Vértigo. Ese parece ser el término que mejor define la meteórica carrera de James Rodríguez. A los 21 años, el colombiano ya se ha acostumbrado a brillar en el ámbito de clubes que lo ha llevado a probar suerte, con éxito, en dos ligas muy competitivas como las de Argentina y Portugal.

Actualmente en el FC Porto, el zurdo de gran velocidad y potente remate de media distancia acaba de dar el salto grande también en su selección. Y es que a apenas un año de disputar la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA, ha asumido ya la responsabilidad de comandar los ataques de la selección mayor que conduce José Pekerman y que sueña con retornar a la Copa Mundial de la FIFA por primera vez en 16 años.

En lo que va de la competencia, en la que Colombia marcha sexta (a 4 unidades del escolta, Uruguay) James no sólo ha disputado los cinco partidos de su equipo: en octubre de 2011 fue elegido por los usuarios de FIFA.com en español como el futbolista más influyente de las primeras jornadas y recientemente, en junio, marcó el primer gol del ciclo Pekerman que sentenció el duelo en Lima frente a Perú.

En Madrid, donde participó de una nueva concentración de cara a los próximos duelos de eliminatorias contra Uruguay y Chile, el ex jugador de Banfield recibió a FIFA.com para analizar su crecimiento personal, recordar las antiguas gestas cafeteras e ilusionarse, por qué no, con emular al ídolo de su infancia: Carlos El Pibe Valderrama.    

James, hace apenas un año disputaba la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA y hoy, con Leonel Álvarez primero y José Pekerman después, parece ya un titular indiscutido del combinado mayor. ¿La 10 le ha llegado más rápido de lo esperado?
Me llena de orgullo, ¡claro! El hecho de ser tan joven y estar ya en la selección absoluta para mí es muy importante, y aún más especial si pienso que hace un año estaba en la Sub-20. Desde chico siempre soñé con usar la número 10 y afortunadamente lo estoy cumpliendo ahora. Es algo muy grande, quiero estar siempre bien acá.

¿A qué otros colombianos número 10 admiraba en su niñez?
Al Pibe (Carlos) Valderrama sobre todo. En su momento fue grande y tengo una gran admiración por él. Hablamos una vez y puedo decir que es una gran persona, alguien que le dio muchas alegrías a todo el país. Como futbolista era muy inteligente: tenía pase, pero también gol. Era el número 10 con el que todos queríamos jugar.

El año pasado, el público colombiano jugó un papel preponderante en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA. Sin embargo, en la actual eliminatoria aún no han podido ganar en casa…
Es cierto. En la eliminatoria estamos ahí, siempre pegados. Hay que ganar estos dos partidos que vienen, que para nosotros serán muy, pero muy importantes. Tendremos que estar muy concentrados. A eso vinimos aquí a Madrid: a acumular trabajo y afianzar una idea que podamos plasmar en el campo.

¿La falta de triunfos en casa representa un peso extra de cara al próximo partido contra Uruguay?
Jugaremos en Barranquilla y tenemos que salir a ganar sí o sí. Pero Uruguay, en los últimos años y en el presente, tiene excelentes jugadores. Lo está haciendo muy bien: van segundos en la eliminatoria y tienen un equipo importante, producto de un proceso largo. A eso hay que sumarle que en la ofensiva cuentan con gente que está triunfando en Europa. Tendremos que tener cuidado, aunque también tenemos buenos futbolistas para quedarnos con la victoria.

¿Cómo explicaría la falta de resultados en los últimos años para la selección Colombia? ¿Están en condiciones de dar el salto actualmente?
Nuestro sueño, y el de todo un país, es clasificar al Mundial. Y en estos momentos tenemos una camada de muy buenos jugadores. Creo que hace unos ocho años no teníamos gente de tanta calidad. De momento no hemos tenido la suerte de marcar muchos goles en la eliminatoria, que es muy complicada. Pero para eso estamos acá: para plasmar una idea y sacar partidos adelante.

¿Qué tiene Colombia para lograrlo?
Sobre todo, jugadores que están triunfando en Europa. El ejemplo más claro es (Radamel) Falcao en España. El año pasado hizo una gran Liga y ganó la UEFA Europa League. Es alguien muy importante para la selección.

¿Cuánto puede influir la llegada de José Pekerman en este grupo de jugadores?
Con él todo marcha muy bien. Es un técnico que tiene mucha experiencia en eliminatorias y ya ha viajado a un Mundial con la selección Argentina, en Alemania. Creo que nos va a ayudar mucho.

Después de enfrentar a Uruguay viajarán a Chile, que marcha líder de la eliminatoria. ¿Cuántos puntos lo conformarían en esta doble jornada?
Los seis puntos. Sólo pensamos en eso. Somos conscientes de que son partidos muy difíciles, pero tenemos los jugadores para ganarlos.

La última vez que Colombia jugó la Copa Mundial de la FIFA, usted tenía apenas siete años. ¿Recuerda algo de aquella experiencia?
Era muy pequeño pero tengo algunos recuerdos, como el gol de (David) Beckham a (Farid) Mondragón. La verdad es que, aunque Colombia se quedó en la primera fase, fue un buen Mundial. Ahora esperamos poder clasificarnos nosotros y hacer un buen papel en Brasil.

¿Se imagina siendo el sucesor de Valderrama en ese escenario?
¡Ojalá! Sería un sueño ir a un Mundial. Y no sólo ir a participar, sino también poder ganar el torneo. El hecho de que se juegue en Brasil hace que más gente de Colombia puede viajar y estar allí. Vamos a intentar hacer unas buenas eliminatorias y estar presentes en 2014.

Por último, y a sabiendas de que se siente muy a gusto en el Porto, ¿le gustaría algún día pasar a otra liga? Y en caso de una respuesta afirmativa, ¿a cuál y por qué?
Tengo en claro que soy joven todavía y tengo muchísimas cosas por aprender, pero me gustaría jugar en España. Es una liga que siempre vi, distinta a la inglesa, que es más física. El fútbol que se practica en España es de más técnica, más toque. Por eso me gusta tanto.