En la competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA 2014™, Tanzania comparte uno de los grupos más difíciles con Costa de Marfil, el equipo que ocupa el primer puesto de la clasificación africana, y con Marruecos, participante en cuatro fases finales de la competición. Aunque los tanzanos nunca han conseguido clasificarse, ni siquiera han estado a las puertas, no se han arrugado al principio de esta campaña y, tras dos jornadas disputadas, siguen muy metidos en la competición.

Kim Poulsen, un danés de 43 años, sustituyó a principios de este año a su compatriota Jan Borge Poulsen en el banquillo de la selección de Tanzania. Ex entrenador del AC Horsens y del Viborg FF, había trabajado ya en el extranjero, concretamente en Singapur, pero ésta es la primera vez que ocupa un puesto de este calibre en el fútbol internacional. El seleccionador ha concedido una entrevista en exclusiva a FIFA.com, en la que comenta sus impresiones y sus planes para el futuro.

¿Está satisfecho con el trabajo de Tanzania en junio, en sus dos primeros partidos de clasificación?
Sí. Nos enfrentamos a domicilio a Costa de Marfil con un equipo renovado y muy joven y, aunque perdimos, hicimos un buen trabajo. Luego, en casa, derrotamos a Gambia, y creo que el equipo jugó muy bien y repitió la buena actuación que había ofrecido en el primer partido. La victoria fue muy importante para los jugadores. Nos hemos aupado a la segunda posición del grupo con una victoria y una derrota, y podemos estar contentos. Lógicamente, sabemos que nuestro próximo rival, Marruecos, nos pondrá las cosas muy difíciles, pero con este combinado tan joven hemos empezado un nuevo camino y confiamos en alcanzar cumbres más altas.

¿Diría que es un equipo prometedor?
Dimos entrada a muchos jóvenes en la selección, y pasamos un mes largo juntos porque tuvimos un amistoso contra Malaui antes de desplazarnos a Costa de Marfil. Luego jugamos contra Gambia y por último contra Mozambique [en los clasificatorios para la Copa Africana de Naciones 2013]. Conseguimos empatar con Mozambique por primera vez, pero lamentablemente perdimos a los penales. Sin embargo, el equipo me demostró un gran rendimiento y una gran capacidad. Si disponemos de tiempo suficiente para preparar a los jugadores, podremos entrar en una nueva era.

Perder ante Mozambique habrá supuesto un buen revés, pero parece que ahora tendrá bastante tiempo para prepararse, porque su próximo clasificatorio para la Copa Mundial de la FIFA, en Dar es Salaam contra Marruecos, está programado para marzo…
Claro que fue decepcionante, pero ya sabemos que, cuando un empate tiene que resolverse en tanda de penales, todo depende de la suerte. Perdimos en el noveno lanzamiento. Teníamos una oportunidad excelente de meternos en la fase final de la Copa de Naciones. Se trata de un calendario de clasificación muy corto y, lógicamente, habría sido fantástico pasar a la última ronda. Pero así es el fútbol. El 14 de noviembre entablaremos un amistoso, y luego iremos a la Copa Challenge de la CECAFA, que se disputará en Uganda desde el 24 de noviembre hasta mediados de diciembre. Por lo tanto, pasaremos mucho tiempo juntos. Es una preparación muy buena.

¿Considera una ventaja que casi la mitad de los jugadores de la selección de Tanzania estén afincados en el propio país?
Creo que tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Por un lado, si tienes jugadores en el extranjero y en una liga muy importante, está claro que algo de todo eso aportan a la selección nacional cuando regresan. El partido contra Costa de Marfil parecía más bien una familia de Tanzania contra la Premier League inglesa. Y, claro, se nota la calidad y se aprecia la ventaja que puede suponer. Sin embargo, si tus jugadores afincados en Europa juegan en divisiones menores, la historia ya cambia. Tanzania no tiene futbolistas en ninguno de los grandes clubes de las principales ligas europeas. Opino que, si convocamos a jugadores del extranjero, deben estar al nivel adecuado para contribuir al equipo de la forma más positiva. Contamos con unos cuantos hombres en otras ligas africanas, a los que podemos convocar. Se puede valorar de las dos maneras.

¿Qué aspiraciones se ha fijado con las Estrellas de Taifa?
Mi sueño, que comparto con los jugadores, es llegar a la fase final de la próxima Copa de Naciones en 2015. Tanzania no ha conseguido nada parecido en muchísimos años. Es muy ambicioso, pero creo que realista si trabajamos correctamente dentro y fuera de los terrenos de juego. Para mí tienen mucha importancia las ganas de ganar, pero el deseo de estar bien preparado es también básico. Éste es el lema con el que quiero trabajar. A veces se tienen sueños, pero también se cree que basta con montar un equipo unas semanas antes de un partido para ganar. No. Las ganas de triunfar son muy importantes, pero la voluntad y el deseo de prepararse bien resulta fundamental. También hemos empezado un amplio programa de formación con los combinados sub-17 y sub-20, nos entrenamos habitualmente con ellos y estamos logrando que crezcan más todavía. Ya hemos ascendido a algunos jugadores de la sub-20 a la absoluta. Si consiguiéramos la clasificación, sería una gran gesta para este país.