Dice una conocida máxima popular que el séptimo año es maldito para los matrimonios, pues suele ser el de las separaciones. Habría que ver si Tranquillo Barnetta tenía esa sentencia en mente a la hora de dar su último gran paso... El hecho concreto es que el internacional suizo, que defendió los colores del Bayer Leverkusen alemán durante siete temporadas, ha decidido este verano decir adiós a los Aspirinas y fichar por el Schalke 04.

Ha sido una decisión valiente, teniendo en cuenta que el delantero de 27 años era uno de los pilares del Bayer antes de que una lesión le costara casi la totalidad de la temporada pasada. Sin embargo, las perspectivas de competir en la Liga de Campeones de la UEFA y el sueño de jugar en la Copa Mundial de la FIFA 2014™ han impulsado al delantero, actualmente libre de compromiso, a firmar un contrato de tres años con los Azulones.

"Ahora empieza para mí una nueva época con nuevos desafíos, y eso me hace mucho bien. Por eso me siento tan a gusto con mi traspaso al Schalke. El club posee una gran tradición, y he sido muy bien recibido por mis nuevos compañeros", comentó Barnetta pasando revista a sus últimas semanas en su entrevista con FIFA.com.

Pasión por la Liga de Campeones
La participación en la prueba reina de clubes europea ha sido una de las principales razones para cambiar el uniforme del finalista de la competición en 2002, después de 187 partidos de liga, por el del venerable gigante de Gelsenkirchen.

"Para mí será la primera vez que puedo jugar en la Liga de Campeones, porque cuando lo hizo el Leverkusen yo estaba lesionado. Eso me fastidió mucho. Por eso me alegro tanto ahora de poder competir en la prueba reina con el Schalke", anticipó el simpático suizo en referencia a la palestra europea.

Con el tercer clasificado de la Bundesliga en 2011/12, el volante no sólo espera celebrar grandes fiestas en Europa, sino también dejar su huella en los campos de Alemania. A ese respecto Barnetta se mostró confiado ante los micrófonos de FIFA.com, por más que el bicampeón Borussia Dortmund y el campeón histórico Bayern de Múnich figuren como los principales candidatos al título, según los expertos.

"No debemos cometer el error de decir desde ahora que hay otros equipos que son mejores. Por supuesto que hay otros clubes más solventes sobre el papel, pero en última instancia lo importante es saber funcionar como equipo. Y ésa es nuestra principal prioridad ahora mismo. Abordamos la nueva temporada en plena forma y queremos evitar bajones en el rendimiento. Ya veremos luego lo que ocurre al final", señaló.

Nosotros tenemos que seguir superándonos, y cosechar buenos resultados también contra rivales supuestamente inferiores. Sólo así tendremos posibilidades de clasificarnos para el Mundial.

Tranquilo Barnetta, de cara al estreno de Suiza en la eliminatoria para Brasil 2014

Si el 2-2 registrado en Hanóver al inicio de la temporada puede considerarse un bajón es una cuestión sujeta a múltiples interpretaciones. Después de todo, el Schalke remontó el 1-0 adverso con que se fue al descanso en terreno del club hanseático —que se ha clasificado para la Liga Europa de la UEFA— y estuvo a punto de llevarse sus primeros tres puntos del ejercicio.

Barnetta no fue titular en ese encuentro y sólo saltó al campo en el minuto 80, en sustitución del centrocampista de 18 años Julian Draxler. La competencia por los puestos en el equipo del entrenador Huub Stevens es intensa. Pero Barnetta permanece relajado a la vista de las circunstancias y se las toma con la serenidad propia de quien conoce el terreno que pisa.

"La competencia y la presión forman parte del fútbol profesional. Yo aporto una cierta experiencia, que puede ser muy útil, sobre todo durante una campaña tan larga. En general vale decir que estamos bien provistos, pero también vamos a necesitar de la contribución de cada jugador, porque la temporada suele ser agotadora", analizó el volante de 68 kilos de peso.

Por otro lado, Barnetta es consciente de la influencia que su desempeño en el Schalke ejercerá sobre su carrera en la selección de Suiza, con la que quiere clasificarse a toda costa para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014. De ahí que no se dará por satisfecho con el rol de reserva a largo plazo.

"Yo no me voy a meter presión, pero creo que para cualquier jugador internacional es importante entrar en acción regularmente en el club en el que esté. Ése es también mi caso. Hemos sido testigos de que los jugadores que se han marchado al extranjero y no han obtenido suficientes minutos de juego en sus clubes, luego han tenido dificultades a la hora de acceder a la selección. Por eso mi objetivo es jugar con la mayor frecuencia posible", avisó a Draxler y compañía.

Brasil en el horizonte
Ottmar Hitzfeld, seleccionador del combinado helvético, observará con lupa la evolución de Barnetta en el Schalke. Porque aunque el volante de 1,78 metros de estatura ya ha disputado 62 partidos con la Nati, el técnico alemán no estará dispuesto a incluirlo en su lista sin más trámites.

Y mucho menos en la actual coyuntura. Dentro de dos semanas dará comienzo la fase de clasificación para la Copa Mundial, en la que Suiza tiene ante sí una tarea asequible. Noruega, Eslovenia, Albania, Chipre e Islandia serán los contrincantes de los helvéticos en el Grupo E.

"El problema es precisamente ése, que el grupo es liviano en teoría. Eso ha despertado grandes expectativas en Suiza, porque no hay ningún favorito claro en nuestro grupo. Pero nosotros tenemos que seguir superándonos, y cosechar buenos resultados también contra rivales supuestamente inferiores. Sólo así tendremos posibilidades de clasificarnos para el Mundial. En cualquier caso, eso es lo que nos hemos propuesto", recalcó el experto internacional en advertencia a los demás equipos.

El 7 de septiembre, Barnetta y compañía se medirán en Liubliana con Eslovenia, y cuatro días más tarde recibirán en Lucerna a Albania. "Tenemos que estar muy despiertos para sacar un resultado positivo. Empezar con buen pie es fundamental, para no tener que andar desde el principio con persecuciones", deseó el seleccionado suizo.

De quedar primero de grupo, el elenco de Hitzfeld se clasificaría directamente para la Copa Mundial en el Pan de Azúcar. Barnetta está listo para el desafío: "Sería fantástico que pudiera jugar mi tercer Mundial con Suiza. Sería un sueño hecho realidad ir a Brasil".

El maleficio del séptimo año no se ha cumplido para Barnetta en lo que respecta a la selección nacional. El mediocampista de ascendencia italiana festejó en septiembre de 2004 su debut con la camiseta de Suiza y jugó su primera Copa Mundial en Alemania en 2006. Así pues, los únicos obstáculos que Tranquillo espera encontrar de camino a su tercera participación mundialista serán los cinco contendientes del Grupo E.