Este martes 11 de septiembre, México enfrentará a Costa Rica en lo que podría ser el partido definitivo para conseguir su pase al Hexagonal final de la CONCACAF. Con una victoria, los aztecas habrán amarrado el boleto matemáticamente y completado un pleno de cuatro triunfos en cuatro partidos. Así, el país entero se prepara para un nuevo festejo en la grama del Estadio Azteca.

Pero el encuentro entre el Tri y los Ticos no sólo será importante por los puntos en juego, se tratará también de la consolidación en la selección absoluta de los jóvenes campeones del Torneo Olímpico Londres 2012. Siete medallistas dorados fueron convocados por José Manuel de la Torre y tres de ellos, Javier Aquino, Marco Fabián y Carlos Salcido, hablaron en exclusiva para FIFA.com para describir sus emociones cuando se acerca la hora de la verdad.

Con poca experiencia y sin complejo alguno
Javier Aquino fue la gran sorpresa de De la Torre en el partido que los Aztecas ganaron ante los Ticos en San José el pasado viernes (0-2). El pequeño extremo derecho correspondió con creces a la confianza del técnico con una buena actuación, y analizó la diferencia que existe entre lo que vivió en Londres hace unos meses y lo experimentado en una de las sedes más complicadas de Centroamérica.

“Traté de aprovechar mi oportunidad al 100% y me siento muy satisfecho”, reveló con entusiasmo el jugador de Cruz Azul, para después profundizar: “Son circunstancias muy distintas, en las Olimpiadas quizá había más en juego y en Costa Rica el ambiente era más complicado. Pero ya lo esperaba así, me imaginaba que la eliminatoria se jugaba con más pasión, y eso fue lo que sucedió. De cualquier modo, los jóvenes llevamos un buen proceso así que no nos costó la adaptación”.

Su compañero Marco Fabián, quien fue una de las figuras del Tri en Londres e ingresó en la recta final del encuentro en San José, también analizó las diferencias entre los dos escenarios. “Quizá sí es más complicado jugar una eliminatoria con la selección mayor, porque sabes que no te puedes equivocar. La presión existe en las dos categorías, pero aquí te queda claro que estás representando a todo el país en un ambiente hostil”.

El jugador de Chivas consideró que la adaptación se hizo más fácil gracias al apoyo de los jugadores de más experiencia. “Éramos muchos jóvenes, pero teníamos al lado a (Carlos) Salcido, (Jesús) Corona y (Oribe) Peralta, que ya nos habían acompañado a Londres como refuerzos, y eso nos ayudó a entrar más fácilmente al grupo, la verdad es que la experiencia fue muy positiva”.

Un futuro promisorio
El propio Salcido coincidió con el análisis de sus noveles compañeros y aventuró una explicación para su efectiva adaptación. “Me gustó mucho cómo jugaron, con presencia y personalidad. La clave es que pese a su edad, tienen un largo camino recorrido. Saben lo que es jugar competencias de alto nivel, y pueden demostrarlo en la cancha. A nosotros, los de experiencia, nos da gusto ver que las nuevas generaciones tengan esa capacidad y nos obliga a sacar lo mejor de nosotros también”.

Aquino estuvo de acuerdo con la evaluación del defensor, pero trata de llevar las cosas con calma. “Es un proceso, nuestra idea es tratar de aprovechar cada minuto, cada partido. No podemos llegar a exigir nada, por buenos que hayan sido los resultados en selecciones menores. Los jóvenes tenemos hambre de trascender y de ganarnos un lugar pero, sobre todo, de aprender de los compañeros que llevan más tiempo en el equipo”.

En ese sentido, todos están de acuerdo en que la continuidad de esta nueva generación Tricolor depende de los resultados, y el primer paso será conseguir la victoria en el Estadio Azteca y amarrar ese lugar en la ronda clasificatoria final rumbo a Brasil 2014. “Estamos conscientes de que será complicado”, afirmó un concentrado Marco Fabián, antes de finalizar con una nota de confianza. “Pero hemos pasado por otras situaciones difíciles y salido adelante. El talento existe, lo único que nos queda es trabajar y reflejarlo con un triunfo en el Estadio Azteca”.