• Uruguay marcha 3° en el clasificatorio rumbo a Rusia 2018
  • La Celeste acumula tres derrotas consecutivas
  • Fucile analiza y pone la situación en contexto

Tras jugar las últimas cuatro repescas intercontinentales, Uruguay parecía transitar con cierta tranquilad su camino hacia a la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018.

Sin retroceder mucho en el tiempo, tras vencer a Ecuador el pasado mes de noviembre, la Celeste marchaba segunda en el clasificatorio sudamericano con 23 puntos, 1 detrás de Brasil pero por 5 encima de Colombia, 6 de Ecuador y Chile, y 7 de Argentina.

Es más, en su espejo retrovisor aún no aparecían ni Paraguay (a 8) ni Perú (a 9).

Pero tres caídas consecutivas, ante los chilenos, brasileños y peruanos, cambiaron drásticamente el panorama de Uruguay, que bajó al tercer lugar de la tabla y e integra hoy ese lote apretado de siete equipos separados por 6 unidades, cuando quedan 12 en juego.

"No voy a ser hipócrita, la verdad es que pensé que esta vez podía ser más holgado el asunto", reconoce con honestidad brutal a FIFA.com Jorge Fucile, veterano de los últimos dos Mundiales.

"Pero los resultados cambian repentinamente y hora tenemos que verlo desde más atrás, todos juntitos. ¿Que nos pasó?  Un bajón como el que tienen todas las selecciones en algún momento", explica el polifuncional lateral de 32 años.

"Le pasó a Argentina, y dos veces en esta eliminatoria; a Colombia, a Chile... Hasta Brasil, que está clasificado, no empezó bien. Algunas razones son difíciles de explicar. Ahora nos tocó a nosotros".

Un fantasma que no asusta
"Los bueno es que seguimos en zona de clasificación directa, algo que tenemos que cuidar como oro. Y no debemos olvidarnos que estamos mejor que la eliminatoria pasada", recalca el zaguero.

Fucile se queda corto: nunca antes, desde que el clasificatorio se juega en dos rondas, Uruguay aparecía entre los cuatro mejores a cuatro fechas del final.

"Por eso no es momento de entrar en pánico, sino de aprovechar lo que sumamos hasta acá e intentar mantenernos ahí arriba, algo que jamás nos resultó fácil".

Siempre realista, Fucile entiende aquel juego periodístico sobre el "fantasma de la repesca", y admite que la posibilidad de jugarla pasó de remota a latente. Pero no lo asusta.

"Uruguay no sería más o menos por clasificarse en otro repechaje. Nosotros queremos es ir al Mundial, no importa el cómo ni el por qué. Hoy estamos adentro y no necesitamos de terceros".

El haber convivido con esa presión en ediciones anteriores puede inclinar la balanza, acepta el futbolista de Nacional de Montevideo, protagonista de la última repesca ante Jordania.

"Este equipo aprendió a jugar con endereza anímica. Hubo un tiempo que nos veían como el hazmerreír y pocos creían en nosotros. Sin embargo igual nos levantamos y resurgimos. Hemos atravesado situaciones peores".

¿Qué le queda a Uruguay?
Argentina (L), Paraguay (V), Venezuela (V) y Bolivia (L)

"Me pierdo el partido con Argentina por doble amarilla, pero no me olvido que casi nos dejan afuera del Mundial de Sudáfrica cuando nos ganaron en Montevideo. Eso debe ser motivación suficiente para los que les toque jugar".

Números que hablan
14 De los 21 partidos que ha jugado Fucile por eliminatorias, todos bajo la conducción de Oscar Tabárez, 14 han sido de visitante, con 4 triunfos, 5 caídas y 5 empates. El lateral está invicto como local, con 5 victorias  y 2 igualdades.