Las 40 selecciones asiáticas aún en la carrera hacia la Copa Mundial de la FIFA 2018™ ya conocen a sus rivales para la segunda ronda, y FIFA.com ha querido saber de primera mano su parecer. ¿Les ha sonreído la suerte?

Entre los 4 representantes del continente más poblado del planeta en el mundial de Brasil –Australia, Japón, la República de Corea e Irán-, la sensación general es positiva. El seleccionador de los socceroos, Ange Postecoglou, tiene aún fresco en el recuerdo el reciente título continental conquistado por los suyos, y se muestra optimista. Australia buscará adjudicarse una liguilla en la que tendrá como rivales a Jordania, Kirguistán, Tayikistán y Bangladesh. “En los últimos 18 meses, tenemos a mucha honra haber sido lo mejor que podemos ser dentro y fuera de la cancha”, señala el técnico de los Socceroos. “Nos esperan algunos retos logísticos y futbolísticos [en este grupo], pero vamos a seguir esforzándonos para estar listos para cualquier desafío que surja”.

Prudente alegría entre los grandes del continente
De hecho, más allá del objetivo de pasar a la siguiente ronda de las eliminatorias, Postecoglou considera esta segunda fase como una oportunidad para evaluar la situación de un equipo en transición. “Nos quedan otros ocho partidos internacionales para que el núcleo del equipo siga acumulando experiencia”, señala refiriéndose a la liguilla. “Vamos a dar oportunidades a jugadores más jóvenes, para dotarnos de un plantel más amplio”.

Por su parte, el entrenador de la República de Corea, Uli Stielike, contempla igualmente unas perspectivas favorables para su equipo, que se medirá con Kuwait, el Líbano, Myanmar y Laos. “El sorteo ha sido relativamente bueno para nosotros”, afirma. “Pero tenemos que respetar a los rivales y tomarlos muy en serio, porque en los clasificatorios no hay adversarios fáciles”.

De hecho, Kuwait y el Líbano son ya viejos conocidos para la República de Corea, que se enfrentó a los dos conjuntos del oeste de Asia rumbo a Brasil 2014. “En la última Copa Asiática ya le ganamos 1-0 a Kuwait, así que querrá desquitarse de esta derrota. El Líbano es un equipo físicamente muy fuerte, estaremos bien preparados para afrontar el encuentro”. Stielike no olvida que en los últimos clasificatorios mundialistas los libaneses fueron capaces de ganar 2-1 a los Guerreros Taeguk.

El flamante seleccionador de Japón, Vahid Halilhodzic, suspiró aliviado al saber que su equipo coincidiría con Siria, Afganistán, Singapur y Camboya. “Nos ha tocado un buen grupo, nuestros adversarios no tienen el mismo nivel que nosotros”, dijo el bosnio, quien condujo a Argelia a los octavos de final de Brasil 2014. “Queremos ganar todos los partidos y llegar a Rusia. No puedo decir que vaya a ser fácil ganar los de fuera de casa, pero tenemos que afrontarlos con confianza”.

Ganas de demostrar
En cuanto a la RP China, que no consiguió acceder a la última ronda clasificatoria de las tres últimas Copas Mundiales de la FIFA, el sorteo parece haberle sido favorable, lo que ha reforzado sus esperanzas de terminar entre los doce mejores. Todo apunta a que las Maldivas, Bután y Hong Kong no supondrán una seria amenaza para el país más poblado del globo, aunque Qatar sí preocupa a su seleccionador, Alain Perrin. “[Qatar] es un equipo que prefería que no me hubiese tocado”, reconoce el técnico, que dirigió a los sub-23 qataríes. “Ya conozco su fútbol. Creo que es el equipo más potente del segundo bombo”.

Y es que, además, Qatar puede presumir de haber sido verdugo de la RP China tanto en los clasificatorios a Francia 1998, como a Sudáfrica 2010. “Ahora volvemos a cruzarnos, y tenemos que hacer todo lo posible para ganarles”, subraya Perrin. “Hay que esforzarse por ganar los ocho partidos. Nuestra meta es estar en Rusia 2018, así que tenemos que prepararnos”.

Jordania hizo historia en su anterior campaña, la de Brasil 2014, al situarse entre los diez mejores y registrar victorias de prestigio como el triunfo por 2-1 ante Australia. No cabe duda de que la historia reciente dará a Ahmed Abdel-Qader y a sus discípulos la confianza necesaria para intentar repetir contra los Socceroos. “Creo que tenemos bastantes posibilidades de clasificarnos”, explica el seleccionador jordano. “La prueba son los anteriores encuentros [ante Australia]”.

También pretende mejorar actuaciones anteriores el capitán del Líbano, Roda Antar, quien confía en que su equipo sea un serio obstáculo para la República de Corea. “No lo tendremos fácil”, ha declarado a FIFA.com. “Pero no hay nada imposible, no hay que olvidar que ya ganamos a los coreanos. Tenemos que salir con todo para ganar el primer partido. Eso puede darnos una inyección de moral”.

Emiratos Árabes Unidos, por su parte, está considerado uno de los favoritos para sellar el pasaporte para Rusia 2018 después de su impresionante trayectoria en la Copa Asiática, en la que llegó a semifinales. Sin embargo, a pesar de las crecientes expectativas, su seleccionador, Mahdi Ali, advierte ya del peligro que representa Arabia Saudí, presente en su grupo. “La competición va a ser muy dura”, avisa. “Arabia Saudí nos planteará problemas. Estos partidos van a ayudarnos a construir el equipo, así podremos alcanzar nuestro objetivo de la clasificación para el Mundial”.

E incluso las selecciones más modestas quieren demostrar que no están para ejercer de simples comparsas. Esta campaña también sirve de fase previa de la Copa Asiática –los que clasifiquen para la siguiente ronda de las eliminatorias obtendrán además su billete a la cita continental-, y el entrenador de la India, Stephen Constantine, es consciente de que él y los suyos tienen mucho a lo que aspirar aunque se midan a Irán y Omán. “El sorteo ha sido complicado”, analiza el técnico inglés. “No hay ni que explicar cuáles son las virtudes de los dos principales rivales. Y también sé perfectamente las dificultades que entrañará jugar contra Turkmenistán y Guam, que han registrado bastantes progresos. Pero siempre es positivo estar aquí, y haremos todo lo posible para conseguir buenos resultados”.