• Es el máximo goleador de Suecia en la eliminatoria para Rusia 2018
  • Los suecos terminaron segundos del Grupo A, por detrás de Francia
  • La repesca contra Italia: 10 nov. en Solna - 13 nov. en Milán

“¡Qué pregunta tan estúpida!”.

Por suerte, no fue así cómo empezó la entrevista de FIFA.com con Marcus Berg. Se trata de la famosa réplica de Dick Advocaat a un periodista holandés cuando este le insinuó que Suecia sería capaz de imponerse a Luxemburgo por 8-0.

Seguramente, el seleccionador de los Países Bajos pensó que estaba más que justificado descartar, incluso ridiculizar, la idea de una victoria tan abultada y contundente. No en vano, Luxemburgo había conseguido que Francia no pasara del empate a 0-0 en Toulouse, había derrotado a Bielorrusia y le había propinado un buen susto a Suecia en el encuentro anterior entre ambas selecciones.

Seguramente, en aquellos momentos, Advocaat no se acordó del cada vez más prolífico Marcus Berg. El artillero sueco llegó al partido contra Luxemburgo tras haber visto puerta en los dos últimos clasificatorios de su país, y con tres goles en otros tantos partidos con su club, el Al Ain.

Marcus Berg en cifras

  • 51 partidos internacionales, 18 goles
  • 8 goles en 9 clasificatorios para Rusia 2018 
  • 7 clubes en 5 países: Suecia, Países Bajos, Alemania, Grecia y Emiratos Árabes Unidos 
  • 0 participaciones en la Copa Mundial de la FIFA

Pese a todo, pocos se esperaban los cuatro goles que endosó a Luxemburgo y que propulsaron a los suecos hasta el mismísimo marcador que Advocaat había descartado con desdén días antes.

Lo imposible se había hecho realidad, y las proezas de Berg, que ampliaron la diferencia de goles de Suecia, garantizaron a la selección un puesto en la repesca para el Mundial.

“Era la primera vez que marcaba cuatro goles en un partido con la selección nacional”, comentó Berg a FIFA.com. “Fue increíble, una sensación muy especial. Es un recuerdo muy bonito haber jugado un partido así en mi país, con el estadio lleno y con toda mi familia en las gradas”.

Para Berg se convirtió además en la celebración perfecta de su 50º partido internacional. Se trata de una cifra impresionante, sin duda, pero solo hasta la presente campaña de clasificación para 2018 y a los 31 años, el delantero ha conseguido salir de la alargada sombra que proyectaba Zlatan Ibrahimovic y afianzarse como número 9 titular de Suecia.

“Estos dos últimos años han sido mis mejores con la selección”, admite. “No sentí ninguna presión extra [cuando Ibrahimovic se retiró]. Pero soy uno de los jugadores con más experiencia, y es cierto que mi labor en el equipo cobró mucha más importancia cuando Zlatan y otros compañeros se marcharon después de la EURO 2016”.

No es la primera vez que Berg acapara titulares, pues en su amplia carrera se incluyen, entre otros hitos, un traspaso por 10,5 millones de euros al Hamburgo. Pero eso fue en 2009. En años más recientes se mudó a Grecia, donde se convirtió en el héroe del Panathinaikos, y ahora milita en el Al Ain de Abu Dhabi.

Estoy convencido de que todo lo que haces en la vida y en el fútbol puede convertirte en mejor persona.

Marcus Berg, delantero sueco.

“He aprendido mucho de jugar en diferentes países, con estilos de fútbol diferentes, y ahora soy muy feliz en el Al Ain”. Y parece que jugar siempre con una sonrisa le está yendo muy bien a Berg, quien está destacando en la delantera de una Suecia pujante a las órdenes de Janne Andersson.

“Junto con sus asistentes, el técnico tiene una idea muy clara de cómo quiere que juguemos”, comenta Berg sobre su poco conocido seleccionador. “Consigue que todo el combinado tenga sentido de la responsabilidad y, por eso, todos aportamos lo mejor de nosotros mismos dentro y fuera del terreno de juego. Estamos muy satisfechos y orgullosos de lo que hemos conseguido hasta el momento”.

A los suecos les queda un imponente obstáculo que superar antes de llegar a Rusia. Italia. No obstante, si bien reconoce que los suyos no partirán como favoritos en la repesca, Berg está convencido de que pueden lograr su objetivo. Además, el delantero sabe que esta podría ser su última posibilidad de debutar en un Mundial.

“Italia es la favorita, pero tenemos buenas sensaciones para el encuentro”, afirma. “Creemos que podemos llegar al Mundial.

Si lo conseguimos, sería un sueño hecho realidad. Tanto yo como muchos compañeros no paramos de hablar sobre el Mundial de 1994, donde Suecia terminó tercera."Ojalá podamos dar un gran alegría a nuestros compatriotas y brindarles momentos de los que puedan hablar durante mucho tiempo”.