Normalmente, los periodistas futbolísticos suelen diferir en sus opiniones. Sin embargo, después de la ajustada clasificación de la República de Corea, Qatar, Líbano y Omán en el cierre de la tercera ronda correspondiente a la competición preliminar asiática de Brasil 2014, los medios de comunicación de sus respectivos países compartían el mismo tono festivo al informar sobre esa apasionante última jornada.

Así, toda la prensa surcoreana suspiraba aliviada después de que los Guerreros Taeguk venciesen a Kuwait por 2-0 en un duelo tremendamente reñido. El combinado local dirigido por Choi Kang-Hee, que necesitaba un punto para seguir adelante, las pasó canutas contra los valientes kuwaitíes durante todo el primer periodo. Pero en el minuto 65, Lee Dong-Gook, el jugador más valioso de la pasada K-League, abrió al fin el marcador, y Lee Keun-Ho sentenció la victoria poco después. “Corea del Sur vivirá para ver otra jornada de fútbol”, señalaba Yonhap, la principal agencia de noticias del país, en su crónica del partido.

A pesar de haber saldado con victoria su primer partido oficial al frente del equipo, Choi era perfectamente consciente de que sus jugadores tendrán que luchar con uñas y dientes en la última ronda clasificatoria para obtener uno de los cuatro pasaportes directos destinados al fútbol asiático. El técnico de 52 años declaró al Korean Herald: “No lo vamos a tener fácil. Pero todavía nos quedan tres meses para prepararnos, y creo que disponemos de muchos jugadores con talento”.

Me siento privilegiado por trabajar con un grupo de futbolistas dotados de un talento tan excepcional. Ahora estamos preparados para enfrentarnos a cualquier rival.

Paul Le Guen, seleccionador de Omán, elogia a sus jugadores tras conseguir la clasificación.

Más sobresaltos aún se llevó Qatar hasta salir airosa del lance. La selección del Golfo Pérsico necesitó de un tanto en el minuto 86, obra de Mohammed Kasola, para forzar el empate en Irán (2-2) y arrancar el punto que necesitaba. “Aunque los bahreiníes salieron desplegando toda su artillería para aplastar a Indonesia por 10-0, el empate de Qatar contra Irán echó el telón a su campaña mundialista”, destacaba un artículo en el Gulf Times.

“No perdimos la esperanza ni siquiera cuando íbamos perdiendo. Aprecio de veras el espíritu combativo que han mostrado mis jugadores”, manifestó el seleccionador de Qatar, Paulo Autuori, reconociendo el mérito de su equipo en el sitio web oficial de la Asociación Qatarí de Fútbol. Pese a haber evitado la eliminación por los pelos, el país anfitrión de la Copa Mundial de la FIFA 2022 se mantiene invicto junto a Irán y Uzbekistán, lo cual supone otro interesante motivo de reflexión para el técnico brasileño. “Hemos alcanzado una ronda en la que tendremos que seguir peleando”, añadió. “El equipo necesita descansar un poco, y luego debemos afrontar con ilusión la instancia siguiente”.

Euforia ante el salto de calidad libanés
Líbano, una selección que venía teniendo apuros para brillar incluso a escala regional, causó auténtica sensación en todo el continente tras plantarse por primera vez en la última ronda de la fase de clasificación mundialista, pese a caer por 4-2 en Emiratos Árabes Unidos. Lo más impresionante de todo es que el equipo, entrenado por el alemán Theo Bücker, se sobrepuso a una desastrosa derrota inicial ante la República de Corea (6-0) para salir airoso de su grupo; de modo que acompañará a Jordania como las insospechadas debutantes en la ronda definitiva.

En un artículo del Beirut On Line titulado “Líbano hace historia”, su exitoso seleccionador reflexionaba sobre la revolucionaria hazaña protagonizada por su equipo. “Este partido ha evidenciado dónde radican nuestros puntos débiles, pero debo resaltar que estoy muy contento con los resultados en su conjunto”, afirmó Bücker. “Al principio de la competición, nadie esperaba que nos clasificaríamos”.

Asimismo, la clasificación de Omán se celebró por todo el país, tras el 2-0 a Tailandia que, junto a la derrota de Arabia Saudí por 4-2 en Australia, dio el pase a los omaníes y condenó al combinado de Frank Rijkaard a una eliminación prematura.

El técnico responsable de la primera presencia de Omán en la última ronda clasificatoria desde 2002, el francés Paul le Guen, atribuyó el éxito a sus jugadores en un artículo del Oman Observer. “Me siento privilegiado por trabajar con un grupo de futbolistas dotados de un talento tan excepcional. Ahora estamos preparados para enfrentarnos a cualquier rival”, resaltó.