Costa Rica tiene ganas de revancha. Tras participar en dos Copas Mundiales de la FIFA consecutivas en 2002 y 2006, la Tricolor no logró boleto para Sudáfrica 2010, cayendo en una dramática repesca ante Uruguay. Desde ese entonces, sus jugadores han esperado el momento de rectificar el camino y volver al máximo escenario del fútbol mundial.

Ese momento al fin ha llegado. El próximo 6 de febrero, los ahora dirigidos por Jorge Luis Pinto comenzarán la última etapa del clasificatorio rumbo a Brasil 2014™, enfrentando a sus vecinos panameños en la capital canalera. Con la emoción del bautizo a flor de labios, una de las figuras ticas, el portero del Levante español Keylor Navas, habló en exclusiva con FIFA.com.

Campeón centroamericano a la distancia
Unos días antes del comienzo del Hexagonal Final, Costa Rica cerró su preparación de la mejor manera posible, coronándose campeón de la Copa de la UNCAF tras vencer en la final su archirrival Honduras por 1-0. Aunque Navas no pudo participar del torneo por estar con su equipo en Europa, lo celebró por igual. “Es la prueba de que se están haciendo las cosas bien y eso me tiene muy contento, porque los resultados se están dando. Siempre tengo contacto con mis compañeros, y me dio mucha alegría el triunfo”.

Pese a perderse momentos como esos, para el guardameta no hay duda alguna que eligió el camino correcto cuando decidió viajar a España. “Jugar en Europa es importante, te ayuda a crecer. Son experiencias muy buenas que antes no se tenían en Costa Rica y que nos han permitido progresar mental y futbolísticamente. En mi caso, aunque no he sido titular en liga, he estado jugando en Europa League y en la Copa del Rey. Lo he hecho bien y también con la selección por lo que me siento muy tranquilo”, señala.

Gracias a esa experiencia, Navas se ha hecho un insustituible en la selección tica, con la que debutó en 2008. Titular en el proceso rumbo a Sudáfrica 2010, considera que, pese a no clasificar, la experiencia le será útil a él y a sus compañeros en la nueva aventura. “Siento mucha confianza cuando estoy con la selección. Son bastantes años que compartimos juntos. Nos conocemos perfectamente y eso nos permite tener un mejor rendimiento”, afirma el arquero.

Motivación y talento a fondo
Sin embargo, a Costa Rica le costó arrancar el proceso clasificatorio rumbo a Brasil 2014. Encuadrada en un difícil grupo con México y El Salvador, la Tricolor tuvo que recurrir a la épica y derrotar a sus rivales centroamericanos a domicilio para conseguir el paso. Navas cree que esos momentos difíciles han hecho aún más fuerte al equipo. “Yo siento que hemos ido creciendo porque sí nos costó un poco; no encontrábamos tanto nuestro juego pero ahora nos vamos sintiendo mucho mejor. Hemos disputado ya muchos partidos con este grupo, sabemos a lo que jugamos y eso nos servirá sin duda en el Hexagonal”.

La primera aduana se llama Panamá, uno de los equipos que más se ha desarrollado en la región y que no deberá ser tomado a la ligera por los costarricenses. “Tiene buenos futbolistas, que han mejorado mucho su nivel. Tenemos que ir ahí a no cometer errores, a no volvernos locos. A pesar de que un empate no sería lo ideal, siempre sacar puntos de visita va a ser importante. En todo caso, hay que tener claro que el partido no se gana en los primeros 10 o 20 minutos sino hasta el final. No debemos perder ni el estilo ni la calma”, considera Navas.

Un estilo que Costa Rica ha ido refinando a lo largo de estos dos años y que su portero define con toda claridad. “Somos una selección joven, que corre todo el partido y que pelea todos los balones. Cuando tenemos posesión nos gusta proponer el juego. Siempre tratamos de aprovechar los espacios que nos dejen por las bandas, tenemos jugadores rápidos y habilidosos para poder contragolpear”.

Para finalizar, Keylor Navas deja un mensaje de optimismo a la afición tica, que espera con ansias que ruede el balón en el Hexagonal. “Estamos con una mentalidad muy positiva, tenemos muchas ganas de clasificar al Mundial. Lamentablemente la eliminatoria anterior no tuvimos esa dicha, pero eso no hace más que duplicar la ilusión y nos da una concentración total para conseguir el objetivo”