• Ronaldinho y Zidane se cruzaron en cuartos de final de Alemania 2006
  • El astro francés, con 34 años y a punto de retirarse, eclipsó a su rival
  • Pelé: “Zidane ha sido el mago del partido”  

El respeto saltaba a la vista. Ronaldinho y Zidane, los carismáticos '10' de Brasil y Francia, habían sido rivales en el Clásico de la liga española durante tres años cuando se cruzaron en los cuartos de final de la Copa Mundial de la FIFA 2006™. Y llevaban admirándose mucho más tiempo…

“Zidane es uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos; uno de mis ídolos”, había afirmado el astro del Barcelona sobre su homólogo del Real Madrid. “Ronaldinho”, replicaba Zidane, “es la clase absoluta; un grandísimo jugador”.

Alemania 2006 había sido presentada como el campeonato del brasileño. Ronaldinho se había proclamado Jugador Mundial de la FIFA en 2004 y 2005, y acababa de ganar la Liga de Campeones con el Barcelona. Parecía haber alcanzado la plenitud de sus apasionantes facultades.

Los principales trofeos de Ronaldinho
1 Copa Mundial de la FIFA 
1 Copa América
1 Liga de Campeones de la UEFA
2 galardones de Jugador Mundial de la FIFA

Zidane, en cambio, enfilaba su despedida en aparente estado de declive. Él mismo lo había insinuado meses antes, cuando anunció que se retiraría después del Mundial. “No puedo seguir otro año más”, señalaba. “Llevamos tres años sin ganar nada [en el Real Madrid] y, en dos de ellos, no he jugado como quería. No voy a poder jugar mejor que lo que hice en el pasado”.

La prensa francesa coincidía, y muchos expertos sostuvieron que se debía descartar a este icono senescente; que ya no era tan influyente como antaño. Y esos críticos afilaron más sus cuchillos luego de los empates contra Suiza y la República de Corea (0-0 y 1-1) en las dos primeras jornadas.

Incluso después de superar la fase de grupos, y del gol de Zidane en el triunfo 3-1 ante España en octavos, nadie se esperaba la clase magistral que impartiría a continuación en Fráncfort. Muchos consideran todavía ese choque de cuartos la mejor actuación de Zizou en toda su espectacular carrera, rodeada por varios momentos de habilidad y elegancia, y con asistencia a Thierry Henry en el gol de la victoria.

Como el propio jugador declaró a FIFA.com en 2013: “Aquel día pasaba algo mágico sobre el campo”.

Los principales trofeos de Zidane
1 Copa Mundial de la FIFA
1 Eurocopa
2 Ligas de Campeones de la UEFA (1 como jugador, 1 como entrenador)
3 galardones de Jugador Mundial de la FIFA

El cambio de posturas fue inmediato. El periódico francés La Provence calificó a Zidane como un “maestro sin igual”, añadiendo que “fue más brasileño que los brasileños”.

Como contraste, el diario brasileño O Estado de São Paulo describió a Ronaldinho como “la gran decepción del Mundial”. La estrella de 26 años, escribía su corresponsal, “jugó mal, no regateó, no hizo ningún disparo a puerta, erró pases y no asumió la responsabilidad en ningún momento”.

Los brasileños, no obstante, fueron de lo más elegantes en sus elogios a Zidane. “Ha marcado la diferencia; más aún que en 1998”, observaba el técnico de la Seleção, Carlos Alberto Parreira. “Ha sido probablemente su mejor actuación en los últimos ocho años”.

“Zidane ha sido el mago del partido”, apostillaba O Rei Pelé, como un espectador alucinado más en las gradas de Fráncfort. “Es un maestro. Durante los últimos 10 años, no ha habido nadie como él. Ha sido el mejor jugador del mundo”.

¿Sabías que…?
Zidane y Thierry Henry habían jugado juntos en 55 partidos internacionales antes de este choque de cuartos… y ni una sola vez se combinaron para marcar un gol. Esa increíble estadística pasó a la historia, naturalmente, y la camiseta del goleador de ese partido se exhibe en el Museo del Fútbol Mundial de la FIFA.