• Paolo Rossi marcó un triplete contra Brasil en España 1982
  • Italia se impuso por 3-2 en uno de los partidos mundialistas más míticos
  • Rossi: “Fue el encuentro más importante de mi carrera”

Ahora que su presencia en la Copa Mundial de la FIFA 2018™ depende de los caprichos del destino en la inminente repesca, Italia se encomendará a la irrupción de un nuevo héroe.

Por supuesto, la rutilante historia en los Mundiales de los Azzurri está repleta de ellos; desde Silvio Piola hasta Roberto Baggio, pasando por Gianni Rivera. Pero tal vez el más famoso de todos sea Paolo Rossi.

La estrella del triunfo italiano en el Mundial de 1982 fue, no obstante, un héroe insospechado. Su seleccionador, Enzo Bearzot, recibió muchas críticas simplemente por incluir en su convocatoria a Rossi (que estaba en baja forma y acababa de volver tras una prolongada sanción). El oprobio fue en aumento cuando Italia superó por los pelos la primera fase de grupos tras tres grises empates, mientras Rossi era ridiculizado y tachado de “fantasma” en la prensa italiana.

Cuando el equipo de Bearzot quedó encuadrado en la segunda liguilla frente a la defensora del título, Argentina, y la favorita Brasil, muchos lo daban por desahuciado en el campeonato. Pero todo cambió para Rossi e Italia cuando se midieron a los aparentemente imparables brasileños, en un encuentro decisivo y a la postre inolvidable.

“Antes del encuentro, Bearzot me indicó que presionase a Oscar y Luizinho, dos lentos defensas centrales de Brasil”, señalaba Rossi en su autobiografía. “‘Seguramente cometerán algún error’, dijo”.

El seleccionador de Italia resultó estar en lo cierto. Rossi destapó su mejor versión, marcando un triplete antológico que acalló a sus críticos y justificó la confianza inquebrantable de un hombre.

El exjugador brasileño Mario Jardel rememora su primer recuerdo mundialista: el Italia 3-2 Brasil

“Después del partido, busqué inmediatamente a Bearzot”, recordaba Rossi. “Se lo debía todo a él: esa increíble victoria, esos momentos inolvidables. Lo abracé. Simplemente un abrazo, no hacía falta hablar. Creo que en aquel momento experimenté la felicidad en grado sumo; la felicidad que te hace volar después de años de sufrimiento, dudas y angustia”.

“Yo diría que la victoria contra Brasil fue el partido del siglo”, añadía. “Estuvo emocionante hasta el último segundo, y estaba lleno de jugadores extraordinarios. Fue sin duda el encuentro más importante de mi carrera”.

Claramente, fue el trampolín que impulsó a Rossi a acabar adjudicándose la Bota de Oro del campeonato, tras sumar a ese célebre hat trick contra Brasil otros tres goles (dos en semifinales y uno en la final). Además, Italia se llevó el Trofeo, y el próximo lunes sabremos si se mantienen sus esperanzas de conquistarlo en Rusia por quinta vez.

Repasa en el vídeo los mejores momentos de la final de España 82: Italia 3-1 Alemania

¿Sabías que…?
El balón de aquel mítico Brasil-Italia se exhibe desde ahora con orgullo en el Museo del Fútbol Mundial de la FIFA en Zúrich. Lo donó la semana pasada el árbitro del encuentro, Abraham Klein, en un acto en el que compartió sus recuerdos de los tres Mundiales en los que arbitró.