oportunidad de oro para volver a afianzar su prestigio en el fútbol internacional. “Creo que (Choi) quiere que haga lo mismo que vengo haciendo en el Jeonbuk”, comentó. “Y aunque me dijera que hiciese otra cosa, estoy listo para demostrar mi valía”, zanjó.

El francotirador afina el gatillo
Otro que busca estar a la altura de su gran reputación es el carismático y veterano capitán de Arabia Saudí, Yasser Al Qahtani, a cuya selección solamente le vale la victoria frente a la ya clasificada Australia si quiere asegurarse al 100% el segundo puesto del grupo. El delantero de 29 años, apodado el “Francotirador” por la prensa y la afición de su país, todavía no ha visto puerta en el camino hacia Brasil 2014 con los saudíes, que apenas han podido obtener una victoria y tres empates (todos ellos sin goles). Sin embargo, a la vista de sus últimas actuaciones con el Al Ain, parece evidente que a Al Qahtani no se le ha olvidado de cómo marcar tantos.

Desde que fichó por el grande emiratí el año pasado, el ariete saudí ha sumado siete dianas en 14 encuentros para el actual líder del campeonato (con cinco puntos de ventaja). Huelga decir lo mucho que ansía estrenar su casillero en la competición preliminar contra los Socceroos y catapultar a su selección hacia la cuarta ronda. “No nos queda otra opción que ganar en Australia”, aseguró. “Debemos llevarnos los tres puntos para evitarnos complicaciones, pues Omán también aspira a ganar en casa a Tailandia”.

Por otro lado, el delantero Mahmoud El Ali, autor del único tanto de la victoria de Líbano en Kuwait, espera aumentar su cuenta goleadora contra la ya eliminada Emiratos Árabes Unidos. El enrachado artillero del Al Ahed, que ocupa la tercera posición en la tabla de goleadores de la liga libanesa con 7 tantos, confía en poder obtener los tres puntos necesarios para rubricar a lo grande una clasificación imprevista a priori. “La alegría no sería completa si no lográsemos cumplir el objetivo de la clasificación”, manifestó. “Haremos todo lo que podamos para satisfacer a nuestros aficionados y para unir a todo el pueblo libanés con nuestra actuación”.