2018 Copa Mundial de la FIFA™

Nani: "No debemos abandonar nuestros sueños"

(FIFA.com)
Cristiano Ronaldo (R) of Portugal lies injured as teammates Adrien Silva (L) and Nani (C) check on him
© Getty Images

Los verbos “luchar” y “soñar” son una constante en esta charla. Quizás porque, a sus 29 años, Nani vive uno de sus momentos más dulces, pero no olvida lo que le ha costado llegar. Desde bien temprano el flamante campeón europeo tuvo claro que rendirse ante los obstáculos de la vida no era una opción. Y eso que tocó remar a contracorriente desde el principio. Primero contra el abandono de sus padres y una infancia complicada en Amadora, el barrio del extrarradio lisboeta donde las historias suelen acabar mal, como las de algunos de sus amigos.

Después para cumplir su sueño de convertirse en futbolista profesional. Y más tarde para, tras una salida por la puerta de atrás en el Manchester United, el club donde consiguió sus principales éxitos, reivindicarse de la mejor forma posible: coronándose campeón de Europa con Portugal y aterrizando en España de la mano del Valencia.

Su camino personal hasta convertirse en la persona que es hoy, la intrahistoria de su ‘forzosa’ capitanía en la final de la Eurocopa 2016 tras la lesión de Cristiano Ronaldo, y la nueva etapa que se le abre a la Seleção das Quinas con el inicio del clasificatorio a Rusia 2018 son algunos de los temas que el extremo luso aborda, tan directo y vertical como su juego, en esta conversación exclusiva con FIFA.com.

Ha ganado muchos títulos en su carrera, incluída una Liga de Campeones y una Copa Mundial de Clubes de la FIFA con el Manchester, pero ¿ha sido la Eurocopa el más importante?
Sí, la Eurocopa es el título más importante y el que más me ha marcado por ser con la selección. Es algo con lo que todos los jugadores soñamos. Estoy muy orgulloso de poder representar a mi país y de haber conquistado algo muy importante para nosotros. La celebración se vivió con mucha alegría. El país está orgulloso de todo el equipo, y nosotros también, porque queríamos dar algo a nuestro pueblo e hicimos todo para conseguirlo.

Cuando se consigue algo tan importante, ¿se piensa en todo el camino recorrido hasta llegar ahí?
Siempre he tenido que luchar mucho. He pasado mucho desde niño y continúo peleando por todo lo que quiero mantener en mi vida. También en el fútbol he tenido una lucha intensa para alcanzar los objetivos que me he planteado. Siempre he pensado que era posible. Hoy estoy muy satisfecho por todo lo que he alcanzado, porque sólo yo sé todo lo que pasé y lo que peleé para llegar hasta aquí. A mi hijo, por ejemplo, quiero mostrarle dónde estuve, dónde empecé, dónde jugué… Quiero que sepa que en la vida no todo es fácil, como le puede parecer hoy. Intentar que sea una buena persona y que pueda alcanzar sus propios objetivos en el futuro.

¿Cree que su vida puede servir de ejemplo para los niños que viven hoy una situación parecida a la que pasó durante su infancia?
Sí, pienso que mi historia puede enseñarles mucho. Demostrarles que un día ellos pueden ser como yo, porque aunque pasemos por momentos muy difíciles en la vida, tenemos que luchar y buscar la felicidad. No debemos abandonar nuestros sueños. Si luchamos, al final nos pasan cosas buenas.

A mí el fútbol sin duda me salvó de meterme en problemas cuando era pequeño. No voy a decir que nunca haya hecho nada malo. Es lógico por dónde vivía. Con mis amigos hice algunas travesuras, cosas de niños, pero que me alejaban del camino correcto. Pero cuando aparecía el momento de jugar al fútbol dejaba todo para ir. Ahí me distraía, mi cabeza se centraba en el fútbol… y así me alejé de cosas menos buenas.

