Tahití ha conquistado un histórico primer título de Oceanía —es la primera pequeña isla del Pacífico que lo consigue—, y estará en la Copa FIFA Confederaciones Brasil 2013. Después de adelantarse en el tramo inicial del encuentro jugado en Honiara, gracias a un tanto del delantero Steevy Chong Hue, resistió las acometidas de Nueva Caledonia, y logró su ansiado objetivo de ceñirse los laureles continentales.

Los tahitianos ya habían disputado tres finales —en 1973, 1980 y 1996—, y acabaron alzando el trofeo ante un rival que participaba por primera vez en el choque por el título de la Copa de Naciones de la OFC, y cuya incorporación a la FIFA no se produjo hasta 2004. Esta victoria supone el broche de oro a una serie de cinco triunfos consecutivos en el torneo, en el que han actuado ocho equipos. Tahití será el primer país distinto de Australia y Nueva Zelanda que represente a Oceanía en la Copa FIFA Confederaciones.

Los neozelandeses se adjudicaron la tercera plaza, al ganar unas horas antes por 4-3 a la selección anfitriona, las Islas Salomón. Los cuatro semifinalistas pasan a la tercera y última ronda de la competición preliminar de la zona oceánica para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™, que empezará a finales de este año.

Un comienzo decisivo
La jugada crucial del duelo llegó a los diez minutos, cuando Jonathan Tehau aprovechó un centro de su hermano menor Lorenzo Tehau para asistir a Steevy Chong Hue, quien bajó el balón con el pecho y batió al guardameta contrario mediante un disparo raso y ajustado al palo.

Nueva Caledonia tardó en digerir el golpe, pero poco a poco fue metiéndose de nuevo en la contienda. No obstante, la mejor ocasión del primer tiempo apareció al filo del descanso, cuando Rocky Nyikeine se lució ante un tiro del tahitiano Alvin Tehau y neutralizó a continuación el intento de explotar el rechace. El zaguero neocaledonio Emile Béaruné conjuró el peligro al interceptar definitivamente el esférico.

Lorenzo Tehau vio puerta poco después de la reanudación, pero su tanto fue anulado por fuera de juego. Entonces Nueva Caledonia redobló sus esfuerzos en busca de la remontada. Los Kagúes se entregaron a fondo, pero no consiguieron perforar la meta de su oponente durante una fase de juego intensa mediada la segunda parte.

Bertrand Kai empezó la ofensiva al crear una buena ocasión, que no supo concretar. Unos minutos más tarde habilitó a Jacques Haeko, quien mandó el balón a las nubes. George Gope-Fenepej efectuó un potente disparo que se estrelló contra el lateral de la red, y luego desperdició una magnífica ocasión en el segundo palo, a centro de Haeko.

Así pues, Tahití acabó imponiéndose en un partido caracterizado por las oportunidades falladas, y se hizo con su primer título de Oceanía, después de ocho intentos infructuosos a lo largo de 39 años.

Consuelo para los Kiwis
Nueva Zelanda tuvo al menos el consuelo de doblegar al equipo local, las Islas Salomón, con un emocionante triunfo por 4-3. Los All Whites se afanaron por desquitarse de su inesperada derrota a manos de Nueva Caledonia el viernes (2-0), y protagonizaron un comienzo arrollador.

El neozelandés Chris Wood materializó una tripleta en la primera media hora de juego, pero los salomonenes reaccionaron de manera admirable bajo el calor del mediodía, que afectó a ambos conjuntos. Para alegría del siempre animado público del estadio Lawson Tama, los Bonitos empataron a tres minutos de la conclusión, a través de su astro Benjamin Totori, quien firmó un doblete, después de que Himson Teleda anotase el primer tanto de los suyos. Sin embargo, el artillero neozelandés Shane Smeltz sentenciaría el encuentro en el segundo minuto del tiempo añadido.