Con sólo 24 años, Héctor Moreno toca el cielo. El defensor mexicano ya disputó una Copa Mundial de la FIFA con su selección, lleva varios años destacando en el fútbol europeo y ha tenido una excelente primera temporada en la liga española con el Espanyol de Barcelona, al punto que su nombre ha sido ligado con clubes de la talla del Real Madrid y el Paris Saint Germain.

Pero, pese a todos los éxitos, el defensor nacido en Culiacán, Sinaloa, en el noroeste de México, mantiene una humildad a toda prueba. Con buen humor y mucha amabilidad, recibió a FIFA.com en la Ciudad Deportiva del equipo periquito, y habló sin tapujos sobre su pasado y presente con su club y la Tricolor

Un momento envidiable
La primera pregunta es casi obligada. ¿Cómo se siente Héctor Moreno en este momento de su vida? Y la respuesta no deja lugar a dudas. "Muy contento. La vida es fantástica, la ciudad es increíble. Ha sido facilísimo adaptarme, mis compañeros me han ayudado mucho. Lo disfruto, tanto en la cancha como en mi vida fuera del futbol y eso me da mucho ánimo para entrenar y hacer lo que más me gusta".

Con experiencia en el fútbol mexicano, en el holandés -pasó cuatro años en el AZ Alkmaar- y ahora en el español, el defensor es una voz más que autorizada para hablar de las diferencias entre todas esas ligas. "Holanda me ayudo mucho, porque fue mi primera etapa en el extranjero", confiesa. Y luego prosigue: "El cambio cultural fue muy fuerte, pero como liga no es tan competitiva así que te permite tomar tiempo para adaptarte a un estilo de juego distinto. Después de todo es una liga trampolín, así que los mejores talentos se van pronto. Aquí en España es muy distinto en cuanto a calidad, está en la élite mundial".

Hasta ahora, su experiencia allí ha sido más que satisfactoria, no sólo fuera de la cancha sino también dentro de ella, al punto que el defensor ha sido ya ligado con los grandes nombres europeos. "Es un motivo de orgullo, ratificar que estoy trabajando bien con mi club. Son rumores que no me desenfocan pero el sueño es estar en uno de los clubes más grandes del mundo. Quiero ir a un equipo que siempre esté peleando la Champions League. Dicho esto, estoy feliz en el Espanyol, me debo a este club, y no tengo prisa por irme, ni mucho menos".

Sueños tricolores
Pese a su corta edad, se puede considerar que Héctor Moreno es ya un veterano del Tri tras jugar en las categorías Sub-17, Sub-20 y absoluta. Pese a ello, ponerse la camiseta verde es un constante aprendizaje para el defensor. "He sido afortunado de compartir selección con gente como Rafael Márquez, Carlos Salcido, (Francisco) Maza Rodríguez... sin decir que están viejos (risas), ellos ya estaban en selección cuando yo aún no empezaba a jugar. Son un ejemplo para mí, tan sólo entrenar con ellos es una gran experiencia".

Precisamente por esos años en el equipo, Héctor puede atestiguar si la actual es la mejor selección mexicana de los últimos tiempos. "No sé si la mejor, pero es la más conjuntada. Me ha tocado estar con muchísimos entrenadores en poco tiempo, y ahora que se ha seguido un proceso más en orden, los jugadores hemos podido responder a la confianza. Muchos nos conocemos desde los 17-18 años, y los de experiencia también aportan. Es un buen equipo, que todavía puede dar muchísimo más, porque hay talento de sobra", considera.

Ahora se viene un nuevo reto, la tercera fase clasificatoria de la CONCACAF (aunque México no tuvo que jugar la primera ronda preliminar). El central tiene confianza aunque también cautela. "Va a ser complicado, se ha demostrado que las selecciones de menor tradición van ganando terreno. En cuanto a talento y en cuanto a jugadores, México tendría que estar en el Hexagonal y luego en Brasil 2014, pero no será fácil, sobre todo de visita. Ya me ha tocado ir a Honduras y a El Salvador, y la gente ahí es muy apasionada, existe ese encono deportivo hacia nosotros. Además, ellos también tienen cada vez más experiencia internacional y eso los ha ayudado", afirma con honestidad.

Y, aunque no esté en el futuro inmediato, Moreno ya paladea un nuevo enfrentamiento ante el archirrival. "Desde las selecciones menores, siempre que enfrentas a Estados Unidos sientes que se juega más que fútbol. Pero eso sí, casi siempre somos locales, aún jugando fuera. Cuando ves un estadio lleno de mexicanos al norte de la frontera es una gran emoción. Ellos tienen buenos jugadores, con mentalidad y recursos para ser potencia, pero en este momento aún les falta talento para igualarnos", considera con una sonrisa.

Para finalizar, el defensa deja volar la imaginación y viaja hasta julio de 2014. "Me veo con el equipo mexicano ganando todos los partidos, disfrutando, con la afición enloquecida con nosotros en un Mundial que va a ser una fiesta, en la casa del fútbol. Y además, tendremos la Confederaciones, que será un gran ensayo... ¡Aunque claro, antes de hablar del Mundial hay que clasificar!", finaliza entre risas.