Sierra Leona arrancó ufana su fase de clasificación continental para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ el sábado al vencer por 2-1 a Cabo Verde en su primer partido del Grupo B. Sheriff Suma anotó el segundo y definitivo tanto para las Leone Stars. El volante ofensivo ha revelado que su equipo se había concentrado intensamente en la preparación de ese primer desafío contra los emergentes Tiburones Azules.

"El partido contra Cabo Verde era muy importante para nosotros. Pero no sólo para los jugadores. De hecho, era importante para toda la nación, porque era el comienzo de nuestra campaña mundialista", señaló, para luego agregar que sus compañeros y él no se detendrían ahí. "Sé que tenemos grandes posibilidades de clasificarnos tanto para el Mundial como para la Copa Africana de Naciones".

El éxito no suele visitar a menudo a los sierraleoneses, que sólo se han clasificado dos veces, en 1994 y 1996, para el torneo africano, y aún no han comparecido nunca en la prueba reina de la FIFA. Suma es consciente de que a Sierra Leona aún le falta mucho camino por recorrer. "A fin de alcanzar la calidad que necesitamos para competir a ese nivel, simplemente tenemos que construir el equipo tal y como lo estamos haciendo ahora. Si lo logramos, seremos capaces de plantar cara a selecciones como las de Ghana o Costa de Marfil".

Su selección sólo dispone de una semana para recuperarse de su último combate y afrontar el duelo del próximo sábado contra Guinea Ecuatorial. Nuestro interlocutor prevé que el desplazamiento a Malabo será intrincado, dentro y fuera del terreno de juego. "No será  un partido fácil, pero tenemos que asegurarnos de permanecer en la pugna por un puesto en la fase final", advirtió el atacante de 25 años. Los coanfitriones de la Copa Africana de Naciones de este año batieron a Sierra Leona en el encuentro de clasificación para la última Copa Mundial, en un certamen en el que Suma se destacó como una de las principales figuras de su combinado. Militó en siete de los ocho asaltos, al final de los cuales Sierra Leona quedó empatada a puntos con Sudáfrica en un grupo que también encuadraba a Nigeria.

Crescendo del equipo y del jugador
Suma observó que para Sierra Leona es vital mantener el impulso recién adquirido antes de retomar la empresa de clasificación para la Copa Africana de Naciones contra Santo Tomé y Príncipe el 16 de junio. Los sierraleoneses habían venido dando tumbos desde el final de la etapa de clasificación para la  CAN, una competición preliminar en la que sumaron cuatro puntos contra Egipto y empataron dos veces contra Sudáfrica.

Para Suma, esos partidos son también una ocasión de regresar a su país y volver a ver a su familia y amigos. "Representar a mi país es lo más importante para mí, sobre todo al haber estado ausente durante tanto tiempo". Después de pasar un tiempo en Escandinavia y Turquía, Suma fichó por el Ravan de Bakú, y desde entonces todo ha ido sobre ruedas. "Jugar en Azerbaiyán ha sido una buena experiencia, porque es un estilo diferente de gente y de juego".

Suma ya es un internacional de experiencia, habiéndose curtido en las selecciones juveniles de su país y en la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Finlandia 2003, así como en la absoluta durante los seis últimos años. En Finlandia su entrenador fue Musa Kallon, y ésa no sería la última vez que un miembro de la familia del fútbol sierraleonesa influiría decisivamente en su carrera. En 1997, Suma huyó con su familia de su patria devastada por la guerra y se estableció en Gambia. En 2001, llamó la atención de sus compatriotas a raíz de su magistral actuación en un partido, y enseguida fue presentado al ex jugador del Inter de Milán Mohamed Kallon, que invitó al centrocampista a incorporarse a su club, el FC Kallon de Sierra Leona. Suma aceptó la oferta y a partir de ahí se embarcó en un periplo futbolístico que lo ha acabado llevando hasta su nuevo destino: Azerbaiyán.

El jugador sigue agradecido a Mohamed Kallon, con quien ahora comparte vestuario en el elenco nacional. "Él ha sido una persona fundamental en mi carrera. Desde que lo conocí, le he oído hablar del fútbol como una profesión. Me contó que se despertaba muy pronto por la mañana para ir a entrenar mientras los demás dormían. Yo seguí sus pasos y empecé a trabajar como él. Al final del partido contra Cabo Verde, me dijo que estaba muy orgulloso de mí. Yo simplemente le sonreí y le dije: 'Todo lo que he conseguido ha sido gracias a tu apoyo'".