La selección de Honduras inició con buen pie el hexagonal final de las eliminatorias de la CONCACAF para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ al vencer por 2-1 a la de Estados Unidos, que terminó exhausta en la cancha del Estadio Olímpico Metropolitano, de San Pedro Sula (norte).

Los locales salieron jugando más al ataque que la visita, que más parecía dosificar energías ante el inclemente sol que tenía el termómetro arriba de los 30 grados centígrados al iniciar el partido.

Los defensas de la selección estadounidense jugaban en línea, dejando en múltiples ocasiones en posición prohibida a los atacantes hondureños.

Los centrocampistas hondureños Roger Espinoza y Luis Garrido recuperaban balones y filtraban por las bandas y el centro, por donde corrían Carlo Costly y Jerry Bengtson, sus dos compañeros en punta.

Estados Unidos jugaba fiel a su manual, ordenado y buscando hacer daño al contragolpe, de lo que supo sacar provecho, pues en el segundo ataque se ponía en ventaja con gol de Clint Dempsey, al minuto 35.

Honduras seguía buscando romper la defensa de Estados Unidos y, a los 38 minutos, empató con una espectacular 'chilena' de Juan Carlos García, quien remató de espaldas al marco rival un centro desde la derecha de Víctor Bernárdez.

En el segundo tiempo, el guión casi era copia fiel del primero, con Honduras jugando más tiempo en terreno de su rival, que evidenciaba cansancio, lo que obligó a su entrenador, el alemán Juergen Klinsmann, a hacer tres cambios entre los minutos 56 y 66.

Más resistencia física
Los hondureños, que mostraban más resistencia física, eran imprecisos en los pases finales, desaprovechando varias ocasiones de peligro en el área de Estados Unidos.

Pero en una escapada de Oscar García, tras recibir una pelota de profundidad, burló a un defensa y centró para que llegara a rematar Jerry Bengtson y pusiera el 2-1 definitivo del partido en el minuto 78.

Los últimos minutos fueron de mayor dominio de Honduras, que por ratos se dedicaba solamente a tocar la pelota ante los exhaustos jugadores de Estados Unidos.

El partido fue el primero del hexagonal por el circuito de CONCACAF, que da tres cupos directos a Brasil 2014 y el cuarto disputará una repesca ante el campeón de Oceanía.