Países Bajos

De Jong, y la hora de la nueva generación

(FIFA.com)
Luuk de Jong celebrates the goal from team mate Davy Propper of PSV during the group B UEFA Champions League match between PSV Eindhoven and CSKA Moscow.
© Getty Images

Para Luuk de Jong, el año 2015 ha quedado marcado por un éxito asombroso y una decepción inesperada.

El triunfo sorprendente se produjo con el PSV Eindhoven que se clasificó para la fase eliminatoria de la Liga de Campeones de la UEFA, a expensas del Manchester United. Igual de llamativo, pero en esta ocasión con signo negativo, fue la campaña europea de su selección nacional que desafió toda lógica.

¿Quién habría pensado que la ampliada Eurocopa 2016 se celebraría sin la presencia de Países Bajos? Sin embargo, ésta es la increíble realidad que le ha tocado vivir a un equipo que alcanzó el segundo y el tercer puesto en las dos últimas ediciones de la Copa Mundial de la FIFA y que se vio superado por República Checa, Islandia y Turquía en su grupo de clasificación para la cita francesa.

Pero toda crisis es una oportunidad. Así se lo plantea De Jong y la nueva generación de la Oranje decidida a resucitar a su equipo.

A sus 25 años, el delantero hace gala de un estado de forma impresionante y se ha convertido en un modelo de regularidad goleadora. El jugador arranca la segunda parte de la temporada como máximo goleador de la Eredivisie, con 14 tantos en 16 partidos de liga. Además, ha sido igual de prolífico durante la campaña del PSV en la Liga de Campeones (con goles contra el Wolfsburgo y el CSKA de Moscú), en la que los campeones de Holanda han ganado sus tres partidos de la fase de grupos.

Este rendimiento le está ayudando a reconstruir una reputación un tanto deteriorada por su decepcionante paso por el Borussia Monchengladbach y el Newcastle United. Por eso, De Jong se muestra muy optimista sobre el presente y el futuro en esta entrevista con FIFA.com.

Luuk, tras la clasificación para la segunda fase de la Liga de Campeones y la enorme cantidad de goles que ha marcado hasta la fecha, ¿diría que los resultados de esta temporada están superando sus expectativas?
No diría eso. Somos muy ambiciosos como equipo y alcanzar los octavos de final fue nuestro objetivo desde el principio, a pesar que sabíamos que no sería fácil. Lo mismo puedo decir de mi propio rendimiento. Hasta el momento, he vivido una temporada fantástica, pero me sentía muy bien antes de que empezara y ambicionaba marcar muchos goles y convertirme en una pieza fundamental del equipo. Tenía la sensación de que sería una buena temporada. Estaba en muy buena forma y me sentía muy seguro de mí mismo. Por supuesto, también me ha ayudado mucho el hecho de sentirme tan cómodo en el PSV. Siempre que te sientes a gusto contigo mismo, se refleja en tu juego.

¿Cuál ha sido el secreto para superar la fase de grupos de la Liga de Campeones?
Teníamos mucha fe en nosotros mismos, y nuestros resultados en casa han sido decisivos. Cuando ganas los partidos en casa, te regalas una oportunidad. El equipo ha jugado muy unido y hemos ofrecido actuaciones de gran madurez. Con el apoyo de nuestra afición, somos un equipo duro de pelar, y precisamente el factor campo resultará decisivo contra el Atlético de Madrid en la ida de octavos, que jugaremos en casa (ndlr: el 24 de febrero). Tenemos que conseguir encarrilar la eliminatoria ese día.

Después de haber pasado varios años en Alemania e Inglaterra, ¿se puede afirmar que fichar por el PSV le ha dado un nuevo empuje a su carrera?
He dado un gran paso. Es evidente que las cosas no estaban saliendo como yo quería ni en Alemania ni en Inglaterra. Todavía sigo decepcionado. Pero tuve la suerte de fichar por el PSV y de hacer una temporada muy buena. Ganamos el título y yo terminé segundo máximo goleador, por detrás de Memphis Depay (ndlr: entonces compañero de Jong en el PSV). Estoy disfrutando muchísimo desde el momento en el que llegué aquí.

Además, la carrera por el título de la Eredivisie está resultado realmente emocionante esta temporada. Muy pocos puntos separan a los tres primeros, ustedes, el Ajax y el Feyenoord. El Ajax lidera actualmente la tabla, pero ¿tienen la esperanza de desbancarlo en el transcurso de la campaña?
Tengo muy buenas sensaciones. Esta temporada hemos derrotado ya al Ajax y al Feyenoord, y sólo estamos segundos por haber dejado escapar tontamente unos cuantos puntos contra otros equipos. Pero siento que seguiremos haciéndonos cada vez más fuertes y que tenemos muchas posibilidades de volver a proclamarnos campeones este año.

