El 14 de octubre de 2013 todo el planeta fútbol lloró la muerte del exseleccionador de Senegal Bruno Metsu, que nos dejó a los 59 años. Entre los logros del francés con los Leones de la Teranga destacan la final de la CAN 2002 y los cuartos de final de la Copa Mundial de la FIFA Corea/Japón 2002™.

Desde entonces, Senegal no ha vuelto a tomar parte en la prueba reina, incluso pasó por momentos difíciles. Una situación que terminó en 2015 con el nombramiento en el cargo de Aliou Cissé, una de las figuras de aquel combinado de 2002. El exjugador ha conformado un gran equipo que comenzó con buen pie la competición preliminar de Rusia 2018 al imponerse a Cabo Verde por 2-0, con goles de dos futbolistas afincados en Europa.

Saliou Ciss, miembro del equipo, confirma a FIFA.com que Senegal va a por todas. "Este grupo empezó a trabajar hace dos años. Nuestro objetivo desde el principio es la clasificación para Rusia 2018. Tras meses de trabajo, recogimos los frutos al derrotar a Cabo Verde y embolsarnos nuestros tres primeros puntos".

Esta semana, Senegal viajará a Sudáfrica para un partido que, en opinión del defensa, será difícil: "Regresar de Sudáfrica con un resultado positivo no está al alcance de cualquiera, pero nosotros somos conscientes de la responsabilidad que tenemos sobre los hombros. Vamos a prepararnos a todos los niveles para conseguirlo. Por eso debemos emprender el viaje con la victoria en mente. Senegal siempre juega para ganar. Si no es posible, sólo nos conformamos con el empate. Ante todo tenemos que ganar en casa y cosechar el mayor número posible de puntos fuera. Con esta mentalidad podemos clasificarnos para Rusia 2018".

El toque Aliou Cissé
No se sabe muy bien de dónde viene el sobrenombre de la selección de Senegal. Según los entendidos, Teranga significa hospitalidad y refleja la generosidad y la concordia del pueblo senegalés. Algo que queda bien patente en los fuertes vínculos que unen a los integrantes del combinado nacional de ayer y de hoy, y que para nuestro protagonista suponen una gran baza: "Hemos salido adelante gracias a la cohesión y a la solidaridad reinantes entre nosotros, a nuestras ganas de entrar en la historia del fútbol senegalés por la puerta grande, y a la generación de 2002 que tanto dio a nuestro país".

"Tenemos la suerte de contar con un seleccionador como Aliou Cissé, que disputó los preliminares de la Copa Mundial. Fue capitán en 2002 y participó en la Copa Mundial de aquel año. Su experiencia nos ayuda a avanzar, aunque no es el único veterano que nos da consejos. Lamine Diatta, El Hadji Diouf y Khalilou Fadiga también están ahí con nosotros. Como ya he dicho, nuestra generación tiene la gran suerte de disfrutar del apoyo de estos jugadores. Aprovecharlo depende de nosotros".

Liderada por El Hadji Diouf, la hornada de 2002 puso el listón muy alto al plantarse en cuartos de final de la Copa Mundial. Sin embargo, Ciss se mostró seguro de que la formación actual puede hacerlo incluso mejor: "Nuestro principal objetivo es obtener mejores resultados que en 2002. Tenemos que ganar la CAN 2017 y después clasificarnos para Rusia 2018. Intentaremos llegar lo más lejos posible y hacerlo mejor que Aliou Cissé, El Hadji Diouf y Khalilou Fadiga, que alcanzaron los cuartos de final en 2002".

Antes de despedirse, el zaguero nos habla del grupo en el que han quedado encuadrados los suyos en la próxima edición de la CAN: "Nos enfrentaremos a rivales de alto nivel. Argelia no necesita presentación. Túnez siempre es dura de pelar y no podemos subestimar a Zimbabue, porque en África ya no hay adversarios pequeños. Abordaremos los encuentros uno a uno, con la convicción de que nos vamos a clasificar. Nuestro sueño es conquistar la CAN, representar a África en la Copa Confederaciones, clasificarnos para la Copa Mundial y llegar lo más lejos posible".