A Ali Daei nunca le han faltado admiradores en su país. Uno de los más fervientes es una joven promesa iraní a la que tanto la afición como la prensa comparan ya con el mítico jugador. Su nombre es Karim Ansarifard.

Con sus 1,89 metros de estatura, el nuevo fichaje del Persépolis posee todos los atributos que precisa un delantero centro clásico como Ali Daei. De hecho, a Ansarifard lo descubrió precisamente su ídolo en 2005, y desde entonces ha estado fogueándose bajo la batuta del maestro en el Saipa. A sus 22 años ya es una presencia habitual en su club y en la selección, y a pesar de todo, admite que no ha perdido ni un ápice de su admiración juvenil por su mentor.

"Ali Daei es mi ídolo", confesó Ansarifard en una entrevista concedida a FIFA.com. "Como ya saben, es uno de los grandes goleadores de todos los tiempos a nivel mundial. Aún disfruto viendo los tantos que marcó en el cénit de su carrera".

Sin embargo, Daei no es la única fuente de inspiración de este artillero prodigioso. "Mi jugador extranjero favorito es Fernando Torres", añadió. "Aunque la mayoría de los delanteros europeos suponen un buen ejemplo para mí, me decanto especialmente por Torres y he me he estado fijando en sus cualidades durante los últimos cuatro años ".

Ascenso meteórico
En 2007, mientras Torres hacía las delicias de los seguidores del Liverpool tras firmar con el club inglés, Ansarifard dio el paso de los juveniles al primer equipo del Saipa, correspondiendo con goles a la confianza que Daei había depositado en él.

En la temporada 2009/2010 arrasó en el campeonato iraní con 13 dianas que propulsaron a los suyos hasta la octava plaza de las 18 que componen la tabla. Desde entonces no ha dejado de progresar en la liga nacional, al igual que sus registros. Sin ir más lejos, el año pasado se proclamó máximo anotador con 21 realizaciones y cinco asistencias.

"Como futbolista joven, me he fijado ciertas metas", nos reveló. "Durante mis seis temporadas en el Saipa, uno de mis objetivos era convertirme en máximo goleador del campeonato. Por suerte pude lograrlo a la edad de 21 años, y resultó ser el único título que conquisté con el Saipa. Doy gracias a Dios por ello, y también a todos mis compañeros de equipo".

Su buen hacer le granjeó en junio de este año un fichaje de altos vuelos con el gigante de Teherán, el Persépolis, pese a que también despertó el interés de algunos grandes nombres europeos, como el Borussia de Dortmund y el Everton. Con todo, la primera opción de Ansarifard era la liga española. "Tuve algunas ofertas de Europa y de países árabes antes de esta temporada", explicó. "Pero he de admitir que personalmente prefiero la liga española. En cuanto al Persépolis, mi contrato me permite marcharme cuando quiera incorporarme a un club extranjero".

El dorsal número 10 de Irán
Dado su fenomenal rendimiento con el Saipa, era lógico que Ansarifard entrara en la órbita de la selección. Su debut se produjo en 2009 con Afshin Ghotbi al timón.

Luciendo el dorsal número 10 que en su día perteneció a Daei, Ansarifard suma siete goles en 31 partidos internacionales, incluido el de la victoria contra la RDP de Corea en la Copa Asiática de la AFC 2011. "Es el más memorable que he anotado hasta la fecha", rememoró. "Fue el único tanto del encuentro y nos permitió clasificarnos para los cuartos de final del certamen".

También brilló con Carlos Queiroz, sucesor de Ghotbi al frente del combinado desde abril de 2011. Así, Ansarifard materializó un doblete en el triunfo de los suyos por 4-0 ante Maldivas en el marco de la competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™.

El pasado mes de junio, en su primer partido de la cuarta fase de las eliminatorias, contra Uzbekistán, salió como suplente en el minuto 62 para poner en bandeja a Mohammad Khalatbari la única diana del choque. Ansarifard no tardó en agradecer al ex seleccionador portugués su fe en él. "Trabajar con Queiroz es muy agradable porque todos los días aprendes algo nuevo. Trata a sus jugadores de una manera que hace que casi tengamos una relación padre-hijo con él. Es el mejor entrenador extranjero de Irán y espero que nuestro equipo pueda ir a Brasil 2014 con él".

Irán, que actualmente es segunda del Grupo A con cuatro puntos en su haber, se medirá el próximo 11 de septiembre a Líbano en su tercera cita. En la cuarta, a disputar el 16 de octubre, espera la líder, la República de Corea.

Dos victorias consecutivas colocarían a los persas en una posición privilegiada para hacerse con uno de los dos puestos del grupo que otorgan la clasificación automática. "Definitivamente, nuestro objetivo en Beirut es conseguir los tres puntos, pero también intentaremos derrotar a Corea del Sur en casa en nuestro siguiente compromiso", concluyó Ansarifard. "Los dos triunfos nos darían sin duda muchas esperanzas ahora que la campaña está a punto de alcanzar su ecuador. Tanto mis compañeros como yo mismo nos hemos comprometido a hacer todo lo posible para alcanzar nuestra principal meta: clasificarnos para la Copa Mundial".