El 2012 fue un año inmejorable para México. El Tri celebró en casi todos los lugares donde se presentó. Su principal triunfo fue, sin duda, la medalla de oro conseguida por la selección Sub-23 en el Torneo Olímpico de Fútbol Londres 2012, pero también la categoría absoluta tuvo razones para la alegría al clasificar invicta al Hexagonal final de la CONCACAF rumbo a la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™.

Todas estas hazañas tuvieron a un protagonista en común: Giovani dos Santos. El prodigio del Mallorca español no se cansó de festejar con su selección el año pasado y ahora está listo para volver a hacerlo en los próximos doce meses. Con el debut de la ronda clasificatoria ante Jamaica en puerta y la Copa FIFA Confederaciones Brasil 2013 en el horizonte, Gio se sinceró en exclusiva ante el micrófono de FIFA.com.

Mantener el buen paso
El joven delantero lo ha ganado casi todo en su selección; sin embargo, su trayectoria en el ámbito de clubes ha sido más irregular. Después de pasar cuatro años y disfrutar de muy pocos minutos en el Tottenham inglés, ahora trata de resurgir con el Mallorca español, donde, aunque el equipo no está en su mejor momento, goza de la confianza absoluta tanto del técnico como de sus compañeros.

“Estoy bastante contento en el plano individual”, confiesa el mexicano, para después proseguir, “estoy consiguiendo los minutos y la regularidad que necesitaba. Me estoy sintiendo cada vez mejor tanto física como futbolísticamente, y espero seguir en esta línea y mejorar. Sin embargo, a nivel colectivo sólo puedo sentirme preocupado y triste. Siempre será complicado verse en posiciones de descenso. Hay que trabajar, entrenar duro y cambiar la dinámica en la que estamos ahora en los partidos”, reflexiona.

Una vez analizado el tema Mallorca, Giovani se sumerge en el presente y futuro inmediato del Tricolor. “Tenemos una muy buena generación de jugadores, que está teniendo éxito en todos los lugares donde se presenta. Ahora jugamos nuestro primer partido del Hexagonal y estamos con toda la confianza. Esperamos conseguir el triunfo y que eso dicte la tónica para lo que sigue, creo que tenemos todo para que sea un gran año”.

Pese a su juventud, dos Santos es ya uno de los jugadores más importantes de su selección. Campeón Mundial Sub-17, oro olímpico y figura en Sudáfrica 2010, sabe que deberá estar a su máximo nivel para ayudar al Tri a conseguir sus objetivos. “Es verdad que a mi corta edad ya llevo varias convocatorias y un buen rodaje con la selección. Para mí ha sido un orgullo vestir la camiseta verde, estoy muy feliz en ese sentido y ojalá que puedan llegar más triunfos”, asegura el delantero de 23 años.

Varias generaciones entrelazadas
El primer éxito de Giovani llegó en la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Perú 2005, donde México se coronó campeón. Para el delantero, el resultado marcó una bisagra para el fútbol azteca. “Sin lugar a dudas, porque empezamos a darnos cuenta de que podíamos ganarle a cualquiera”, recuerda con nostalgia y alegría: “Éramos unos niños que competimos sin complejos contra las mejores selecciones del mundo. Y así, de alguna manera, abrimos la puerta hacia el éxito que se ha conseguido desde entonces”.

Un éxito que ha permitido que el actual Tricolor se nutra de jugadores que han triunfado en distintas categorías menores. Para Gio, esa es la clave de los buenos resultados obtenidos en los últimos meses. “La competencia interna es mucho más fuerte y eso es muy bueno para la selección. Tenemos jugadores que saben lo que es ganar y cada vez más talentosos”.

Y si bien el primer compromiso se llama Jamaica, en el horizonte se asoma el próximo gran reto para México, la Copa FIFA Confederaciones Brasil 2013, y la confianza está a tope. “Hace unos días, nuestro entrenador (José Manuel de la Torre) dijo que el objetivo de México era ganar el torneo y estoy totalmente de acuerdo. Vamos a ir con toda la seriedad y con toda la ambición para hacer un gran papel, aunque primero hay que enfocarnos en los compromisos que tenemos en puerta, claro”, apunta.

Así, la mesa está puesta y Giovani está listo para empezar el banquete. El primer plato se llama Jamaica y el delantero mexicano sabe que hay que ir bocado a bocado. “Tenemos que estar listos para todos los compromisos, porque ninguno está ganado de antemano. Este partido es nuestro primer paso en el camino rumbo a Brasil, y estamos convencidos de que, si mantenemos la seriedad y la concentración, vamos a seguir por el camino correcto”, remata.