• Vialli disputó dos ediciones de la Copa Mundial: México 1986 e Italia 1990
  • Tras colgar las botas fue el primer entrenador italiano de la Premier League
  • El exjugador repasa sus recuerdos mundialistas con FIFA

Disputó 59 partidos con la selección italiana en los que anotó 16 goles. El exdelantero de Sampdoria, Juventus y Chelsea, Gianluca Vialli, colgó las botas en 1999, pero su etapa en la Azzurra terminó años antes, en 1992, por sus diferencias con el seleccionador Arrigo Sacchi. 

A sus 53 años, echando la vista atrás, el ahora entrenador y comentarista asegura que no se arrepiente de nada. "Lo hice lo mejor que pude, así que no tengo mayores remordimientos", nos dice en su repaso por sus recuerdos mundialistas imborrables.

  • España 1982

"Tenía 18 años y era un gran fan de la selección. Ganamos la Copa Mundial. Ya había empezado a jugar con la sub-21 y nos iba muy bien. Fue un paso natural ser promocionado a la absoluta".

  • México 1986

"Jugué todos los partidos como suplente. Estaba en el banquillo con Paolo Rossi, Marco Tardelli, Antonio Cabrini... fue una experiencia fantástica. Aunque no tan exitosa para el equipo. Estaba bastante destrozado aunque al mismo tiempo, algo aliviado, porque era muy joven y quería volver a casa."

  • Italia 1990

"Fue fantástico. El ambiente en torno al equipo fue de mucho apoyo y alegría. Yo sentía la presión, porque estaba llamado a ser una de las estrellas del torneo. Tras dos partidos en los que no anoté, pero fallé un penal (risas), bueno, pero di dos asistencias... entonces me lesioné... no pude ayudar en los siguientes partidos, en los que Italia jugó muy bien. Baggio y Schillaci se convirtieron en un dúo muy creativo y efectivo".

"Volví en semifinales contra Argentina. Jugamos en Nápoles, donde la gente nos animaba, pero también gritaba muy fuerte por Maradona, porque tenían un vínculo muy fuerte con él. Perdimos en los penales, y claro, fui culpable por volver al equipo (ndlr: en lugar de Roberto Baggio). Cuando aparece una estrella, siempre hay otra que debe caer. Y yo era la estrella en decadencia ahí. Ojalá hubiera sido diferente. Pero lo acepto porque el fútbol es así: arriba y abajo".

  • Estados Unidos 1994

"Todavía podría haber sido parte de ese equipo que perdió con Brasil en la final. Pero no me entendía con el entrenador. Hubo un choque de personalidades y no fui".

 

"Mi mentalidad como italiano es que solo estoy satisfecho cuando gano. Cada vez que oigo el himno pienso en jugar al fútbol, pienso en un país que espera que lo hagas bien, del que te sientes orgulloso".

Gianluca Vialli