Para muchos jugadores asiáticos, el solo hecho de medirse a una potencia mundial como el Manchester United sería una experiencia inolvidable. Pero el centrocampista hongkonés Lam Ka Wai puede preciarse además de haberles marcado un golazo a los Red Devils.

Ocurrió el 29 de julio de 2013. El United ganaba por cuatro goles en su visita al Kitchee al cabo de 53 minutos, en lo que parecía un amistoso muy desequilibrado. El partido parecía habérsele escapado al conjunto local; e incluso los aficionados que llenaban el Estadio de Hong Kong, empezaron a corear las jugadas de las estrellas visitantes.

Fue entonces cuando Lam Ka Wai dio un paso al frente. El segundo capitán del campeón hongkonés se deshizo de Michael Carrick y enganchó un disparo de rosca desde la frontal. El portero del filial del Manchester United, Ben Amos, llegó a tocar el balón con los dedos, pero no pudo evitar que se colase por la escuadra izquierda. Minutos más tarde, Lam habilitaba a Alex con un perfecto pase al hueco, para que su compañero redujese la desventaja a la mitad.

El encuentro acabó con un 5-2 para el Manchester United, pero el Kitchee se ganó el respeto de sus rivales. “El Kitchee tiene jugadores muy buenos. Nos han creado problemas”, comentaba tras el partido el entonces técnico de los Red Devils, David Moyes, aparentemente impresionado por Lam y compañía.

“Ha sido uno de mis mejores goles”, admite el treintañero Lam, recordando aquel memorable amistoso. “Los aficionados y los medios de comunicación se concentraron en debatir sobre la forma en que marqué, pero yo pienso que podía atribuirse más a mi confianza y mentalidad que a mi técnica. El coraje es lo más importante cuando te enfrentas a estrellas de talla mundial”, explica en su conversación con FIFA.com.

Progresión con su club 
El pequeño mediapunta, famoso por sus buenos pases y su técnica en los disparos, está considerado desde hace tiempo como uno de los mejores jugadores que ha producido Hong Kong en los últimos años. Tras formarse en la cantera del Yee Hope FC, Lam fue fichado por el Hong Kong Rangers en 2002,cuando todavía era un adolescente, pero es en el Kitchee donde se ha labrado un nombre.

Desde que recaló en el grande nacional en 2008, ha ganado 4 títulos ligueros y 1 copero. A escala continental, ayudó al Kitchee a pasar a la fase de eliminatorias en las tres últimas Copas de la AFC y, sobre todo, lo aupó hasta las semifinales en la pasada edición (ndlr: el mejor resultado para un equipo hongkonés desde que se estrenó la segunda competición asiática de clubes).

“El Kitchee ha avanzado mucho en los últimos años”, resalta Lam, que hace tres años obtuvo el premio al mejor futbolista de Hong Kong. “Nos hemos convertido en una potencia a tener muy en cuenta en la Copa de la AFC. Eso demuestra que vamos por el buen camino”.

Miras elevadas
Como internacional, el rendimiento de Lam es también sobresaliente. Acumula 8 goles en 33 partidos a lo largo de 10 años, lo que lo convierte en el máximo artillero de la actual plantilla de Hong Kong. El más reciente lo marcó en el último partido de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™, sellando así el triunfo por 2-0 sobre Maldivas con un lanzamiento de falta espléndidamente ejecutado.

“Mi ídolo es el astro español David Silva”, continúa el número 10 del Kitchee y de Hong Kong. “También están entre mis jugadores preferidos ex figuras de Hong Kong como Wu Kwok Hung, Cheung Sai Ho y Chiu Chung Man, en los cuales me he inspirado. No soy el mejor jugador hongkonés en cuanto a técnica individual, pero se me da bien leer el juego. Espero ayudar a mi selección con mis diez años de experiencia internacional”.  

De momento, Lam ya ha impulsado a su equipo a arrancar con dos victorias en el camino hacia Rusia 2018. Empezó firmando un gol de penal en la paliza por 7-0 a Bután, antes de sentenciar el triunfo sobre Maldivas que aupó a Hong Kong al liderato de un grupo que también incluye a la RP China y Qatar.

“Hemos empezado con buen pie. Pero en este grupo, China y Qatar son selecciones más fuertes que la nuestra. Aun así, tendremos nuestras opciones si obtenemos buenos resultados contra esos dos rivales en los siguientes partidos”, observa Lam, en referencia a los próximos compromisos clasificatorios de primeros de septiembre.

Hace tres décadas, Hong Kong sorprendió a la RP China con un 1-2 a domicilio en un crucial encuentro clasificatorio para México 1986, y pasó a la última ronda de la competición preliminar asiática en detrimento de su rival. Ahora, Lam procurará que se repita esa hazaña cuando ambas selecciones vuelvan a enfrentarse el próximo jueves en Shenzhen (China).

“Estoy deseando que llegue el encuentro”, concluye. “No tenemos nada que perder. Veremos todos los vídeos suyos que podamos. Sólo el trabajo duro puede prepararnos mejor frente a un rival tan complicado”.