50 años no es mucho tiempo en el cómputo global de la historia, pero sí una eternidad en términos futbolísticos. Durante esta última semana nos hemos fijado en un mundo muy distinto al deporte rey de hoy en día y, pese a todo, repleto de figuras e historias que siguen recordándose con cariño.

La Copa Mundial de la FIFA Inglaterra 1966™ fue memorable en muchos aspectos. Y por eso, para celebrar su 50º aniversario, FIFA.com nos ha traído durante esta última semana artículos, vídeos y fotos de historias, nombres y acontecimientos que han llegado hasta nuestros días.

El más inolvidable de todos es una gesta que ningún otro hombre consiguió igualar en las doce ediciones siguientes del Mundial: nos referimos, cómo no, a la tripleta de Sir Geoff Hurst en la final. El exdelantero internacional inglés habló para nuestra cámara de sus tres increíbles goles, sin olvidar, por supuesto, el disparo que efectuó en la prórroga y que, tras golpear en el larguero, fue dado como tanto válido por el árbitro, al considerar que había traspasado la línea de meta, acercando así a los Tres Leones a la victoria.

A lo largo de la semana recordamos a los campeones de distintas maneras, por ejemplo, repasando los datos y cifras más destacados del primer, y hasta la fecha único, título mundialista de Inglaterra, además de ver cómo los propios recuerdos combaten los síntomas de la enfermedad de Alzheimer.

Los otros protagonistas
El torneo no sólo sirvió para encumbrar a la selección anfitrionas, sino a otras figuras. Como Eusébio, la Pantera Negra ayudó a Portugal, gracias a sus nueve goles, a obtener la tercera plaza, un logro que los lusos todavía no han mejorado. Su joven compañero António Simões recordó aquella época gloriosa rumbo al bronce en el torneo en el que debutaban, y también cómo su ganador de la Bota de Oro demostró que el dorsal número 13 dista mucho de traer mala suerte.

Su adversario en aquel duelo obtuvo asimismo su mejor registro: la cuarta posición sería el mayor logro de la Unión Soviética (y Rusia desde entonces). El lateral Vasily Danilov rememora un torneo que, en su opinión, pudo haber sido aún mejor para él y para hombres como el mítico Lev Yashin. Con todo, ¡llegaron a conocer a la Reina!

Los doce años transcurridos entre 1958 y 1970 fueron de indiscutible dominio brasileño. El certamen de 1966 pudo ser su tercer trofeo consecutivo, pero el destino no lo quiso. Analizamos dónde estuvieron los fallos de la Seleção. Y también examinamos algunos de los objetos de aquella prueba conservados en el Museo del Fútbol Mundial de la FIFA, entre ellos un bloc de notas de un árbitro que tendría una importancia fundamental para el fútbol moderno y una botella de champán que, increíblemente, no se abrió para las celebraciones.

También podemos empaparnos de la asombrosa atmósfera que se respiraba por toda Inglaterra, y ver algunos de los momentos clave que quedaron inmortalizados en esta sorprendente galería de fotos. ¡Esperamos que disfrutes viendo estos recuerdos tanto como nosotros contándolos!