No necesita grandes presentaciones. Basta decir que es el máximo exponente del fútbol venezolano para que de inmediato el nombre de Juan Arango ocupe la mente del aficionado. El volante defiende desde hace cuatro años los colores del Borussia Moenchengladbach en la Bundesliga alemana. Pero antes dejó una huella imborrable en el RCD Mallorca español, y en el fútbol mexicano, donde jugó con Monterrey, Pachuca y Puebla.

FIFA.com tuvo la oportunidad de reunirse con el capitán de la Vinotinto durante la concentración que organizó el seleccionador César Farías en Madrid recientemente. Venezuela, la única selección absoluta sudamericana que todavía no ha jugado una Copa Mundial de la FIFA, ocupa la cuarta posición en la tabla de clasificación de CONMEBOL para Brasil 2014 (ndlr: son cuatro los cupos directos)

Luego de casi 15 años siendo un fijo en el equipo nacional, Arango, es una de las voces más autorizadas para analizar el dulce momento que atraviesa el equipo. Estas son sus conclusiones:

Como veterano y capitán de la selección de Venezuela, ¿cómo ve este momento de auge de la Vinotinto?
Es cierto que Venezuela ha crecido bastante futbolísticamente en los últimos años y se está demostrando con resultados en esta eliminatoria. Sabemos que es un torneo complicado pero nuestro gran sueño es ir a un Mundial y poco a poco estamos avanzando en el camino correcto. Quedan siete partidos complicados, siete finales. Simplemente trabajamos para que se nos den los resultados apropiados

¿Donde cree que se dio el punto de inflexión para que Venezuela lograse ese despegue futbolístico?
Los que están trabajando con este grupo creían firmemente en las posibilidades tanto colectivas como en las capacidades individuales de los jugadores. Y poco a poco se ha logrado construir un grupo competitivo con esos factores.

Que tantos jugadores venezolanos jueguen en el extranjero también aporta…
Sí, obviamente. Hace 10 ó 12 años había muy pocos jugadores afuera del país y la liga no era para nada potente. Ahora los que estamos en la selección prácticamente todos jugamos afuera y eso es un plus importante dentro del grupo. Le da un impulso de calidad a la selección y hace que el grupo sea más competitivo

Usted conoce bien a Cesar Farías, que le hizo debutar como profesional con 17 años en la segunda divisón. ¿Qué le ha aportado a la selección?
Desde luego que le ha dado mucho a la selección desde que llegó. Pero hay que recordar que ya desde la época de (José Omar) Pastoriza, el equipo venía incrementando su calidad. Yo diría que desde 1999 el fútbol venezolano viene creciendo exponencialmente. Pastoriza era un entrenador que hacía hincapié en que el equipo se parara bien sobre el campo. Luego llegó Richard Páez que buscaba un buen trato de balón… Farías ha tomado lo mejor de esas dos etapas. Ha unido ambas directrices, lo que dejó Pastoriza, y lo que dejó Páez, y él sigue sumando. Y sobre todo, está haciendo un gran trabajo al buscar e incorporar talentos jóvenes.

Un proceso largo pero sólido …
El proceso se está consolidando por el buen camino. Se están dando los pasos correctos. Los resultados lo demuestran. Los jóvenes están respondiendo en campo, se esfuerzan mucho, y esperamos cumplir el objetivo que todos tenemos.

Ese crecimiento en calidad del equipo se ve apoyado por una afición que de unos años para acá enloquece con la camiseta vinotinto de fútbol, más allá del béisbol…
La verdad es que se nota mucho el apoyo popular, desde hace unos años el público nos viene apoyando muy fuerte y eso es importante también para los jugadores que lo notan sobre el campo y se siente más motivados si cabe.

Como veterano del grupo, ¿de qué se siente más orgulloso personalmente en todo este proceso?
Todavía no me siento orgulloso de nada. Me sentiré orgulloso si logramos clasificar al mundial, ahí sí, sería… ¡el hombre más feliz de la tierra! Pero por ahora hay que seguir trabajando para no salirnos del camino ni dar pasos en el falso en pos de ese objetivo que todos soñamos que es Brasil.

En ese camino a Brasil, se vienen Argentina y Colombia en las próximas fechas clasificatorias. ¿Cómo se ven esos envites?
Va a ser complicado porque dos de las selecciones que andan mejor ahora en nuestra zona: dos partidos difíciles pero si queremos estar en Brasil tenemos que sacar buenos resultados en todos lados.
Tanto Argentina como Colombia han demostrado ser muy fuertes, ganando sus partidos últimamente. Tanto ofensiva como defensivamente son equipos muy potentes. Pero nosotros también tenemos nuestras armas y vamos a tratar de sacarles buenos resultados

Por último, ¿como se siente en el fútbol alemán?
Me ha ido bastante bien. Llevo dos temporadas jugando bastante bien y no me quejo. El primer año se me complicó un poco pero me he acostumbrado. El idioma ya lo entiendo, pero hablarlo es muy complicado. Y la temperatura a uno se lo pone difícil, pero ahí vamos acostumbrándonos.

¿Le gustaría probar alguna otra liga?
(risa) El futbol da muchas vueltas, vamos a ver qué pasa