Efectividad, perseverancia y entrega son tres cualidades que definen a Carlos Ruiz. Apodado El Pescadito, el originario de Zona 21, en Guatemala, es sinónimo de efectividad frente al marco, situación que lo ha llevado a recorrer el mundo jugando en las ligas de Estados Unidos, Canadá, México, Paraguay y Grecia.  

Su calidad no ha desentonado con su selección, pues posee con 46 goles el récord histórico de anotaciones. De cara a la travesía de Guatemala rumbo a la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™, FIFA.com habló en exclusiva con el actual delantero de los Tiburones Rojos del Veracruz.

El fútbol, una esperanza de vida
Si bien la carrera de Carlos Ruiz está llena de grandes logros, su historia en el fútbol corre en paralelo con la de superación personal, pues su vida no ha sido sencilla. "Crecí en una familia sin padre, con tres hermanas. Hay muchos caminos malos por elegir y muy pocos buenos. En mi caso me tocó concentrarme en el fútbol. Es un deporte que te puede sacar de los malos caminos, y, afortunadamente, ese fue mi caso. Yo jugaba con muchos niños, de los cuales la gran mayoría ahora están muertos o en la cárcel; yo gracias al fútbol estoy aquí", afirma con sinceridad el experimentado delantero de 32 años. 

Entonces, el sueño comenzó a tomar forma. Debutó en el Municipal en 1995 y durante su estadía logró la consecución de tres títulos locales. En el 2002 se presentó su primera oportunidad de oro en el plano internacional: emigrar a la MLS norteamericana. Ahí, durante siete años demostró sus cualidades como artillero, perforando las redes en 116 ocasiones en 214 partidos. 

“Tengo grandes memorias de mi paso por el MLS. Cuando llegué a Los Ángeles Galaxy había muchos jugadores importantes, estaba Cobi Jones y Alexi Lalas, por mencionar algunos. La directiva estaba enfocada en conseguir el título, y en el primer año afortunadamente le pudimos dar el primer campeonato a la institución”, rememora.

Después de su paso por Estados Unidos, El Pescadito probó suerte en el Olimpia de Paraguay. Ahí por primera vez sintió cómo se vive el fútbol en Sudamérica: "Realmente ese momento en mi carrera me marcó, porque volví a sentir lo que es estar bajo presión, no quiero decir que en la MLS no se jugaba bajo presión, sólo que en Sudamérica se juega distinto". 

Gracias a los 10 tantos anotados en 18 juegos, el deseo europeo se le cumplió y militó en el Aris de Grecia. "Jugar en Europa League me llenó de ilusión, por suerte marqué algunos tantos, logramos avanzar a fase de grupos, y fue una experiencia maravillosa", apuntó el ariete, quien ha sido el primer guatemalteco en disputar una competición europea. 

El presente: México y Brasil 2014. 
Ahora, el presente de Carlos Ruiz está enfocado en dos frentes: los Tiburones Rojos de Veracruz y conseguir con su selección el pase a Brasil 2014. "Mucha gente puede pensar que fue un paso hacia atrás llegar al Veracruz porque está en la Liga de Ascenso (ndlr: segunda división mexicana), pero a mí me invitan a un proyecto muy grande, donde todos los directivos están apoyando poder volver a primera división. Es un equipo importante en México, con historia, y bueno ahora estamos tratando de que esto llegue a un buen puerto".

Con la selección también vive uno de los más grandes retos de su carrera: abrazar por primera vez el boleto a una Copa Mundial de la FIFA. "Este año es muy importante, iniciamos la fase de grupos donde están Estados Unidos, Jamaica y Antigua y Barbuda", comentó el experimentado jugador, quien ha disputado 93 encuentros con el representativo chapín, siendo el tercer jugador con mayor cantidad de presencias detrás de Guillermo Ramírez (105) y Gustavo Cabrera Marroquín (103).

"Lo tenemos claro: de los tres boletos directos y el repechaje, buscamos el tercer pasaje contra selecciones como Jamaica, Costa Rica, Canadá y Honduras. El fútbol centroamericano y caribeño está por debajo del nivel de Estados Unidos y México. Si partimos de la realidad de que los primeros dos lugares son para estas naciones, debemos enfocarnos en conseguir el restante", analiza.

Ante el claro objetivo de asistir a Brasil 2014, Ruiz toma su lugar: "En la selección se reparten las responsabilidades, pero obviamente en un equipo como el guatemalteco, a los que están en el extranjero se le toma como referentes. Ese es mi caso, y además, por la cantidad de goles que he anotado, la gente siempre espera más y más de mí". Por eso advierte a sus rivales: "Tengo la esperanza de aumentar esa cuota y ayudar a mi selección a conseguir algo importante".