La XI edición de la Copa Mundial de la FIFA™ se celebró en 1978, y la selección anfitriona, Argentina, terminó conquistando su primer título mundial.

La gran estrella de la competición fue Mario Kempes, cuyos seis goles, incluidos dos en la gran final, le valieron la Bota de Oro al máximo anotador del certamen.

En toda la historia de la Copa Mundial, tan sólo otro argentino ha ganado este premio, y no es Diego Maradona. El honor pertenece a Guillermo Stábile, autor de ocho goles en cuatro partidos de la edición inaugural, en 1930. Curiosamente, sin embargo, a pesar de su gesta, nunca más volvió a ser convocado para la selección nacional de su país.