Fiyi depositará en manos de sus jóvenes buena parte de las esperanzas que alberga para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™, como indica el hecho de que un grupo considerable de los hasta ahora convocados procedan del combinado nacional que participó en el reciente campeonato sub-23 de la OFC. Bajo la batuta del entrenador Carlos Buzzetti, Fiyi se ha propuesto recuperar su antigua gloria continental en la competición preliminar de Brasil 2014, el próximo mes de junio en las Islas Salomón.

Fiyi empezará su campaña los primeros días de junio, al comienzo de la segunda ronda de la clasificación oceánica. A los fiyianos les espera una batalla difícil en el Grupo B, que comparten con la reina de la zona, Nueva Zelanda, la anfitriona del torneo, Islas Salomón, y la pujante Papúa Nueva Guinea; mientras que en el otro grupo participan Vanuatu, Nueva Caledonia, Samoa y Tahití. Los cuatro semifinalistas pasarán a la tercera y última ronda de la clasificación continental. El premio para el vencedor de la segunda ronda, valedera también para el título de la Copa de Naciones de la OFC, será un puesto en la Copa FIFA Confederaciones, que se celebrará en Brasil el año próximo.

La gloria en el Pacífico
Durante muchos años, con el fútbol bien arraigado en todo el archipiélago, Fiyi destacó sobre todas las naciones del Pacífico. La Asociación Fiyiana de Fútbol se fundó en 1938, y su selección nacional debutó en la competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA en 1981, once años antes que ningún otro país insular del Pacífico.

Si bien todavía no se ha acercado lo suficiente a la prueba reina del fútbol mundial, Fiyi ha vivido momentos para el recuerdo, pero ninguno más famoso que la notable victoria por 1-0 en casa contra Australia, en un Prince Charles Park de Nadi lleno de socavones, un caluroso día de primavera de 1988. A las órdenes del temible entrenador Billy Singh, Fiyi siguió plantando cara al coloso continental en los años sucesivos, mientras las otras naciones del Pacífico crecían futbolísticamente hasta darle alcance.

Hace cuatro años, Fiyi quedó descolgada de la clasificación oceánica, en cuya última ronda terminó en tercera posición. Sin embargo, por el camino protagonizó un par de gestas notables. Su derrota por 2-0 de Nueva Zelanda en la última jornada se convirtió en el único revés que sufrieron los All Whites en los once partidos que conformaron su campaña en la Copa Mundial de la FIFA 2010, una trayectoria que incluyó tres encuentros en Sudáfrica. Por otro lado, el imponente artillero Osea Vakatalesau se aupó a la cima de la tabla mundial de goleadores de los preliminares de la Copa Mundial de la FIFA 2010, con 12 tantos. En la actualidad, la pareja que forma Vakatalesau con el impresionante delantero del Waitakere United Roy Krishna podría resultar decisiva para las aspiraciones fiyianas de alcanzar Brasil 2014.

Concienzudos preparativos
En su último partido internacional, Fiyi estuvo a punto de dar la campanada, pues poco le faltó a su selección sub-23 para eliminar a Nueva Zelanda y clasificarse para el Torneo Olímpico de Fútbol Masculino Londres 2012. Lideraba el equipo el capitán Esava Naqeleca, internacional desde hace cinco años, quien el mes pasado en Nueva Zelanda recibió el título de mejor jugador de la competición.

Como consecuencia, el seleccionador nacional, Buzzetti, convocó a nueve integrantes de aquel combinado sub-23 para formar parte de los 31 hombres que se llevó a una concentración de entrenamiento de dos semanas en Ba. “Los jugadores han mostrado una actitud muy positiva para la Copa de Naciones de la OFC”, explicó Buzzetti a FIFA.com. “Fiyi se encuentra en un grupo muy difícil y no podemos permitirnos subestimar a los rivales. La competición estará muy reñida, pero llegaremos con una mentalidad muy positiva, y nuestros hombres han prometido que lo darán todo”.

Buzzetti llamará a 26 jugadores para celebrar una concentración más larga a partir del día 15 de mayo, antes de volver a cribar el grupo hasta obtener la lista definitiva que representará al país en el torneo de once días, en Honiara. El uruguayo Buzzetti, un hombre muy versado en el fútbol oceánico tras su exitosa estancia en Vanuatu, quiere invocar el espíritu de 1988 para que le ayude a inaugurar un nuevo capítulo de la digna y prolongada historia de la selección nacional de Fiyi.