En los últimos días se han jugado una serie de amistosos por toda Asia, en los que los 10 últimos contendientes pretendían afinar la forma con vistas a la 4ª jornada de la última ronda de la fase de clasificación asiática para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™, que se disputa este martes 11 de septiembre.

Para los distintos seleccionadores, estos encuentros de preparación suponían una última oportunidad para calibrar las fuerzas de sus respectivos equipos y, dada la disparidad de resultados obtenidos, todo apunta a que su estado de ánimo a la hora de afrontar los inminentes y vitales partidos será muy diferente.

Inyección de moral para Australia
Un triunfo por 0-3 sobre Líbano era justo lo que necesitaba Australia antes de viajar a Jordania en busca de su primera victoria en esta ronda. Tras haber arrancado solamente dos empates que mantienen al equipo anclado en la 3ª posición del Grupo B, ese amistoso victorioso a domicilio seguramente dotará a los hombres de Holger Osieck de abundante inspiración y confianza para reenderezar el rumbo.

Tres semanas después de su decepcionante derrota en el amistoso ante Escocia (3-1), Osieck ensayó con una nueva pareja de medios centros, formada por Matt McKay y Mark Bresciano.

El cambio táctico surtió efecto de inmediato, ya que Bresciano intervino en el gol de Tim Cahill que abrió el marcador a los 20 minutos, antes de iniciar una jugada que condujo tres minutos después al segundo, obra de McKay. Archie Thompson, delantero de 33 años del Melbourne Victory, puso luego la guinda al pastel con un tanto de última hora.

“Matty [McKay] y Bresciano han trabajado bastante bien”, declaró Osieck, quien se apresuró a rendir homenaje a su dúo creativo de nuevo cuño. “Se han complementado bastante bien y han exhibido una magnífica percepción tácticamente, con muchos buenos detalles”.

Inspirado por la actuación de sus jugadores, el técnico alemán afirmó que este triunfo puede resultar muy útil a su equipo a la hora de visitar al colista del quinteto. “Probarnos aquí ha sido positivo para nosotros”, continuó, “porque las condiciones son similares. Líbano tiene un estilo de juego parecido, por lo que creo que ayuda a hacerse una idea de lo que podemos esperarnos en Jordania”.

También saldó sus preparativos con victoria Japón, que superó por la mínima a Emiratos Árabes Unidos (1-0) con un tanto de cabeza del delantero de ascendencia neerlandesa del Vitesse Arnhem, Mike Havenaar, en el minuto 69.

A pesar de alinear a figuras de la talla de Keisuke Honda y Shinji Kagawa, el nuevo fichaje del Manchester United, los Samuráis azules se mostraron a años luz del equipo que aplastó a Jordania por 6-0 y doblegó a Omán por 3-0 en sus dos primeros encuentros clasificatorios de la liguilla. Ese mediocre rendimiento suscitó la preocupación de su seleccionador, Alberto Zaccheroni, de cara al choque contra el segundo del grupo, Irak, el próximo martes en Saitama.

“Hoy hemos ofrecido aspectos tanto negativos como positivos”, observó el entrenador italiano. “El resultado era importante, pero igual de importante era calibrar en qué condiciones estamos antes del partido contra Irak. Era importante comprobar el estado de forma del equipo y de los jugadores”.  

Gris rendimiento de Irán
Irán, que dista dos puntos del líder del Grupo A, la República de Corea, espera consolidar su posición en el dúo cabecero del quinteto con una victoria en Líbano. Sin embargo, con su empate sin goles contra Jordania, el combinado iraní evidenció que deberá mejorar su puntería si quiere llevarse los tres puntos de Beirut.

Masoud Shojaei, que llevaba mucho tiempo ausente de la selección, fue la sorpresa en la alineación titular del amistoso en Ammán. El centrocampista de Osasuna sirvió un buen balón a Mohammad-Reza Khalatbari antes del descanso, pero el delantero del Sepahan remató al poste.

Karim Ansarifard también estuvo cerca de abrir el marcador y, en el tramo final del encuentro, la selección Melli a punto estuvo de pagar el haber perdonado a su rival, después de que Jordania desperdiciase una ocasión de oro para sentenciar el partido con un remate de cabeza.

Todavía más decepcionante fue el resultado de Qatar, que fue sorprendido por 2-1 frente a un Tayikistán que se encuentra 40 peldaños por debajo en la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola. Tras esa inesperada derrota, el seleccionador qatarí, Paulo Autuori, tendrá que replantearse muchas cosas con vistas al próximo compromiso de su equipo, que recibe a Uzbekistán en Doha el 16 de octubre.

El propio combinado de Asia central, bajo la dirección de su nuevo seleccionador Mirjalol Qosimov, puso el colofón a su preparación con un 3-0 a Kuwait, el viernes en Tashkent. El contundente triunfo supone una ansiada inyección de moral para los uzbekos, que el martes reciben a la República de Corea aspirando a mantener vivas sus esperanzas con un primer triunfo en la liguilla.

Por lo demás, un puñado de selecciones que quedaron apeadas en las rondas anteriores causaron una buena impresión en sus respectivos amistosos frente a rivales netamente favoritos, a pesar de su fracaso en la competición preliminar mundialista.

Muy en particular, Filipinas infligió un concluyente 0-2 a Singapur que supuso su primera victoria contra los Leones en cuatro décadas, mientras que China rozó la sorpresa ante Suecia, pero acabó perdiendo por 1-0 con un solitario gol de Johan Elmander. Arabia Saudí, en cambio, tuvo un partido para olvidar en España, del que se llevó una inapelable ‘manita’ (5-0).