África, primer continente en salir a escena en el sorteo preliminar de Rusia 2018, ya sabe cuál es el camino que le espera hasta la próxima Copa Mundial de la FIFA™. Los cinco participantes en la última edición son quienes mejor conocen este trayecto, y más aún si tenemos en cuenta que son los mismos que se habían impuesto en la competición preliminar de Sudáfrica 2010.

Forman parte de las 13 selecciones clasificadas directamente para la segunda ronda, que se medirán, partiendo como favoritas, con los 13 ganadores de la primera después de que esta se dispute, con eliminatorias de ida y vuelta, los días 5 y 13 de octubre de 2015. 

El club de los cinco
Argelia
, que obligó a emplearse a fondo a Alemania en octavos de final de la cita brasileña, se enfrentará con el vencedor del Tanzania-Malaui. Los Fennecs se esforzarán por hacer valer su principal baza, la imbatibilidad como locales que les abrió las puertas de cuatro participaciones, en 2010 y 2014 y, anteriormente, en 1982 y 1986.

Nigeria, por su parte, se cruzará o bien con Yibuti, el equipo más débil de la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola, o con Suazilandia. Las Súper Águilas, que también superaron la primera fase en Brasil 2014, están en pleno periodo de reconstrucción, tras la marcha de Stephen Keshi, el técnico artífice del título continental de 2013, y la llegada de Sunday Oliseh. La antigua gloria de la selección medallista de oro olímpica en 1996 se fija como meta conducir a su país a una sexta participación en el Mundial. Al igual que Argelia, Nigeria es una fortaleza inexpugnable en casa, donde se mantiene invicta desde el 10 de octubre de 1981 en los clasificatorios mundialistas. 

¡Y qué decir de Camerún! El último equipo que consiguió llevarse una victoria de la guarida de los Leones Indomables es el Congo, el 31 de octubre de 1976. Y fue la mano de Samuel Eto'o, asistente de este sorteo preliminar, la que decidió su destino. El ariete, autor de 18 goles en encuentros de clasificación, se ha retirado de la selección, pero ha vuelto a influir una vez más en la trayectoria del combinado nacional al designar como adversario de sus compatriotas al vencedor del duelo Somalia-Níger. La joven generación camerunesa tendrá que mostrarse digna de este glorioso predecesor si quiere aspirar a una octava participación en el Mundial e intentar borrar su deslucido desempeño de Brasil 2014.

Costa de Marfil también estuvo entre los decepcionados de la primera fase del Mundial pasado, pero se repuso magníficamente de la marcha de Didier Drogba, al adjudicarse la Copa Africana de Naciones 2015. Ahora se verá las caras con Liberia o con Guinea-Bissau en su primera etapa hacia una cuarta clasificación consecutiva para un Mundial, en el que los Elefantes nunca han alcanzado la segunda ronda.

Ghana también quiere una cuarta participación consecutiva, y su primer rival será el ganador del Comoras-Lesotho. Las Estrellas Negras, que fueron el equipo más joven presente en Brasil, tendrán que demostrar que su actuación gris en tierras sudamericanas les sirvió para adquirir madurez. 

El club de los mundialistas
Entre estos 13 cabezas de serie que jugarán contra los equipos que superen la primera ronda hay otras cuatro naciones que ya han participado en la Copa Mundial de la FIFA: Túnez (1978, 1998, 2002, 2006), Egipto (1934, 1990), Senegal (2002) y la RD del Congo (1974). 

En cuanto a los demás, las cosas serias empezarán ya con choques entre equipos directamente clasificados para la segunda ronda. Marruecos cuenta con cuatro participaciones en el Mundial, aunque la última se remonta a 1998. El primer obstáculo en su periplo hacia Rusia es Guinea Ecuatorial, uno de los valores en alza de África, como demostró la cuarta posición obtenida en la Copa Africana de Naciones 2015, que organizó.

El otro gran duelo de la segunda ronda es el único entre dos mundialistas que nos ha deparado este sorteo preliminar. Angola, que estuvo en el torneo de 2006, se enfrenta a uno de los pesos pesados del continente, Sudáfrica, que tiene tres participaciones en su historial, en 1998, 2002 y 2010, esta última como país organizador. Así pues, los angoleños no son favoritos, pero demostraron en el pasado ser un oponente temible en casa, ya que su última derrota en campo propio en la competición preliminar mundialista se produjo el 25 de junio de 1989.