La fase de grupos de la competición preliminar de la Zona Africana para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ acaba de empezar, y Ghana tiene ya una cita muy importante. Las Estrellas Negras se preparan a conciencia para el encuentro del Grupo D del próximo sábado, donde se verán las caras en Ndola con Zambia, recién proclamada campeona de África.

Tras su goleada de la semana pasada contra Lesoto (7-0), los ghaneses tendrán que concentrarse en un partido totalmente distinto contra la vencedora de la Copa Africana de Naciones de la CAF disputada recientemente en Guinea Ecuatorial y Gabón. Los Chipolopolo, que cayeron por 2-0 en Sudán el sábado pasado, inauguran su nuevo estadio en la provincia de Copperbelt y partirán con la presión añadida de las expectativas del público, puesto que juegan su primer partido en casa desde que, en febrero, alzaron el trofeo más importante del continente.

El nuevo seleccionador ghanés, Kwesi Appiah, asegura que será un partido complicado para los suyos, pese a la contundencia con la que despacharon a su primer rival. “Zambia es la campeona de África y juega en casa, así que lo lógico es pensar que no será fácil. Nos hemos preparado bien y nuestro estado de ánimo es bueno, pero sabemos que Zambia ganó merecidamente el título africano y cuenta con jugadores muy buenos. Tenemos que hacer nuestro mejor fútbol si queremos alcanzar nuestro objetivo, que es llevarnos los tres puntos”.

Appiah relevó el pasado mes de abril al serbio Goran Stevanovic, tras el decepcionante cuarto puesto de las Estrellas Negras en la Copa Africana de Naciones. El nuevo técnico cree que el triunfo logrado el pasado viernes contra Lesoto en Kumasi supone un buen acicate para comenzar el camino que lleva a Brasil: “No me fijé tanto en el resultado como en el juego del equipo. Nadie perdió la disciplina, ni dentro ni fuera del terreno de juego, así como tampoco las ganas de darlo todo por su país. Siempre es importante empezar la fase de clasificación con buen pie”.

Appiah reconoce que habría preferido arrancar la fase de grupos frente a un rival más potente, pero insiste en que habrá tiempo de sobra para ponerse a prueba en un Grupo D que puede ser muy reñido. “El cuarto equipo en liza es Sudán. Se impuso a Zambia, con lo que demostró que era un buen conjunto, con la gran baza de que sus futbolistas llevan mucho tiempo jugando juntos. En resumen, estamos en un grupo en el que cada partido va a ser decisivo”.

Una gran oportunidad y una gran responsabilidad
Ghana intentará clasificarse para la Copa Mundial por tercera vez consecutiva, tras convertirse hace dos años, en Sudáfrica 2010, en el tercer país africano que se metía en cuartos de final. Appiah, ex internacional durante su carrera de jugador, ya había tomado las riendas del equipo en calidad de interino y llevaba cuatro años ejerciendo de ayudante del anterior seleccionador. Ahora, la Asociación Ghanesa de Fútbol le ha dado la oportunidad de ocupar el banquillo de la selección de su país por delante de otros candidatos de más relieve. "Ghana es una nación futbolística. Cuando uno acepta el puesto de seleccionador de las Estrellas Negras, asume una gran responsabilidad. Creo que tenemos gente de calidad. Con buena disciplina y planificación, podemos hacer grandes cosas".

Además, Appiah mantiene una cruzada personal por demostrar que los entrenadores africanos son igual de buenos que los técnicos extranjeros que llegan a los diversos países del continente para ponerse al mando de sus respectivas selecciones nacionales. “Creo que ya va siendo hora de que nos den una oportunidad. No podemos depender para siempre de los extranjeros”, manifestó. “Tenemos que demostrar que África lo puede conseguir por sí misma. Todos los entrenadores como yo tenemos la responsabilidad de hacer un buen trabajo y ganarnos la confianza de nuestros directivos. Eso sí, también necesitamos el apoyo de nuestro pueblo y queremos que nos permitan trabajar en las mismas condiciones que exigen los técnicos extranjeros”.

Por otra parte, Appiah ha tratado con diplomacia el hecho de que varios futbolistas importantes de Ghana se hayan perdido los últimos partidos por distintas razones, como es el caso de Asamoah Gyan, Michael Essien o Kevin-Prince Boateng. Hace poco, el técnico viajó por Europa y Oriente Próximo para hablar con los futbolistas sobre su compromiso con el equipo nacional y la posibilidad de que vuelvan a estar con las Estrellas Negras. “En la selección de Ghana siempre hay sitio para aquellos jugadores que estén preparados para trabajar a tope y entregarse en cuerpo y alma al equipo. Pero hay que recordar que no se puede obligar a nadie a jugar”, añadió Appiah.