• Japón jugó 5 Copas Mundiales de la FIFA pero sólo hizo octavos en 2010
  • Halilhodzic alcanzó unos inéditos octavos de final en Brasil 2014 con Argelia
  • El DT bosnio clasificó a Costa de Marfil para Sudáfrica 2010 pero fue cesado antes del torneo

La selección japonesa ha gozado de muchos éxitos a escala asiática en los últimos años y ha encadenado cinco presencias consecutivas en la Copa Mundial de la FIFA tras dominar a la mayoría de sus rivales continentales. Sin embargo, su trayectoria mundialista ha ido a peor y, tras alcanzar los octavos de final de Sudáfrica 2010, cayó eliminada en la primera fase de Brasil 2014 tras quedar última del Grupo C, donde se midió a Colombia, Grecia y Costa de Marfil.

Para regresar al primer plano, la Federación Japonesa de Fútbol recurrió a Vahid Halilhodzic, quien accedió a los octavos de Brasil 2014 con Argelia. FIFA.com ha entrevistado al técnico bosnio, quien nos habla de sus comienzos con los Samuráis azules: "La selección japonesa ha registrado malos resultados últimamente, especialmente en el Mundial. Los directivos me llamaron para cambiar esa tónica, y espero conseguirlo en Rusia".

"Desgraciadamente, iniciamos la liguilla clasificatoria decisiva con una derrota en casa ante Emiratos Árabes Unidos. El ambiente en el estadio era fantástico y las gradas estaban llenas, por lo que perder los tres puntos resultó muy decepcionante para todos. Afortunadamente, el equipo se repuso. Conseguimos volver a subirle la moral y recuperar la cohesión. A pesar de las dificultades, la situación ha vuelto a la normalidad, y ahora nos encontramos en una buena posición".

Aunque Japón tiene bien encarrilado su viaje a Rusia tras las dos últimas victorias sobre EAU y Tailandia en marzo, Halilhodzic mantiene la cabeza fría: "Nuestro grupo es muy cualificado, y hasta cuatro selecciones pueden clasificarse todavía para el Mundial. Los partidos restantes serán muy complicados, y tendremos que prepararnos lo mejor posible", avisa.

Japón lidera su grupo con 16 puntos, empatada con Arabia Saudí, mientras que Australia suma 13 puntos. Halilhodzic piensa que aún puede pasar cualquier cosa: "Todavía no nos hemos asegurado la clasificación. Sacamos tres puntos a Australia y nos quedan tres partidos muy difíciles por entablar".

"Debemos visitar a Arabia Saudí, que comparte el liderato con nosotros y posee un buen equipo. También recibiremos a Australia, que es la campeona de Asia. Estamos en una buena posición, pero todavía queda mucho trabajo por hacer. No debemos relajar nuestros esfuerzos".

Reeditar sus resultados de Brasil 2014
Halilhodzic entrenó a dos selecciones africanas antes de marcharse a Asia para asumir un reto totalmente diferente. El entrenador de 64 años nos habla de su nuevo país de adopción: "Los japoneses se distinguen por su rigor, su respeto y su seriedad. Esa actitud me ha ayudado mucho en mi trabajo y para aplicar mi método".

"En cambio, he apreciado dificultades a escala regional y nacional en general", precisa. "Por eso intento hacerles trabajar más táctica y físicamente. Técnicamente, su nivel es bueno, pero espero más de ellos en el plano físico. Para acceder al Mundial de 2018, todo el fútbol japonés debe progresar".

A continuación, el ex delantero internacional con Yugoslavia establece una comparación entre Japón y las selecciones africanas a las que dirigió: "Cuando trabajé en África, constaté que los jugadores eran fuertes físicamente, lo que les permitía imponerse sobre el terreno de juego. En el norte de África, los jugadores son muy buenos técnicamente e individualmente".

"En cuanto a disciplina, prefiero a Japón, donde no he tenido ningún problema con los jugadores en ese aspecto. Cada país y cada región posee sus puntos fuertes y sus puntos débiles o, más exactamente, sus características futbolísticas específicas".

Con Japón, Halilhodzic tratará de clasificar para un Mundial a su tercera selección diferente, después de Costa de Marfil y de Argelia, a la que guió hasta los octavos de final en la pasada edición: "Mi objetivo primordial es la clasificación para Rusia 2018", subraya. "Es una misión difícil, y nadie nos regalará nada. Actualmente estoy intentando clasificar para la fase final a una tercera selección consecutiva".

Si eso pasa, pondrá la vara alta. "Si acudimos a Rusia, espero completar la misma trayectoria que Argelia en Brasil. Viví algo excepcional con los Fennecs en el país de la samba".