El seleccionador de Nigeria, Stephen Keshi, apostó por futbolistas de la liga nacional en sus dos últimos compromisos de la competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™. Los resultados, en su opinión, fueron positivos. De hecho, las Súper Águilas son líderes del Grupo F con cuatro puntos en su haber. Sin embargo, sus pupilos tuvieron que emplearse a fondo en ambos choques, y sufrieron de lo lindo para anotar en el 1-0 en casa contra Namibia y en el palpitante empate 1-1 en Malaui del pasado fin de semana.

El balance de los nueve partidos disputados desde que Keshi asumió el cargo es el siguiente: tres victorias, cuatro empates y dos derrotas, con un máximo de dos goles a favor por encuentro. Con todo, el ex internacional insistió en que las cosas marchan bien. "Poco a poco, iremos superando nuestro modesto registro goleador, porque lo que estamos haciendo ahora mismo es construir un nuevo equipo justo en plenas eliminatorias decisivas, lo que resulta muy complicado".

Una oportunidad en la selección
En noviembre del año pasado, Keshi tomó el relevo de Samson Siasia después de que Nigeria no lograra la clasificación para la Copa Africana de Naciones, un certamen que ha ganado dos veces. El "Gran Jefe", sobrenombre con el que se le conoce, dejó bien claro desde el primer momento que él no iba a considerar a los jugadores de la Premier League nigeriana “material de entrenamiento”, sino que les iba a dar una oportunidad en la nueva formación. Fiel a sus palabras, el núcleo del combinado que participó en los últimos clasificatorios estaba formado por figuras del campeonato nigeriano con las que lleva trabajando desde diciembre, como Godfrey Oboabona, Juwon Oshaniwa, Ruben Gabriel, Ejike Chrisantus Uzoenyi y Azubuike Egwuekwe.

Hace tan solo dos años, no había ni un solo futbolista de la liga de Nigeria entre los 23 que finalmente viajaron a Sudáfrica 2010. Keshi también se ha mantenido en sus trece con respecto a los grandes nombres, y no ha contado con los tres máximos exponentes del contingente nigeriano afincado en Inglaterra (el mediocampista Jon Mikel Obi, el artillero Yakubu Aiyegbeni y el delantero Peter Osaze Odemwingie) para este ajetreado mes de junio, que además incluye el clasificatorio para la Copa Africana de Naciones de este fin de semana contra Ruanda. Acuciado por la presión, su primer partido de competición como locales, contra Namibia, parecía abocado a terminar en un decepcionante empate a 0-0. Pero Ikechukwu Uche surgió para marcar el soberbio tanto de la victoria. Con anterioridad, el propio Uche, Victor Moses y John Utaka habían desperdiciado multitud de ocasiones que podrían haber desbaratado el defensivo esquema de juego de los Guerreros Valientes.

Algo parecido sucedió en Blantyre. Las Súper Águilas no vieron puerta hasta el minuto 89, por medio de Azubuike Egwuekwe, pero Malaui dio la réplica pocos minutos después, ya en el tiempo añadido. Keshi, capitán de la selección en Estados Unidos 1994, sabe que hace falta tiempo para formar a los jugadores y convertirlos en una unidad. "Todo el grupo, y en especial los delanteros, están sometidos a una presión tremenda para ganar, y por eso cometen errores ante la meta rival, lo que a su vez también les pasa factura", explicó. “Hay que tener paciencia, y muy pronto empezaremos a marcar goles a raudales. El equipo es relativamente nuevo y lleva tiempo llegar al nivel que han alcanzado nuestros jugadores ya consolidados".

La falta de puntería no es la única preocupación de Keshi, quien afirmó que el rendimiento contra Malaui fue irregular. "Estoy contento porque los jugadores lo hicieron bien, pero lamentablemente perdimos dos valiosos puntos en el último minuto", confesó. "Creamos una oportunidad tras otra en la primera parte, sin embargo, no supimos materializarlas. Y después, anotar tan tarde y perder la ventaja fue inaceptable. Tenemos que trabajar nuestros puntos débiles".

Moses: "Lo mejor está aún por llegar"
La nueva arma del arsenal de Keshi es Victor Moses, del Wigan inglés, quien a comienzos de este año se comprometió a representar a su país natal y fue titular en las citas contra Namibia y Malaui. Y pese a que su presencia aún no está consolidada en el seno del combinado, él se mostró convencido de que las cosas van a cambiar. "Los nigerianos empezarán a valorar muy pronto mi estilo de juego", aseguró el explosivo extremo, que vistió los colores de Inglaterra en las categorías inferiores.

En cuanto a su debut en casa contra Namibia, Moses afirmó: "Sé que muchos nigerianos estarán decepcionados porque no anoté a pesar de que tuve muchas ocasiones. Lo siento. No obstante, quiero que entiendan que era mi primer encuentro ante el público nigeriano. Lo pasé mal con la climatología, aunque eso no es excusa para no marcar. Las oportunidades se presentaron, pero no tuve suerte. Tenemos por delante muchos más partidos, y las cosas sólo pueden mejorar. Lo único que le pido a la afición es que tenga paciencia, porque lo mejor está por llegar para la selección nacional".

En marzo de 2013, Nigeria recibirá a Kenia en la competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA, y se espera que para entonces, Keshi y sus hombres puedan sacar el máximo provecho de sus opciones. Al igual que Moses, el ex seleccionador de Togo y Malí pidió más tiempo, y añadió: "¿Están los nigerianos preparados para ser pacientes? Ésa es la gran pregunta".