Copa Mundial de la FIFA 1930™

Luis Monti, dos finales bajo amenaza

(FIFA.com)
Luis Monti's Passport at the FIFA World Football Museum
© FIFA.com
  • Luis Monti jugó de manera única en la final de la Copa del Mundo para diferentes naciones
  • ​Recibió amenazas de muerte en ambos
  • Su nieta habla de sus experiencias en la Copa Mundial

El Museo del Fútbol Mundial de la FIFA cuenta en su colección con el pasaporte argentino de Luis Monti, uno de los mejores futbolistas de las décadas de 1920 y 1930, y el único jugador que disputó dos finales consecutivas de la Copa del Mundo de la FIFA para dos selecciones diferentes. En ambas ocasiones, bajo amenaza de muerte.

Luis Monti era conocido como Doble Ancho por su impresionante físico. No era muy alto, apenas pasaba el metro setenta de altura, pero su porte imponía a los rivales. Era un centrocampista bravo, aunque siempre jugaba con buena fe. Comenzó su carrera en el Club Huracán, pero pronto recaló en el San Lorenzo de Almagro, junto con su hermano Enrique.

Desde su llegada en 1922, se hizo dueño de la mitad de la cancha Santa y consiguió tres títulos de liga (1923, 1924 y 1927). Por su rendimiento, fue convocado por la selección albiceleste en 1924, donde fue un jugador destacado hasta la final del Mundial de Uruguay en 1930.

Después del subcampeonato con Argentina, Monti emigró a Italia. Jugando de manera destacada para la Juventus, donde se coronó cuatro veces campeón de liga, fue convocado por la Azurra para conseguir el título de campeón mundial en 1934. De ese modo, se convirtió en el primer y único jugador en disputar dos finales para diferentes seleccionados.

Pero su éxito estuvo ligado a la tragedia, ya que su vida estuvo en juego en ambas finales: "En 1930, en Uruguay, me querían matar si ganaba, y en Italia, cuatro años más tarde, si perdía", contaba Luis Monti ante los micrófonos.

Una memoria muy viva

Su seguidora más devota es Lorena Monti, quien se encarga de mantener viva la memoria de su abuelo. Ella escuchó mil veces la historia de las amenazas, aunque la más dura fue la de 1930: "En el descanso, cuando Argentina ganaba 2-1, le dijeron que si no perdían iban a matar a mi abuela y a mi tía". Varios jugadores argentinos habían recibido amenazas de muerte, pero nadie, una como Luisito. Los uruguayos, con justicia, dieron vuelta al marcador y Monti, entristecido por la derrota, también respiró aliviado.

En Italia la amenaza fue una de las más conocidas de la historia del fútbol. "Siempre contaba que tuvo que jugar dos finales bajo amenaza, porque antes del partido con Checoslovaquia, entró una persona al vestuario de parte de Mussolini, que le dijo a los jugadores que si no ganaban, iba a haber consecuencias", recuerda Lorena, que también mencionó un latiguillo que su abuelo solía repetir: "En 1930, en Uruguay, me querían dañar si ganaba, y en Italia, cuatro años más tarde, si perdía". Italia fue finalmente campeona del mundo y Monti respiró aliviado, por segunda vez.

Semejante historia pudo ser rescatada por el Museo de la FIFA con el objeto más preciado de tal periplo: su pasaporte. El documento que lo vio partir de su tierra como subcampeón del mundo y lo devolvió a su país como campeón.

Recuerdo invaluable

Su regreso a Argentina fue también con su familia ampliada, ya que en Turín nació su segundo hijo, Eduardo, el papá de Lorena. "Mi abuelo vivía en la parte de atrás de mi casa y yo siempre jugaba ahí. Recuerdo una foto que tenía en la cómoda de su dormitorio, con la camiseta de la Juve firmada y dedicada a mi abuela. Desde que vi esa foto comenzó mi romance con la Juventus, club al que sigo semana a semana".

Lorena se llena de orgullo cuando habla de su abuelo: "Me dediqué a guardar algunas de sus cosas, recortes de periódicos, algunas medallas. Cuando yo nací, él ya estaba grande y me crié mirando fútbol con él". La tía de Lorena, la hija mayor de Doble Ancho, se mudó a Italia con sus cuatro hijos, mucho después de finalizada la Segunda Guerra Mundial.

Junto a ella viajó la medalla de campeón de 1934. "Estaba guardada en la casa de mi prima, en Pescara", relata con cierta melancolía Lorena, "pero hace un tiempo entraron ladrones y entre las cosas que se llevaron, estaba la medalla", agrega.

Tras ser contactada por el Museo del Fútbol Mundial de la FIFA, Lorena mostró con orgullo esa colección de artículos, entre las cuales encontró, luego de revisar en un viejo baúl en la casa de sus padres, el pasaporte que jugador utilizó para pasar de una final de Mundial a otra. "Con este pasaporte en la exposición, mi abuelo tendrá el lugar que se merece en la historia del fútbol", exclamó sonriente la nieta de una gran leyenda del fútbol mundial.

¿Sabías que...?
El Museo del Fútbol Mundial de la FIFA cuenta con una exposición donde podrás ver, entre otros objetos de interés, el pasaporte de Luis Monti.


Notas recomendadas