Para la mayoría de los deportistas, los Juegos Olímpicos representan la cumbre de sus carreras. En el caso del fútbol, sin embargo, el certamen suele ocupar un segundo plano por detrás de la Copa Mundial de la FIFA™, por lo que las selecciones participantes se sirven de él normalmente como parte de sus preparativos para la máxima competición del deporte rey.

Por su categoría sub-23 y su celebración entre el final de una Copa Mundial de la FIFA y el principio de la siguiente, el Torneo Olímpico cumple con esa fundamental labor formativa. Todos los aficionados que hayan seguido Londres 2012 habrán tratado de descubrir a las futuras figuras de Brasil 2014. Como era de esperar, varios jugadores han hecho méritos suficientes para que se les considere piezas decisivas en sus respectivos equipos, por lo que FIFA.com repasa diversos nombres que han causado sensación.

La medalla de oro no ha sido el único premio que la selección de México se ha llevado de Londres. La consolidación de Oribe Peralta, de 28 años, como un hombre totalmente desequilibrante le ha supuesto un impulso importantísimo e inesperado. Su decisivo doblete en la gran final ha granjeado al astro del Santos Laguna muchos pretendientes en Europa. "Inglaterra, Italia o España: tengo un montón de opciones", declaró recientemente. "Esta experiencia puede cambiarte la vida". Aunque Peralta acaparó titulares, las actuaciones de su compañero Jorge Enríquez, de 21 años, resultaron igualmente impresionantes. Este mediocampista poderoso y de gran recorrido ha influido tanto en la campaña olímpica de México como en su trayectoria de hace un año por la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA.

Derrotados y cariacontecidos, los finalistas brasileños también encontraron algún consuelo en las exhibiciones de sus muchachos. Por ejemplo, de Óscar, el joven del Chelsea cuyos recitales lo auparon al primer puesto en la pugna por la titularidad como mediapunta de Brasil en 2014. También Neymar y Marcelo afianzaron su prestigio de jugadores clave. Sin embargo, el as en la manga de Mano Menezes fue la pujanza de Leandro Damiao.

Este delantero no había visto puerta en ninguna de sus participaciones en partidos internacionales anteriores a Londres 2012, pero, aunque llegó al certamen con un futuro incierto en la competición, la abandonó revestido del prestigio de máximo goleador y con una mano en el dorsal número 9 de la canarinha para la Copa Mundial de la FIFA. “Sólo de mí depende seguir jugando bien para disfrutar de más posibilidades en la selección nacional”, comentó después del torneo. “Ojalá lo consiga. A pesar de que no nos colgamos el oro, Mano nos ha concedido un voto de confianza".

Konate, sinónimo de gol
Si Leandro Damiao formara parte de la convocatoria de Brasil en 2014, podría enfrentarse a algunos de los demás aspirantes al premio de máximo anotador de Londres 2012. Su principal rival en dicha carrera, el senegalés Moussa Konate, registró un promedio de un gol cada 76 minutos antes de despedirse de la competición en cuartos de final, y ahora se rumorea que protagonizará un fichaje sonado. Los Leones de la Teranga no carecen precisamente de talento ofensivo, pero bien podrían replicar en la absoluta la potente asociación entre Konate (19 años) y Pape Souare, su carrilero y experto en jugadas a balón parado.

Otra productiva alianza podría repetirse durante la Copa Mundial de la FIFA. Fundamental para el histórico tercer puesto que la República de Corea alcanzó en Londres fue el elegante juego combinado entre sus mediocampistas Ki Sungyueng y Koo Jacheol, ambos figuras influyentes también durante la clasificación en la Zona Asiática. Lo mismo puede decirse de Yuki Otsu, el incansable volante ofensivo que eliminó a España y proporcionó a Japón buena parte de su brío en ataque. En el otro extremo del campo, Maya Yoshida se erigió en el baluarte en torno al cual se articuló una defensa que mantuvo su puerta imbatida en los cuatro primeros partidos del Torneo Olímpico. El central aprovechó su estancia en el Reino Unido para postular con todo mérito para una nueva participación con la absoluta.

Honduras tiene que agradecer a su pareja atacante, Roger Espinoza y Jerry Bengtson, el estilo vistoso y cargado de chispa que hizo las delicias de la afición británica. En Marruecos, Zakaria Labyad se reafirmó como una gran promesa con uno de los goles más soberbios del torneo.

La esperanza kiwi
En Oceanía, los aficionados pueden estar seguros de que volverán a ver en acción a uno de los futbolistas más jóvenes de Londres 2012. A sus escasos 18 años, Tim Payne comandó el mediocampo de Nueva Zelanda con una inteligencia y una madurez impropia de su edad. Entre quienes quedaron encandilados con su brillo se encuentra el seleccionador de los kiwis, Neil Emblem. “Es increíble lo cómodo que se siente Tim en una posición de tanta responsabilidad y en una competición de tal magnitud”, aseguró el técnico. “No me cabe la menor duda de que se abrirá camino”.

Si ese camino lo lleva a Brasil 2014, sólo el tiempo lo dirá. Pero Payne y las demás figuras olímpicas acaban de redoblar sus esperanzas de participar en la Copa Mundial de la FIFA.

¡Que se oiga tu voz!
¿Qué jugador te ha impresionado más en Londres 2012?