Su excelente forma con el PSV lo ha llevado a formar parte asiduamente de la selección holandesa. Aunque no ha sido un gran año, ¿le satisface volver al combinado nacional?
Ese era uno de mis grandes objetivos cuando llegué al PSV, y estoy encantado de haberlo logrado. Sin embargo, los resultados no han sido excelentes, y todavía nos duele muchísimo no estar en la Eurocopa. Creo que seguirá doliéndonos hasta que se acabe el torneo y nos concentremos en el Mundial de Rusia.

Ahora que la generación que tan buenos resultados consiguió en 2010 y 2014 parece que se despide del fútbol internacional, ¿se ve usted a la altura para hacerse con las riendas de esta situación y revitalizar el equipo?
Lógicamente, hemos estado hablando de ello en la selección. El equipo que alcanzó la final del Mundial en 2010 está haciéndose viejo y a nosotros, los jugadores más jóvenes, nos corresponde dar un paso al frente y demostrar que nos merecemos ocupar sus puestos. Por supuesto, todavía quedan muy buenos jugadores de aquel grupo, pero es cierto que ha llegado la hora de que una nueva generación dé un paso al frente y saque el equipo adelante. Por encima de todo, tenemos que volver a ser un equipo. Damos lo mejor cuando conseguimos trabajar en bloque, como habrán visto también en el último Mundial, en el que quedamos terceros. Es muy importante, porque Holanda no es un país muy grande y tenemos que mantenernos siempre unidos. Nuestra nación produce siempre individualidades fantásticas, de manera que, si logramos trabajar como un bloque compacto, volveremos a alcanzar el nivel que todo el mundo espera de nosotros.

*Entonces, ¿cree que el hecho de no jugar como equipo fue el problema durante la fallida fase de clasificación par la Euro? *
No fue el único factor. Cuando las cosas salen mal no es por culpa de un solo elemento. Hubo también muchos otros problemas y fallos individuales en los partidos, que nos hicieron perder puntos. Pero errores como esos siempre pasan en el fútbol, y es entonces cuando debemos arroparnos los unos a los otros y ayudar al compañero que ha fallado. Ahí es donde debemos llegar de nuevo. Ser un equipo, luchar por los demás y confiar los unos en los otros dentro y fuera del terreno de juego, todo esto tiene muchísima importancia si buscas el éxito y ganar partidos.

*Ha mencionado que las cosas no salieron como usted deseaba en Alemania e Inglaterra. ¿Cree que no eligió bien los clubes? *
Antes de echarle la culpa a nada ni a nadie, primero me miro a mí mismo. La verdad es que quizás no estaba listo para dar esos pasos y no demostré lo suficiente. En Alemania dispuse solamente de una temporada, mi primera en el país, para darme a conocer, y después me lesioné. Quiero creer que, después de la lesión, estuve mucho mejor porque me aclimaté a la liga, pero no disfruté de más oportunidades de juego. Por eso mismo, porque me quedé fuera del primer equipo, me mudé a Newcastle, un club que siempre se había interesado por mí. Pero, pese a que me ilusionaba mucho trabajar para ellos, tuve que jugar en el centro del campo y, aunque soy jugador de equipo y siempre estoy contento con mi trabajo, creo que no pude demostrar mis cualidades en esa demarcación. Soy delantero y mis cualidades están en el área.

¿Por eso le va tan bien en el PSV, porque saben aprovechar al máximo sus virtudes?
Sin duda alguna. Supe que sería así cuando hablé por primera vez con el entrenador y por eso me vine para acá. También sabía qué tipo de jugadores tenía el club, pues había jugado con ellos en las categorías juveniles de la selección, y comprendí que iba a dar un gran paso adelante. Por suerte, esta vez me ha salido bien.

Su hermano mayor, Siem, está jugando actualmente en el Newcastle. ¿Le ha decepcionado no haber coincidido con él en el club inglés? Sus trayectorias profesionales en el fútbol de clubes jamás se han cruzado.
Los dos hemos soñado siempre con jugar en el mismo club, pero no ha sucedido todavía. El Newcastle decidió no renovar mi cesión; o sea que, si no ocurrió, no fue por elección propia. Pero venir al PSV me ha resultado perfecto. No puedo quejarme. Ojalá que Siem y yo tengamos esa oportunidad en el futuro.

A sus 25 años, es suficientemente joven como para volver a fichar por algún club inglés o de otra gran liga...
Es verdad, pero no me lo planteo en estos momentos. Si, en el futuro, creo que un club, el juego de su equipo y la forma en la que me usan son ideales para mí, podría ocurrir. Pero estoy muy feliz en el PSV y muy ilusionado con todo lo que está pasando aquí. Tenemos mucho por lo que luchar y grandes ambiciones.

Notas recomendadas

Copa Mundial de la FIFA™

'Mi primer...' con Luuk de Jong

06 may. 2014