• Es el país más pequeño que se ha clasificado jamás para un Mundial
  • El equipo superó a potencias como Croacia, Ucrania y Turquía
  • "¡Esto es increíble!", reconocía el seleccionador Hallgrimsson

Este martes habrá en Reikiavik más de uno y de dos con dolor de cabeza y afonía aguda.

Y no es para menos, porque tras el hito de la Eurocopa, Islandia acaba de lograr su más grande hazaña futbolística en una campaña de clasificación histórica y triunfal para la Copa Mundial de la FIFA™.

El seleccionador Heimir Hallgrimsson era consciente del peligro de que su equipo se durmiera en los laureles tras las gestas conseguidas en la EURO, sobre todo porque Islandia se enfrentaba a cuatro rivales formidables en su grupo de clasificación.

“Después de la EURO, como todo el mundo sabe, Islandia entera fue una fiesta”, declaró a FIFA.com. “Y ya se sabe qué pasa al día siguiente de una fiesta: cuesta levantarse y volver a trabajar. Sabíamos que, en este sentido, nos enfrentábamos a un gran reto”.

La analogía de la fiesta volvió a hacer acto de presencia anoche, cuando Hallgrimsson y sus jugadores celebraron a lo grande la increíble gesta de haberse convertido en la nación más pequeña de la historia que conseguía el pase al Mundial.

"Lo más complicado ha sido seguir adelante después de lo de Francia”, ha comentado el seleccionador islandés. "La primera cerveza después de una fiesta no es la mejor. Y además, compartíamos un grupo muy reñido con Croacia, Turquía, Ucrania y Finlandia, que son mucho mejores de lo que su posición en la tabla da a entender. Este éxito no es un final en sí mismo, sino un largo viaje hacia el destino definitivo".

Sea cual sea ese destino (y solo un necio descartaría que Islandia sea capaz de dar más sorpresas en Rusia), el viaje se ha convertido en una aventura apasionante. Albert Bunjaki, seleccionador del equipo de Kosovo que cayó por 2-0 para garantizar el pase a Islandia, alabó al vencedor como “un gran ejemplo para las naciones pequeñas como la nuestra”. Tras el encuentro, la incredulidad era patente.

"¡Esto es increíble! ¡Nos vamos al Mundial!", fue la reacción del comentarista de la televisión islandesa tras el pitido final. Incluso Hallgrimsson parecía abrumado. "Todo es muy raro. No sé qué decir. Me da vueltas la cabeza", confesó a RUV.

"O sea... ¡Pelé, Maradona y Aron Einar Gunnarsson!", añadió refiriéndose al mediocampista de Islandia.

Hallgrimsson sabe que el Mundial es la forja de las leyendas futbolísticas, y que sus jugadores, muchos de ellos grandes desconocidos antes de la EURO 2016, tendrán ahora la oportunidad de dejar su huella. El propio Gunnarsson, sin embargo, insistió en que la clasificación no constituye un milagro, sino más bien una misión cumplida.

"¿Un disparate? Yo no diría que esto es un disparate", afirmó. "Después de perder contra Croacia [en la repesca para el Mundial de 2014], nos fijamos el objetivo de clasificarnos en la siguiente edición.

En mi opinión, nos tocó el grupo más difícil, pero decidimos que íbamos a llegar hasta el final. No teníamos ningún interés en complicarnos la vida en una repesca".