• José Altafini marcó dos goles en el debut de Brasil en el Mundial 1958
  • Con 19 años, era el 2º jugador más joven del plantel por detrás de Pelé
  • Al salir de Brasil y fichar por el Milan, representó a Italia en Chile 1962
Se juega la Copa Mundial de la FIFA Suecia 1958 y un adolescente brasileño acaba de anotar un gol. Sin embargo, al contrario de lo que se podría esperar, no se trata de Pelé.

El goleador que aparece en la imagen era, de hecho, el segundo jugador más joven del combinado auriverde tras el 10. Los dos fueron campeones pero la carrera siguió un camino muy distinto al del otro.

Mientras que Pelé levantó dos copas mundiales más y se convirtió así en el jugador más exitoso de la competición, José Altafini solo disputó una Copa Mundial de la FIFA más. Y lo hizo con la camiseta de Italia.

Aquel inusitado cambio de colores fue el resultado de la trayectoria de aquel joven jugador en el fútbol de clubes, que lo llevó en una dirección totalmente opuesta a la de su compañero Pelé. Mientras que O Rei permaneció en el Santos brasileño durante casi 20 años, Altafini, que era hijo de emigrantes italianos, protagonizó un millonario fichaje que le hizo recalar en el AC Milan.

Nuestro protagonista, que por entonces no tenía más que 19 años, acabaría completando una trayectoria estelar en la Serie A, donde ganó dos Scudetti y una Copa de Europa y fue nominado en dos ocasiones para el Balón de Oro con el Milan antes de marcharse traspasado, primero al Napoli y luego al Juventus.

Hasta la fecha son solo tres los jugadores que han logrado mejorar la marca de 216 goles que Altafini estableció en su paso por la máxima categoría del fútbol italiano: Silvio Piola, Gunnar Nordahl y Francesco Totti.

Sin embargo, a pesar de todos los logros mencionados y de sus evidentes y numerosos talentos —como la habilidad, la velocidad, la potencia y el olfato de gol—, Altafini tuvo que pagar un precio importante por su traspaso al Milan.

"En aquella época, irse a jugar al extranjero significaba poner punto y final a tu trayectoria con la selección brasileña", comentó en su día. “Fue mi caso, pero yo era demasiado joven como para descartar la posibilidad de volver a jugar un Mundial, así que acepté la invitación de representar a Italia", relata.

  • Casos similares
    Luis Monti (Argentina en 1930, Italia en 1934)
    Ferenc Puskas (Hungría en 1954, España en 1962)
    José Santamaría (Uruguay en 1954, España en 1962)

Por desgracia para Altafini, la Copa Mundial de la FIFA Chile 1962 supuso una decepción para él y para la selección italiana, mientras que sus excompañeros de Brasil se proclamaron campeones del mundo de nuevo en aquel certamen. 

La escuadra azzurra cayó eliminada en la primera fase, y el delantero del AC Milan, que había marcado cinco goles en cuatro partidos antes de la cita chilena, se quedó sin ver puerta. Su actuación recibió duras críticas por parte de la prensa, y, aunque no tenía más que 23 años, al ariete italo-brasileño no volvería a entrar en una convocatoria de la selección transalpina.

Aquel fue un triste final para una carrera mundialista que había empezado de una forma tan brillante con el gol que se muestra en la foto. Y es que Altafini anotó nada menos que dos goles en el estreno de Brasil en Suecia 1958, un partido que supuso además su debut con la elástica auriverde.

Aquel día, los brasileños se impusieron a Austria por un contundente 3-0. Antes de verse relegado al banquillo en la semifinal y en la final, Altafini participó en la victoria de su equipo ante Gales en cuartos de final, el duelo en el que se registró el primer gol de Pelé en una Copa Mundial de la FIFA.

Así, aquella experiencia de adolescencia acabaría convirtiéndose en el punto álgido de nuestro protagonista en la competición mundialista, mientras que, para su compañero Pelé, Suecia 1958 supuso solo el principio.

¿Sabías que...?
El año pasado, Altafini visitó el Museo del Fútbol Mundial de la FIFA en Zúrich y se convirtió en el primer campeón del mundo que firmó en el Muro de los Campeones.