En la final de la Eurocopa, Portugal supo sobreponerse a la baja por lesión de Cristiano, y usted actuó como capitán y líder. ¿Qué pensó cuando le cedió el brazalete?
Lo recuerdo como un momento muy triste. Es nuestro capitán, una persona a la que respetamos mucho y que ha peleado mucho por nosotros, y en ese momento, cuando vimos que se lesionaba… Yo me sentí muy mal cuando me habló y me dijo que no podía más. Jugar esa final era un momento especial para todos, muy especial para él, y la tristeza era enorme. Le dije que no le iba a dejar mal, que iba a dar todo y que íbamos a intentar ganar el partido porque lo merecíamos. Fue un momento clave. Cambió nuestra mentalidad, jugamos el fútbol que teníamos dentro, luchamos y al final el equipo que más sufrió fue el que ganó.

Y Cristiano le regaló la bota de plata que conquistó en la Eurocopa…
Marcamos los mismos goles en el torneo y le agradecí mucho ese regalo. Fue un gesto muy cariñoso por su parte y que me tocó mucho. Me dijo ‘te doy esto por tu actitud, por todo tu esfuerzo y por todo lo que has dado por el equipo, porque ayudaste mucho’.

Este año se van a encontrar en La Liga, esta vez como rivales.
Ya miré cuándo es el partido ¡Es pronto! (risas). Aunque aún no hablé con Cristiano sobre eso.  Va a ser difícil para nosotros, porque el Real Madrid es un equipo muy fuerte, están los mejores jugadores del mundo… pero es el partido que sabes que va a ver todo el mundo y que todos queremos jugar.

Acaba de llegar al Valencia, un histórico del fútbol español ¿Qué espera aportar?
Tenía muchas ganas de jugar en España y la oportunidad me ha llegado en el mejor momento de mi vida. Creo que puedo aportar una mentalidad fuerte, que no se viene abajo con facilidad, y trabajo. Quiero ayudar mucho al Valencia, darlo todo. Empezamos La Liga con dos derrotas, pero esto no es como se empieza. Tenemos que mejorar algunas cosas, pero tenemos condiciones para jugar bien y ganar los partidos.

Volviendo a la selección, acaban de ser campeones y ya tienen un nuevo reto: clasificar para la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™. ¿Cree que los rivales les mirarán ahora con más respeto?
Lo normal sería que sí, ¿no? (risas), pero si no, da igual. Lo más importante es lo que hagamos nosotros. El equipo va a continuar con la misma ambición y vamos a disfrutar de nuestro fútbol como siempre. Después de ganar la Eurocopa estamos muy fuertes y con mucha confianza.

El primer partido es en Suiza y de nuevo sin Cristiano, pero el equipo ya ha demostrado que puede salir adelante sin él. ¿Cómo afrontan estos clasificatorios?
Tenemos que empezar de la mejor manera e intentar imponer nuestras cualidades desde el inicio para no tener que sufrir al final. Sabemos que Suiza es un adversario muy fuerte y juegan en casa, así que no va a ser fácil. Además, después de ser campeones europeos los equipos nos van a enfrentar con más actitud. Pero nuestro objetivo es intentar ganar todos los partidos que juguemos.

De Portugal se decía que siempre se quedaba a las puertas de ganar algo importante. Después de la Eurocopa, ¿es momento soñar en grande, con ganar el Mundial de Rusia, por ejemplo?
Claro. Ganar este Mundial va a estar entre nuestros objetivos. Cuando empiezas a ganar no puedes cambiar tu mentalidad. Obvio que nada garantiza que vayas a ganar siempre, pero el objetivo y la mentalidad de ganar tienen que estar ahí siempre. El fútbol es un juego de sueños y tenemos que continuar soñando para hacer cosas bonitas como esta Eurocopa. A ver qué pasa con el clasificatorio, pero vamos a intentar llevar a Portugal a lo más alto posible en el mundo del fútbol.

Notas recomendadas

Copa Mundial de la FIFA™

Fácil para Alemania, angustioso para Inglaterra

04 sep. 2016

Copa FIFA Confederaciones

La fuerza en la adversidad

11 jul. 2016