A sus 35 años, el brasileño Ronaldo no necesita presentación. Al contrario, sus logros hablan por él: máximo goleador en la historia de la Copa Mundial de la FIFA -torneo que se adjudicó en dos oportunidades-, tres veces ganador del Premio Jugador del Año de la FIFA y dos veces Balón de Oro, el Fenómeno supo imponerse a una serie compleja de lesiones de rodilla para escribir su nombre en el libro dorado del planeta fútbol.

Ligado actualmente al Comité Organizador Local de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™, el artillero implacable del Barcelona, Real Madrid, AC Milan e Inter -entre otros- recibió a FIFA.com para hablar de todo. Su carrera como profesional activo, las presiones de la actual Seleção y sus opciones en la cita mundialista: “Aún hay tiempo para mejorar y ser campeones”.

Ronaldo, como parte del Comité Organizador de la Copa Mundial de la FIFA , ¿qué espera del torneo?
Estamos muy orgullosos de recibir el Mundial en Brasil. Vamos a tener una gran oportunidad de crecimiento y es lo más importante para la gente en general, porque habrá mucha inversión sobre infraestructura, aeropuertos, carreteras, hospitales y hoteles. Habrá un legado que se quedará para toda la vida que sólo un Mundial podría dejar.

¿Cómo ve a la selección brasileña para el campeonato?
Hubo un cambio de generación en la selección, que seguramente no está jugando aún su mejor fútbol. Y creo que va a tardar todavía en encontrarlo. Pero hay tiempo hasta 2014 para lograr una buena continuidad, ser competitivos y poder ser campeones.

Neymar, Pato y Ganso parecen ser los tres futbolistas sobresalientes de esta nueva generación. ¿Qué opinión tiene de estos jugadores?
Son tres talentos brasileños muy jóvenes que se destacan en sus clubes. Creo que el más talentoso es Neymar que, con apenas 20 años, tiene una habilidad increíble. Marca muchos goles y ha conquistado Brasil. La experiencia internacional que tuvo contra el Barcelona no fue buena pero seguro habrá sido un buen aprendizaje. Sobre Pato, ya ha demostrado su talento en Europa y Ganso también es muy bueno, sólo que deben respetarlo las lesiones.

¿Siente que aún hay lugar para experimentados como Ronaldinho y Kaka?
Son jugadores importantes, por supuesto. Hablando de su rol en el terreno de juego, dependerá de su momento y si llegan al Mundial jugando su mejor futbol. Pero además tienen un papel importante fuera de la cancha. Dentro del grupo, su experiencia será fundamental en un plantel tan joven.

¿En qué lugar cree que esté la seleção en comparación con las mejores del planeta?
No estamos en el podio, pero creo que sí entre las cinco mejores selecciones del mundo. Y eso que estamos jugando discretamente. Los cambios nunca son fáciles, hace falta una maduración de estos nuevos jóvenes. No hay que desesperarse, necesitan tiempo para obtener resultados.

Si tuviera que mencionar a un "nuevo" Ronaldo, ¿quién sería?
Leandro Damiao, del Inter de Porto Alegre. Es alto, fuerte, muy buen goleador, rematador de cabeza y hábil con los dos pies. Tendrá un gran papel en 2014.

Hablemos de su carrera en particular. Usted jugó en Italia, Brasil y España. ¿Cuál es la afición más apasionada?
Creo que las tres están enfermas de fútbol, pero con distintas maneras de disfrutarlo. En Brasil los estadios son muy antiguos y en muchos de ellos los aficionados deben hinchar de pie, saltando y sudando. Además hace mucho calor, no es la formalidad de Europa. El ambiente es más apasionado. En Europa, aunque hace más frío, la gente también se hace muy presente sobre todo en los clásicos, donde el espectáculo es muy bonito.

En su experiencia, ¿cómo se compara el fútbol europeo con el brasileño?
El fútbol europeo sigue siendo más rápido, competitivo y disputado que el brasileño. Nosotros aún tenemos una cultura de juego más lento y controlado. En general el juego ha cambiado y eso tenemos que entenderlo. Creo que en Europa se juega mejor que en ningún otro lado. Me parece, sin embargo, que para después del Mundial, con los nuevos estadios y otra estructura, se hará este cambio en Brasil.

De todos los equipos en los que jugó, ¿se ha vuelto hincha de alguno?
Yo recuerdo con mucho cariño mi etapa del Real Madrid, creo que fue la mejor parte de mi carrera. También me gustó mucho el Inter, me encariñé con el equipo y con la ciudad de Milán. Donde pasé hice muchos amigos y me la pasé muy bien.

Pasando a su carrera, ¿qué tan importante fue para usted haber asistido a Estados Unidos 1994 con sólo 17 años?
Fue muy importante. Haber visto a Romario, Bebeto, jugadores de ese calibre, fue determinante para mi futuro. Aprender de eso, mirar los detalles, cómo se entrenaban, cómo se concentraban. A mí Romario me mandaba a buscar sus botas, el café, ¡como si fuera un juvenil! Pero siempre con respeto, eran las jerarquías del equipo.

Cuatro años después formó parte activa del equipo, aunque cayó en la final contra el anfitrión. ¿Qué sensaciones le quedaron de aquella experiencia?
Mi recuerdo de 1998 es muy bueno. Fue un Mundial espectacular hasta llegar a la final, donde jugamos realmente mal contra Francia. Pero yo me quedo con el ambiente. En ese partido intenté jugar bien, todos lo intentamos, pero jugar una final de Copa del Mundo contra el anfitrión es muy difícil, y menos aún es hacerlo contra Zidane en una tarde inspirada. Después, cuando fuimos compañeros, ¡me decía tonterías para burlarse de mí! Claro que tuve mi venganza en 2002, cuando nosotros ganamos y ellos quedaron fuera en primera ronda.

Cuéntenos un poco más sobre su experiencia en Corea/Japón…
Me lesioné y había dudas sobre si podía estar listo. Pero desde que empecé a jugar los amistosos supe que iba a ser un gran Mundial. Además teníamos un equipazo, muy sólido, muy unido y que terminó siendo muy efectivo. Fue el mejor equipo brasileño en el que jugué. En todas las líneas teníamos calidad de sobra. Y además es mi recuerdo más grande, ganar un Mundial es indescriptible.

Pasando a la actualidad, ¿qué equipo le gusta más?
Yo soy merengue y me gusta mucho cómo está jugando el Madrid. Pero no se puede dejar de lado al Barcelona, es un equipazo. Quizás no haga cosas espectaculares, pero hace ver todo muy sencillo. Todos los jugadores saben lo que hacen, en cada momento, en cada sector, su capacidad de tener la pelota en los pies, la paciencia con la que juegan para llegar a la portería contraria. Se nota el gran trabajo hecho por Guardiola. Este equipo es uno de los mejores que he visto en mis 35 años de vida.  Me duele reconocerlo, siendo madridista, pero igual creo que podemos sacarles algunos títulos este año.

Viéndolos jugar, ¿se imagina volviendo a saltar a un terreno de juego?
¡No, no! (risas) Yo disfruté mi época y ahora la estoy pasando bien como aficionado.

Para terminar, le proponemos un juego. Si tuviera que formar la mejor selección brasileña de todos los tiempos, ¿quiénes la integrarían?
Es difícil, pero iría con Taffarel; Cafú, Aldair, Lúcio, Roberto Carlos; Júnior, Zico, Rivelino; Pelé, Romario... ¡y yo, claro! ¡Un equipo muy ofensivo! ¡Todos adelante! (risas)