Francia encadenó la segunda victoria consecutiva en su camino hacia la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™, lograda en un eficaz segundo tiempo ante un débil combinado bielorruso (3-1) que puso algo de emoción en la recta final del encuentro tras marcar el primer tanto a los bleus desde que los dirige Didier Deschamps.

La victoria salió de las botas de Franck Ribéry, que dio las asistencias de los goles de Capoue y Jallet y marcó el tercero a pase de Benzema.

Con este triunfo, el primero conseguido por Francia ante Bielorrusia, los galos lideran el grupo, porque ya se impusieron en la primera jornada en Finlandia.

Los bleus lograron el triunfo pero no entusiasmaron al público que se dio cita en las gradas del Estadio de Francia, que registró la quinta peor entrada desde que acoge a la selección, de apenas 50.000 espectadores.

La asignatura pendiente del nuevo seleccionador, además de ganar partidos, pasa por devolver la ilusión a una afición que ha perdido la fe en su equipo nacional.

En el primer tiempo no fue en ese sentido Francia no logró crear demasiadas ocasiones ante una Bielorrusia que se limitó a defenderse.

Las ocasiones más claras las tuvieron Giroud, que pudo marcar de cabeza en el minuto 13, y Sakho, cuyo testarazo sacó en línea de gol el guardameta visitante en el minuto 38.

Ribéry, decisivo
Pese a contar con Benzema y Giroud en la punta de ataque, los goles de Francia, ya en el segundo tiempo, fueron obra de los centrocampistas.

Capoue marcó en el 49 su primer tanto internacional en una jugada de Ribery al área. El gol dio la tranquilidad al equipo francés pero no trajo el buen juego, aunque en la segunda parte los galos hicieron prueba de una gran eficacia.

En el 68 Jallet también se estrenó como goleador bleu al marcar en un centro chut tras recibir el balón de Ribéry.

Francia se relajó y Bielorrusia pudo estirarse un poco. En una de sus escasos acercamientos al área de Lloris, Yanga-Mbiwa hizo penalti. Kornilenko lo lanzó, Lloris lo detuvo y Putilo aprovechó el rechace para remachar el tanto.

El defensa francés del Montpellier vio, además, una tarjeta amarilla que, sumada a la que le mostraron en Finlandia, le descarta para el próximo encuentro contra España.

Aún tuvo aliento Francia para dar un último arreón de las piernas de Ribéry, que consiguió marcar a pase de Benzema.

Francia obtuvo los 3 puntos, pero demostró que todavía le queda terreno por delante para entusiasmar a su grada.