Si nos fijamos en la plantilla de la República de Corea que participó en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA hace siete años, queda patente la dificultad que entraña pasar de ser una prometedora estrella en ciernes a un internacional absoluto. Solamente un puñado de jóvenes de aquel combinado (gente como el delantero Park Chuyoung, el defensa Kim Jinkyu y el guardameta Jung Sungryong) se han convertido en miembros de los adultos Guerreros Taeguk , mientras que a otros les está costando más tiempo llegar a la cima.

Ocurre lo contrario, no obstante, con Lee Keunho, quien ni siquiera tuvo la oportunidad de saltar unos minutos desde el banquillo en Holanda 2005, pero que ahora es para muchos la principal promesa de la selección surcoreana que aspira a clasificarse para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™. De hecho, el jugador de 27 años es el máximo artillero de los Guerreros Taeguk desde que el seleccionador Choi Kang-Hee tomó sus riendas en diciembre, con 5 goles en otros tantos compromisos.

Un lugar habitual
Lee estrenó su casillero con el tanto que cerró el triunfo sobre Kuwait en febrero (2-0), en la tercera ronda de la fase de clasificación mundialista, y vio puerta dos veces con sendos cabezazos en el arranque de la siguiente ronda clasificatoria, en el 1-4 a Qatar de junio. Asimismo, dio el pase del primer tanto como internacional de Kim Bo-Kyung en el siguiente partido, en el que los Guerreros Taeguk arrollaron por 3-0 a Líbano, antes de apuntarse un par de dianas en un amistoso contra Zambia a mediados de este mes.

Sin embargo, no es la primera vez que el delantero del Ulsan Horangi está en el candelero. Lee se dio a conocer durante la fase de clasificación asiática para Sudáfrica 2010, tras meter tres importantes goles contra Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí. Pero inexplicablemente, la entonces figura del Daegu FC sufrió un bajón de forma en lo sucesivo, tras una serie de intentos fallidos por jugar en Europa y una estancia en la J-League nipona no muy exitosa. Si bien fue incluido en la convocatoria provisional de Huh Jung-Moo durante el periodo previo a la fase final, Lee acabó perdiendo el avión a Sudáfrica.

Con todo, el ariete insiste en que ya ha dejado atrás esa decepción. “Lo pasado, pasado está, y ahora estoy deseando acudir a [la Copa Mundial de la FIFA en] Brasil”, declaró Lee tras el encuentro contra Kuwait. “No podría haber venido aquí si no me hubiera olvidado de lo de Sudáfrica. Todavía tengo mucho tiempo para reivindicarme durante la última ronda y, con un poco de suerte, jugaré un fútbol mejor en los próximos encuentros”.

Eficaz en su club
Además de volver a afianzarse en la selección surcoreana, Lee también está progresando notablemente en el fútbol de clubes, tras haber dejado el Gamba Osaka a principios de año para fichar por el Ulsan. En lo que va de temporada, ya ha metido 8 goles y ha dado 2 asistencias con los Tigres (que ocupan el 4º puesto en la tabla). Asimismo, en la Liga de Campeones asiática, anotó en los últimos minutos el tanto que sentenció la victoria por 3-2 sobre el Kashiwa Reysol y el pase a cuartos de final.

El escurridizo delantero ha conformado una eficaz sociedad con el espigado ariete Kim Shinwook tanto con su club como en la selección, y Lee también se sintió cómodo apoyando a los puntas desde las bandas en el reciente 2-1 a Zambia. “Shinwook y [Lee] Donggook jugaron juntos y, con dos delanteros tan potentes arriba, pude encontrar muchísimos espacios por detrás de ellos”, explicó Lee Keunho. “Y naturalmente, así me llegaron las ocasiones para meter los goles”.

En los próximos meses, los surcoreanos afrontan dos complicados desplazamientos seguidos, a Uzbekistán y a Irán, y su seleccionador, Choi Kang-Hee, quiere mantener el gran momento de forma que le ha reportado 7 goles a favor en sólo 2 partidos. En caso de que Lee mantenga su acierto reciente, las probabilidades de que la racha continúe aumentarán sensiblemente.