Archivo mundialista

El homenaje de Croacia al tenis

(FIFA.com)
1998 World Cup Semi-Final: Croatia's team pose with 'Thanks Goran' T-shirts, reference to Wimbledon finalist Ivanisevic.
© Getty Images
  • Los semifinalistas de Francia 1998 mostraron su apoyo al tenista Goran Ivanisevic
  • El Mundial y Wimbledon convirtieron 1998 en un año dorado para Croacia
  • Zvonimir Boban comenta el gesto y su amistad con el astro del tenis

    Los futbolistas croatas que aparecen en esta imagen estaban a punto de disputar el partido de sus vidas. En su primera Copa Mundial de la FIFA™ como nación independiente, se encontraban a minutos de enfrentarse a los anfitriones por un puesto en la gran final.

Sin embargo, en tan histórico momento decidieron no pensar en sí mismos, en su país ni en la lucha titánica que les esperaba. Muy al contrario, desviaron su atención hacia otro deporte totalmente distinto y rindieron homenaje a un compatriota que, como ellos, había dedicado el verano de 1998 a hacer que Croacia se sintiera orgullosa.

Mientras los futbolistas de su nación brillaban en Francia, Goran Ivanisevic había entusiasmado en Wimbledon hasta el punto de generar grandes expectativas de un insólito doblete de títulos para su nación. "Si eso ocurre", declaraba por aquellos días el astro del tenis, "creo que todo el país se emborrachará para lo que queda de año, incluso la selección [de fútbol] y yo mismo”.

Pero las esperanzas de Ivanisevic se hicieron añicos, al igual que había sucedido en sus dos finales anteriores de Wimbledon. Por eso, los futbolistas de Croacia decidieron brindarle esta muestra de solidaridad y agradecimiento.

“Goran es una figura muy popular en Croacia y todos lo adoran”, cuenta Zvonimir Boban, el astro de aquella selección de 1998, a FIFA.com. “Cuando quedó subcampeón de Wimbledon por tercera vez en 1998, el país entero compartió su dolor. Nuestro ‘gracias, Goran’ fue una manera de estar a su lado y de expresarle el gran orgullo que sentíamos por él como deportistas”.

El gesto tuvo el efecto deseado. Ivanisevic se había mostrado abatido, convencido (erróneamente, como se demostraría después) de que estaba destinado a no ganar nunca el más alto premio que se puede conquistar en su deporte. Cuando un periodista intentó levantarle el ánimo con una pregunta sobre la victoria por 3-0 de Croacia contra Alemania en cuartos de final, respondió con amargura: "No puedo aplaudir a nadie ahora. Lo único que me queda es suicidarme".

El detalle de Boban y sus compañeros, no obstante, le devolvió la sonrisa de siempre. Si bien Croacia perdió por muy ajustado margen ante Francia, Ivanisevic se aseguró de estar presente en el histórico tercer puesto que consiguió la selección.

“Goran vino a las celebraciones. Nos abrazamos todos y nos dio las gracias”, recuerda Boban. “Fue un momento muy importante para nuestro país y un gesto simbólico de camaradería y compañerismo deportivo”.

Amigos más allá de la cancha y la pista
Ivanisevic había sido una promesa del fútbol e incluso llegó a entrenar con su querido Hajduk Split antes de decidir que tenía más posibilidades de forjarse una floreciente carrera en el tenis. También era seguidor apasionado de la pujante selección nacional de Croacia, bien conocido por todos los miembros del combinado.

Sus lazos con Boban siguen siendo muy fuertes. Cuando el legendario jugador del AC Milan colgó las botas con un partido de homenaje cuajado de estrellas en Zagreb, eligió a su amigo Ivanisevic para que lo sustituyera en los últimos compases del encuentro. El campeón de Wimbledon 2001 vio puerta al primer toque del balón, y echó a correr enarbolando su camiseta de Croacia por encima de la cabeza, como siempre había soñado.

Ivanisevic le devolvió el favor a Boban, compartiendo con él la pista de tenis en varias ocasiones, aunque al parecer con condiciones. “Goran y yo seguimos siendo grandes amigos, pero lamentablemente llevamos varios años sin encontrar tiempo para jugar juntos al tenis”, explica el exfutbolista, muy ocupado últimamente en su cargo de Secretario General Adjunto de la FIFA.

“Cuando terminamos nuestras respectivas carreras, jugábamos mucho, pero con las condiciones siguientes: un 30-0 de inicio para mí y un saque para Goran, y jugábamos normal con la derecha pero sólo con revés cortado. Actualmente le gano por 7-6, de manera que no estoy seguro de querer enfrentarme de nuevo a él y darle la oportunidad de empatar”.

¿Sabías que…?
La excepcional camiseta a cuadros rojos y blancos que, con tanto orgullo, vistió Boban (y durante unos instantes también Ivanisevic) destaca en el “arcoiris” de camisetas de selecciones nacionales expuestas en la entrada del Museo del Fútbol Mundial de la FIFA.

From our collection: #FIFA has 211 member associations. They are represented in the inner circle of #TheRainbow at #FIFAMuseum. pic.twitter.com/J8AroylU58

— FIFA Museum (@FIFAMuseum) 30 de marzo de 2017

Notas recomendadas

2018 Copa Mundial de la FIFA™

O Fenómeno en todo su esplendor

01 sep. 2016

Copa Mundial de la FIFA™

Zizou, en la cima del mundo

02 jun. 2016