• Islas Salomón busca la repesca continental en doble partido ante PNG
  • Para Fa’Arodo, de 37 años, ante su última chance de jugar un Mundial
  • Su objetivo para hoy y mañana: "Hacer algo importante"

Un partido en el estadio Lawson Tama de Islas Salomón constituye siempre una ocasión especial. Situado en Honiara, la capital salomonense, el coliseo, que es con diferencia el más grande de Oceanía fuera de Nueva Zelanda, se conoce en todo el continente por el colorido y el entusiasmo que inundan sus gradas en los días de partido.

Cuando la selección nacional juega en este recinto ubicado al pie de una gran colina, se suelen registrar entradas superiores a los 10.000 espectadores, lo que supone una cifra extraordinaria si consideramos que la isla de Guadalcanal, donde se encuentra Honiara, tiene una población de aproximadamente 100.000 habitantes.

A buen seguro, la entusiasta afición salomonense no faltará el próximo mes al importante compromiso que su combinado nacional afronta en la competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™.

Y es que una derrota frente a Papúa Nueva Guinea significaría para la escuadra salomonense la eliminación virtual, mientras que un triunfo dejaría al conjunto local muy cerca de obtener el billete para la eliminatoria final de la OFC, en la que espera ya Nueva Zelanda.

El ya de por sí interesante duelo cuenta además con un aliciente adicional, puesto que la dilatada trayectoria del astro local Henry Fa’Arodo se alargaría unos partidos más si Islas Salomón logra superar a Papúa Nueva Guinea. Tras 15 años al servicio de los Bonitos, que es el nombre con que se conoce popularmente al combinado salomonense, el momento de la retirada de Fa’Arodo está cada vez más próximo.

El veterano delantero, que ha llegado a vestir la camiseta del Perth Glory en la máxima categoría del fútbol australiano, es uno de los pocos futbolistas salomonenses que ha sido profesional. Además, Fa’Arodo se convirtió hace poco en el jugador que más partidos ha disputado con la selección de su país, y, junto con los ya retirados Batram Suri y Commins Menapi, forma parte de lo más granado de la historia del fútbol del archipiélago.

Todo o nada
Unos días después de que Islas Salomón reciba a Papúa Nueva Guinea, ambos equipos se volverán a ver las caras en Puerto Moresby, la capital papuana, para disputar otro duelo decisivo. Sumar al menos cuatro puntos supondría el pase a la eliminatoria final para cualquiera de estos dos contendientes, mientras que un reparto de victorias en sus dos compromisos abriría las puertas de la clasificación a Tahití.

Según Fa’Arodo, la reputación del estadio Lawson Tama infunde respeto en el Pacífico y constituye un factor que puede resultar clave.

“Nuestro público siempre nos brinda su apoyo y los equipos del Pacífico son conscientes de lo que supone jugar en Islas Salomón”, asegura el ariete a FIFA.com. “Será positivo contar con el respaldo de la afición, que siempre ha demostrado su sentimiento patriótico. Para nosotros, jugar en casa supone siempre una buena oportunidad de lograr todos los puntos posibles, que es nuestro objetivo en este caso”, añade.

(CLASIFICACIÓN | La derrota por 1-2 que Papúa Nueva Guinea infligió a Tahití en Papeete deja totalmente abierto el Grupo B de la tercera ronda de la competición preliminar en la OFC para la @FIFAWorldCup)

Aunque tiene ya 34 años, Fa’Arodo sigue siendo un hombre muy importante para su selección y recientemente ha sido nombrado mejor jugador de la liga salomonense tras completar una gran temporada con el Western United. Asimismo, el bagaje futbolístico del veterano delantero representa un activo de incalculable valor para un equipo al que no le sobra la experiencia en otras ligas.

De hecho, los únicos jugadores radicados en el extranjero que han formado parte del combinado salomonense en los últimos tiempos son Harrison Mala y Charlie Otainao, que juegan en Vanuatu, y Micah Lea’alafa, una de las estrellas del Auckland City neozelandés.

El sueño de reeditar los días de gloria
Sin embargo, Fa’Arodo, que siempre ha destacado por su endiablada velocidad, es consciente de que el paso del tiempo es un rival al que no se puede vencer. “Creo que he tenido una carrera notable, pero todo lo bueno se acaba”, admite.

“El hecho de que estos puedan ser mis últimos partidos con la selección me motiva para intentar llegar un poco más lejos. He jugado bastantes encuentros de fases de clasificación mundialista, incluidos los de Australia. Me gustaría despedirme de la mejor manera y hacer algo importante en esta competición preliminar”, explica.

Los partidos contra Australia a los que se refiere Fa’Arodo supusieron quizás el momento más destacado de la historia del deporte salomonense. En la fase de clasificación correspondiente a la Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006, la Australia del carismático técnico holandés Guus Hiddink visitó Islas Salomón con un plantel repleto de estrellas de la talla de Mark Viduka y Tim Cahill, entre otros.

Fa’Arodo anotó un gol de penal en aquel partido, que acabó saldándose con un ajustado 1-2 a favor del conjunto visitante. En aquella fase de clasificación, Islas Salomón hizo historia al lograr un empate a 2-2 frente al propio combinado australiano y al clasificarse para la eliminatoria final en detrimento de Nueva Zelanda.

La progresión internacional de Islas Salomón se ha estancado un tanto desde entonces, pero, en su nuevo rol de Director Técnico y de Desarrollo de la Federación Salomonense de Fútbol, Fa’Arodo podría tener mucho que decir en cuanto al futuro rumbo del fútbol del archipiélago.

“En comparación con la época de mis inicios, hoy contamos con entrenadores que tienen muchos más conocimientos y mejor preparación y que disponen de más recursos”, explica Fa’Arodo. “Creo que el fútbol de Islas Salomón tiene un futuro prometedor. Queremos ser un país importante en el panorama balompédico del Pacífico”.