Dos años después del trágico suceso en Cabinda que conmocionó al fútbol africano, la selección de Togo está decidida a escribir un nuevo capítulo en su historia. Tras verse sumidos en un desconcierto absoluto por el tiroteo que sufrió el autobús de su delegación en Angola y por su posterior retirada de la Copa Africana de Naciones 2010, a los Gavilanes les está costando horrores remontar el vuelo. Desde enero de 2010, los togoleses solamente han ganado 2 de sus 15 partidos internacionales y, en la fase de clasificación para la CAN 2012, se quedaron a 11 puntos del primero de su grupo.

Cuando, a finales del año pasado, el ex internacional francés Didier Six fue nombrado seleccionador del equipo con vistas al partido de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ contra Guinea-Bissau, todos lo consideraron un momento ideal para empezar de nuevo. “Cabinda quedará para siempre como una mancha negra que dejó marcado al fútbol togolés. Después de aquel suceso, los jugadores se vieron envueltos en una espiral negativa, en un círculo vicioso”, afirmó Six, que fue un pilar de la selección de Francia en las Copas Mundiales de la FIFA 1978 y 1982. “Pero siento que esos dos partidos contra Guinea-Bissau nos ayudaron de veras a pasar página”.

Una de las consecuencias de que Six tomase las riendas fue el regreso del carismático delantero Emmanuel Adebayor, que había renunciado a la selección tras el suceso de Cabinda. El máximo goleador en la historia de Togo volvió para disputar la vuelta contra Guinea-Bissau, saldada con un decisivo triunfo por 1-0 en Lomé. No está claro en qué medida contribuirá el ariete del Tottenham a que el equipo siga avanzando en un futuro, pero eso no parece quitarle el sueño a Six. “Siempre esperaremos que Emmanuel Adebayor esté con nosotros en la plantilla, pero también tenemos que aprender a arreglárnoslas sin él”, señaló. “Togo tiene otros jugadores de calidad. Los seleccionaremos, confiaremos en ellos y les daremos la posibilidad de conseguir cosas como equipo”.

Six, que durante sus 20 años de carrera profesional jugó en varios equipos franceses y europeos, explicó que conoció a Adebayor hace más de una década, cuando era un adolescente que militaba en el Metz, y aseguró que tiene una buena relación con él. Pero al mismo tiempo, insistió en que los problemas de Togo van más allá del regreso de ‘Manu’. “Debemos estar preparados con los recursos de los que disponemos y no preocuparnos demasiado por ningún jugador concreto”, resaltó. “Estamos construyendo un equipo equilibrado, que no depende de que un jugador esté o no presente”.

Después de seis meses en el cargo, el técnico francés cree que ha encontrado un núcleo cualificado para construir su ambicioso proyecto en torno a él. “Puedo contar con un grupo muy bueno”, dijo Six. “Estos jugadores son dignos de confianza, se apoyan mutuamente y son ambiciosos. Quieren conseguir grandes cosas juntos”. Para ilustrar mejor sus planes, Six se refirió a Alain Giresse, su compañero de selección en España 1982, quien coordinó un periodo de desarrollo como seleccionador de Gabón antes de hacerse cargo de Malí en 2010. “Fíjate en cómo siguen estando agradecidos a Giresse en Gabón. En nuestra generación tenemos esa ambición, crear un proyecto desde la base, aunque sabemos que los resultados son una condición necesaria para trabajar a largo plazo”.

La esperanza viene de Zambia
Ese hincapié en construir con vistas al futuro encaja a la perfección con los logros de la flamante y sorprendente campeona continental, Zambia, que está sirviendo de lógica inspiración para un montón de países africanos de nivel mediano. “Ya pudo verse con Zambia lo que es capaz de conseguir el espíritu de equipo”, afirmó Six. Una impresión de la que se hizo eco una de las caras nuevas de la selección togolesa, el centrocampista de 21 años Prince Segbefia, del Auxerre francés. “Pretendemos construir un equipo a largo plazo, y tenemos que tomar a Zambia como modelo. Simplemente, esperemos que nos dejen el tiempo suficiente para alcanzar el éxito”, aseveró.

Ese tiempo sólo llegará si los resultados acompañan. El primer examen para Togo consistirá en arrancar con buen pie a principios de junio en la liguilla de clasificación para Brasil 2014, cuando el equipo recibirá a Libia y rendirá luego visita a la RD del Congo. Sólo una semana después, los Gavilanes intentarán darle la vuelta al 2-1 adverso de la ida ante Kenia, en la eliminatoria correspondiente a la fase de clasificación para la CAN 2013. “En junio tenemos que disputar tres encuentros importantes”, recordó Six. “Tenemos que jugar el choque de vuelta contra Kenia, pero también un par de partidos de clasificación para el Mundial. Nuestro grupo es bastante difícil, porque nuestros rivales son Camerún, la RD del Congo de Claude Le Roy y Libia, que se clasificó para la CAN 2012. Pero creo que todas las selecciones están bastante igualadas y que, al final, se clasificará la mejor organizada”. 

Independientemente de que el combinado presente en Alemania 2006 acabe logrando acceder por segunda vez a una fase final mundialista, Togo es consciente de que, en caso de doblegar a Kenia, estaría a un solo paso de regresar a la gran cita continental, el año que viene en Sudáfrica. “Perdimos un partido en Nairobi, pero tengo confianza en que podemos pasar en Lomé con el apoyo de nuestros aficionados. No queremos defraudarlos”, afirmó Alaixys Romao, centrocampista y ‘superviviente’ del momento cumbre de 2006. Volver a disputar un gran campeonato ayudaría a los Gavilanes a respirar esos aires renovados que tanto necesitan.