España, vigente campeona mundial, inició su camino en las eliminatorias europeas para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ con una victoria muy trabajada por 1-0 ante Georgia en Tiflis.

El único gol lo marcó Roberto Soldado en el minuto 86 "Era desesperante. En el área rival estaba rodeado continuamente y no tenía sitio para moverme, así que tenía que hacer como pudiera para marcar", señaló Soldado, que destacó lo importante que fue sumar esta "triunfo difícil".

Este era el primer partido para España en las eliminatorias mundialistas, que en la Zona Europea comenzaron el viernes, pero ese día el equipo de Vicente Del Bosque jugó un encuentro amistoso, arrollando a Arabia Saudí por 5-0.

Los españoles suman así sus tres primeros puntos en el Grupo I, con un partido disputado, mientras que los georgianos suman el mismo número de unidades aunque en dos compromisos, ya que hace cuatro días superaron 1-0 a Bielorrusia, también como locales.

Los números de la campeona mundial y europea abruman: lleva 19 años sin perder un partido en las eliminatorias para una gran cita, lo que supone 46 partidos invicta en fases de clasificación, en que encadena además una racha de 23 triunfos seguidos.

La victoria en Tiflis es importante porque Georgia es, teóricamente, el rival más flojo de una llave incómoda, en la que España también tendrá que verse con Finlandia, Bielorrusia y, sobre todo, con la nueva Francia de Didier Deschamps.

Intenciones claras
Desde el minuto uno de partido se vio claro que Georgia renunciaba a la posesión del balón y que optaba por una táctica ultradefensiva, ante un equipo que tocó y tocó, pero sin encontrar espacios en la primera parte.

Sergio Ramos lo intentó con un cabezazo en el minuto 11 y en el 19 Soldado, ausente en la Eurocopa-2012 pero titular como '9' en este encuentro, tuvo una buena ocasión con un remate de cabeza de espaldas a la portería, a centro de Xavi Hernández.

David Silva, con un duro disparo desde la frontal que dio en el palo en el 28, tuvo otra gran ocasión, pero la mejor de la primera mitad la tuvo de nuevo Soldado, en un mano a mano ante el meta Giorgi Loria (45).

En la segunda mitad, los locales se permitieron incluso hacer temblar a España cuando un zurdazo de Aleksandr Amisulashvili (55) se estrelló en el palo de la portería defendida por Iker Casillas, hasta entonces sin apenas trabajo.

Premio a la búsqueda
El equipo de Vicente Del Bosque, fiel a su filosofía, no perdió la paciencia y siguió tocando una y otra vez a la búsqueda de su oportunidad, pero los minutos comenzaron a pasar y la situación fue complicándose por momentos.

Jordi Alba recibió el balón de Santi Cazorla en el 69, pero quedó escorado y su disparo se fue al lateral de la red de Loria, el héroe del partido, que poco después se retiró lesionado y fue sustituido por Roin Kvaskhvadze (73).

Del Bosque gastó su última bala dando entrada en el 80 a Cesc Fábregas por Álvaro Arbeloa, en un cambio que fue providencial. Cuando el partido parecía dirigirse a un preocupante 0-0 final, España sacó petróleo en una de sus últimos incursiones.

Pedro Rodríguez cedió para su compañero del Barça Cesc, que en el área envió por bajo, casi sin pensárselo, para la zona del punto penal, donde apareció Soldado para enviar directo la pelota a la red (86, 0-1).

"Imaginábamos un escenario de partido así, pero sí que nos faltó algo de llegado. Son tres puntos importantísimos, porque empatar hubiera sido dar un paso atrás", destacó Del Bosque.

España continuará su rumbo en las eliminatorias mundialistas el 12 de octubre ante Bielorrusia en Minsk y el 16 ante Francia en Madrid.