• Islandia será la nación más pequeña en un Mundial
  • Se sobrepuso al revés de Brasil 2014 alcanzando Rusia 2018
  • Sigurdsson: “Estamos deseando ver el trueno en Rusia”

Ver a los hinchas islandeses hacer el “trueno” es un espectáculo extraordinario, una exhibición ruidosa y visualmente espectacular de sincronicidad y pasión, que pone la piel de gallina a quienes lo presencian y, por supuesto, a todos sus participantes.

Y ese trueno, también conocido como “aplauso vikingo”, resultó más especial si cabe después de la victoria por 2-0 de Islandia sobre Kosovo en Reikiavik. Jugadores e hinchas entonaron juntos el cántico para celebrar el histórico logro de esta isla volcánica, con una población de apenas 335.000 habitantes, que se convirtió en la nación más pequeña clasificada para la Copa Mundial de la FIFA™.

Gylfi Sigurdsson desempeñó un papel fundamental en la trayectoria de los suyos rumbo a Rusia 2018. El centrocampista del Everton, elegido mejor futbolista islandés del año en las cinco últimas temporadas, registró una asistencia y un gol en el último y decisivo encuentro, contra Kosovo, situando así su balance en cuatro dianas en esta competición preliminar.

“Fue una sensación fantástica”, explica Sigurdsson a FIFA.com. “Antes del partido esperaba y deseaba poder ayudar a la selección con un gol, así que fue muy agradable poder marcar en un partido tan importante”.

¡Querido mundo! Nos vemos en Rusia 2018

Esta primera clasificación de Islandia para un Mundial no ha obedecido en absoluto a la suerte. Después de la tristeza que supuso quedarse fuera de Brasil 2014 en la repesca, los islandeses accedieron con autoridad a los cuartos de final de la UEFA EURO 2016, para luego alcanzar Rusia 2018 adjudicándose una liguilla sumamente competitiva, en la que también figuraban Croacia, Ucrania y Turquía.

“Creo que hemos jugado partidos grandísimos en los últimos cuatro o cinco años”, apunta Sigurdsson. “Con la repesca del Mundial de Brasil, la fase previa de la Eurocopa, luego el propio torneo y también ahora, parece que todos los encuentros que hemos disputado últimamente han sido importantes para nosotros”, recuerda.

“Y así queremos que sea. Creo que en estos grandes partidos también hemos mejorado, porque hace cinco o seis años no estábamos realmente en situación de afrontarlos. Pero ahora la selección se encuentra mucho mejor preparada para ellos, y también somos un equipo mucho más bueno”.

Las celebraciones se prolongaron hasta bien entrada la noche nórdica después de que el equipo de Heimir Hallgrimsson superase a Croacia en la pugna por hacerse con la primera posición del Grupo I y obtuviese un histórico pase al Mundial.

Para Sigurdsson, la sensación de alcanzar la fase final de la gran cita fue más especial todavía después de la desilusión sufrida por los islandeses en la repesca hace cuatro años, cuando una derrota por 2-0 ante Croacia en Zagreb puso fin al sueño que ya acariciaba la nación de viajar a Brasil 2014.

¡CLASIFICADOS! ¡Enhorabuena, Islandia! ¡La nación más pequeña de la historia que llega a un Mundial! ¡Nos vemos en Rusia!

“Volviendo la vista atrás, probablemente [perder en la repesca del Mundial] fuese muy importante para nosotros, tenemos muy presente el dolor sentido entonces y la decepción de habernos quedado a las puertas”, reflexiona de modo filosófico. “Pero ahora ya son dos grandes torneos consecutivos, esto representa un logro fantástico para el país”.

Con la élite mundial
Aquella experiencia en un gran torneo vivida en la Eurocopa 2016 tendrá ahora un valor incalculable para Islandia, puesto que los nórdicos ya saben que cuentan con la habilidad y la pericia necesarias para rendir a este nivel.

En el torneo continental superaron una liguilla compuesta asimismo por Austria, Hungría y Portugal, y a continuación se auparon a los cuartos de final eliminando a Inglaterra. Por tanto, Sigurdsson tiene todo el derecho a contemplar con optimismo la campaña en la que los hombres de Hallgrimsson van a medirse con la élite del globo.

“Habrá que ver qué tipo de liguilla nos toca, pero creo que hay buenas posibilidades de superarla”, pronostica. “Sabemos que va a ser difícil, pero no tenemos nada que perder y creo que iremos al Mundial con la misma mentalidad que mostramos en la Eurocopa”.

“Es algo que todos llevábamos mucho tiempo esperando que le ocurriese al fútbol islandés, poder ir al Mundial”, continúa Sigurdsson. “Ahora lo veremos, es una sensación extraordinaria, y creo que todos los jugadores y todos los islandeses se sienten muy orgullosos de ello. Ya estamos deseando viajar a Rusia y, por supuesto, ¡ver el aplauso en un Mundial!”.