El astro mundial del hockey sobre hielo Alexander Ovechkin acaba de ser nombrado embajador de la Copa Mundial de la FIFA 2018™. En una entrevista exclusiva con FIFA.com, el extremo de la selección rusa explica por qué el próximo Mundial de fútbol es importante para él como aficionado.

Asimismo, el capitán del Washington Capitals nos revela cuál es su posición preferida en un campo de fútbol y cómo conoció a Lionel Messi.

Alexander, su madre se colgó dos oros olímpicos en baloncesto, y su padre fue futbolista profesional. ¿Por qué eligió el hockey?
Nuestra familia no era de esas donde la gente tomara decisiones por mí. El destino quiso que me convirtiese en jugador de hockey. Mi madre nunca me impuso que jugase al baloncesto. Mi padre jugaba al fútbol en el Dinamo de Moscú, pero sufrió una lesión que le obligó a concluir su carrera. Él tampoco me dijo nunca que tenía que jugar al fútbol. Cuando era pequeño, practicaba constantemente todo tipo de deportes en el patio: fútbol, baloncesto y hockey, por ejemplo. Sin embargo, cuando llegó el momento de elegir, me decidí por el hockey.

El fútbol es el deporte número uno en Rusia. ¿Por qué entonces los jugadores rusos de hockey han tenido históricamente mucho más éxito que sus futbolistas?
Nunca he dudado que tenemos chicos con talento y competentes que podrían traer éxitos a la selección nacional de fútbol. Simplemente, en el hockey los jugadores jóvenes tienen más opciones donde poder entrenar y jugar.

¿Es Rusia 2018 una oportunidad para llevar el balompié ruso a una nueva dimensión, o para que los actuales jugadores demuestren lo que atesoran?
Rusia necesita crear escuelas de fútbol y academias para que nuestros jóvenes puedan crecer sin distraerse con todas esas cosas malas que son tan fáciles de encontrar en la calle. El país tiene que actuar de forma competente y con cabeza. El Mundial de 2018 ayudará a atraer más aún la atención hacia el fútbol.

Usted compitió en los Juegos Olímpicos de invierno de Sochi 2014. ¿Cómo hizo frente al aumento de las expectativas y al hecho de ser el centro de atención como país anfitrión?
Jugar en casa siempre es una ventaja. Los aficionados te empujan y quieren que obtengas un buen resultado; aunque, naturalmente, si la cosa no acaba bien en 2018, los jugadores quedarán en mal lugar. Pero así es la vida: hay que seguir mirando hacia delante y avanzando.

¿Que supondría un éxito para la selección rusa en “su” Mundial en casa?
Superar la fase de grupos ya sería un paso adelante para nuestro país, porque en Brasil 2014 no accedimos a la segunda fase. A partir de ahí, lo que pase es cosa del destino.

En su cuenta de Instagram aparece una foto de usted con Lionel Messi. ¿Cómo lo conoció?
Fue en Washington D.C. Argentina había venido a disputar un torneo de pretemporada… o un amistoso; pero en todo caso, la Albiceleste estuvo en la ciudad. Recibí una llamada del club y me dijeron que había una oportunidad de conocer a Messi. Naturalmente, no la dejé escapar. Nos encontramos, intercambiamos camisetas y me dio un balón de fútbol.

¿Por qué es Messi su jugador preferido?
En realidad soy hincha de dos equipos: Barcelona y Dinamo de Moscú. Por tanto, todo jugador del Barça es mi ídolo, pero independientemente de donde juegue Messi, siempre lo admiraré. Eso sí, espero que nunca se marche del Barcelona...

Hablando del Dinamo de Moscú, una vez dijo que su sueño era jugar allí. Ahora que el equipo está en segunda división, ¿sigue vivo ese sueño?
Sigue vivo, pero no creo que se haga realidad nunca. Ahora mismo, el Dinamo tiene otras tareas entre manos, más importantes que dejar jugar a Ovechkin con ellos.

¿Se imagina a sí mismo jugando profesionalmente al fútbol?
Podría haber jugado, pero dudo que hubiese conseguido nada importante. Algunas veces me invitan a participar en partidos benéficos, o simplemente juego con los amigos; pero es en plan aficionado. Me gusta salir al campo a dar patadas a un balón. El fútbol, por cierto, es un componente importante del calentamiento para los jugadores de hockey. Sin embargo, practicarlo profesionalmente habría sido poco probable.

Usted sale en varios vídeos de fútbol, incluido uno en el que da toques al balón sin dejarlo caer. ¿Cuál es su récord personal?
Nunca intento establecer récords en esto, pero puedo encadenar alrededor de 20 toques.

¿Ha pensado alguna vez en retar a sus compañeros de hockey a ejecutar alguna destreza futbolística?
No he hecho nada de ese tipo con jugadores de hockey, pero tengo una apuesta pendiente con los futbolistas internacionales rusos Denis Glushakov e Igor Akinfeev. Tiene que ver con el fútbol, pero todavía no hemos conseguido hacerlo.

¿De qué se trata?
Es una apuesta privada entre nosotros, así que no puedo decirlo.

En el fútbol, usted juega a menudo de portero, así que Akinfeev sería su principal competidor…
No, claramente no le hago la competencia a Igor. Cada uno tiene su trabajo y, luego aparte, algo que le gusta hacer. Cuando juego al fútbol, me gusta mayormente cuando estoy bajo palos, porque en el fútbol te lesionas mucho, así que es mejor jugar de portero. Es más seguro.

¿Con qué otros futbolistas rusos suele hablar?
Conozco a muchos chicos de la selección nacional, y me llevo bien con todos ellos. He visto a Artem Dzyuba un par de veces en San Petersburgo, y estuvimos charlando.

¿Qué opinión le merece Stanislav Cherchesov como seleccionador ruso? Antes entrenó a su equipo, el Dinamo de Moscú…
Me alegré de su nombramiento, pero lo más importante es que consiga buenos resultados, Rusia progrese y no tengamos más historias de esas que solíamos tener. Respecto a si es del Spartak o del Dinamo, la verdad, no importa.

¿Tiene pensado asistir a partidos en Rusia 2018?
¡Desde luego! Sobre todo, es un acontecimiento grandioso para nuestro país. Ahora mismo se están construyendo nuevos estadios y campos de entrenamiento en muchas ciudades. Todos los días visito páginas web deportivas y veo que la gente sólo habla de eso. Además, Rusia no tiene que pasar por la fase de clasificación para acceder al campeonato; ya tenemos asegurado jugar el Mundial en 2018. En resumen, me alegro muchísimo por los aficionados y por el país.

¿A qué otros países le gustaría ver jugar?
Si una selección se clasifica, significa que es lo bastante buena para que los aficionados acudan a sus partidos. Para muchos, esta oportunidad se presenta una vez en la vida, y todo será fantástico aquí. Si hablamos de individualidades, sería muy interesante volver a ver en vivo a Cristiano Ronaldo. Anteriormente, lo vi una vez en la final de la Liga de Campeones en el estadio Luzhniki de Moscú, cuando jugaba en el Manchester United.

¿Qué consejo les daría a los turistas extranjeros que vengan a Rusia para ver el Mundial?
Que disfruten de la cultura rusa y visiten sus monumentos dondequiera que vayan. Todas las ciudades de Rusia tienen algo que ver: hay museos y oportunidades culturales por todas partes. Decididamente, deberían pasear por ahí y empaparse de todo.