• Paunović guió a Serbia a un histórico triunfo en el Mundial Sub-20 de 2015 
  • El técnico ve a su país con muchas opciones de estar en Rusia 2018
  • Actualmente entrena a los Chicago Fire, liderados por Bastian Schweinsteiger

“Si Serbia se clasifica para Rusia, el impacto que tendrá será tremendo. Con todo lo que significa el fútbol [en mi país], no me cabe duda de que beneficiará a la sociedad, a la industria... A todo”.

Veljko Paunović habla desde la experiencia. Y no sólo como exinternacional serbio, sino también, y por encima de todo, a partir los recuerdos de la euforia desatada tras el triunfo de su equipo en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA de 2015.

Al regresar de Nueva Zelanda, Paunović y sus jugadores fueron recibidos por más de 50.000 hinchas que cantaron y ondearon sus banderas en una abarrotada plaza de Belgrado. Y aquello, afirma, refleja el gran poder del fútbol en una nación acostumbrada a sufrir.

“Fue sencillamente espectacular”, asegura a FIFA.com el hoy entrenador del Chicago Fire. “Serbia, como mucha gente sabe, no lo ha tenido fácil en los últimos 20 o 30 años. Y el fútbol es como una religión en nuestro país”.

“El país había ganado mundiales de baloncesto y otros deportes antes de 2015 y, siempre que sucedía algo así, los campeones acudían al mismo edifico histórico de Belgrado para saludar a la afición desde el balcón. Sin embargo, la gente que trabaja en ese edificio dijo que nunca había visto un recibimiento tan multitudinario como el de mis chicos sub-20. Fue maravilloso, y demuestra la pasión que siente mi país por el fútbol”.

La serbia, es una hinchada entregada que no ha tenido mucho que celebrar en los últimos años, puesto que el combinado absoluto se ha quedado fuera de los tres últimos grandes torneos. Eso sí, su mejoría es evidente rumbo a la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™: el cuadro dirigido por Slavoljub Muslin lidera actualmente el Grupo D y se mantiene invicto al cabo de cinco jornadas.

“Es muy alentador y da gusto verlo”, reconoce Paunović. “Pero nos quedan grandes desafíos por delante y aún tenemos que disputar los partidos más importantes del clasificatorio. No obstante, si esta selección logra mantenerse unida como una familia, estoy convencido de que llegará a Rusia”.

Regreso sonado a la MLS
Tras el sobresaliente triunfo de Paunović con el equipo sub-20 en Nueva Zelanda 2015, muchos esperaban que le ofrecieran el timón de Serbia para guiarla hasta el Mundial de Rusia. Sin embargo, Paunović se trasladó a Estados Unidos para recalar en la MLS, donde terminó su carrera como jugador.

“Había hecho buenas migas con el gerente general del Chicago Fire, Nelson Rodríguez, con el que coincidí en el Philadelphia Union en 2011,” explica el excentrocampista del Atlético de Madrid. “Ya entonces me di cuenta del enorme potencial que tenía esta liga. Cuando se me presentó la oportunidad de volver para trabajar aquí con Nelson, que también comparte mi pasión por este deporte, no lo dudé ni un segundo”.

“Aprecio una grandísima mejoría incluso de cuando yo jugué en la MLS a ahora. Es por la calidad de los futbolistas y de los entrenadores, de las instalaciones, de las infraestructuras, de la organización... Por todo. Y continúa creciendo. El campeonato mejora día a día”.

Obviamente, fichar a campeones del mundo no hace sino acelerar este proceso, y eso es precisamente lo que consiguió el Chicago Fire al hacerse con los servicios de Bastian Schweinsteiger, de 32 años, el pasado mes de marzo. Pese a que el centrocampista alemán lo ha ganado todo en el mundo del fútbol, además de haber representado a su país en 121 ocasiones, su humildad y su sed de triunfos han asombrado a Paunović.

“Llevábamos mucho tiempo buscando al jugador que necesitábamos, pero también la personalidad que necesitábamos. Siempre pensamos que Bastian tenía el perfil deseado, pero no estábamos seguros de si podríamos ficharlo. Sin embargo, desde nuestra primera reunión, tuvimos claro que no sólo era la mejor opción para nosotros, sino que también estaba deseando venir”.

“Ahora que lo tenemos aquí, puedo decir que es todo lo que habría podido imaginar y mucho más. Su actitud, su compromiso, su deseo de ganar y de influir en los demás con su experiencia, sus ideas y sus conocimientos son increíbles. Su valor es incalculable. Estamos encantados de tener con nosotros a un futbolista como él”, concluye.